Tradición

La imagen de la Virgen Grande sale en procesión

La imagen de la Virgen Grande sale en procesión

La talla recorrerá las calles comenzando el recorrido en la iglesia de San José Obrero hasta La Asunción y regreso

ISABEL GONZÁLEZ CASARESTorrelavega

Es un acto que a todos los torrelaveguenses, no importa ni edad, ni condición, les hace reunirse en torno a su imagen. Una pequeña talla que data del siglo XV, aún de estilo gótico y que está guardada en la parroquia de San José Obrero, su Santuario. De ahí, todos los años, cada 14 de agosto, en la víspera de Su día grande, sale en procesión.

La ciudad ya está más que preparada para ser testigo de un acto que, como es de rigor, se celebrará siempre y cuando la lluvia no lo impida. Porque lo delicado de la talla obliga a que no admita ni una sola gota. Así que los torrelaveguenses, volverán a mirar al cielo durante toda la jornada, con la fe y la esperanza puestas en que el agua no fuerce a la suspensión de la procesión. Y siempre estará en el aire el debate de si realmente se puede buscar una solución para que, aún con lluvia, la procesión se lleve a cabo.

Esta dará comienzo en torno a las nueve menos cuarto de la tarde. Tras la Misa solemne que presidirá el obispo de Santander, Manuel Sánchez Monge, ayudado por el párroco de San José Obrero, José Casanueva. También, acompañados ambos por otros religiosos del arciprestazgo. En el coro, los componentes del Ronda Garcilaso, que serán los encargados, también, de interpretar el que está considerado como 'himno de Torrelavega', el tema que se llama, formalmente, 'Canciones de Torrelavega'. Se entonará al finalizar la procesión, ya casi dando en el reloj las diez de la noche.

La Virgen Grande, en su engalanada carroza, recorrerá un trazado habitual. La Patrona de la ciudad será recibida, en la Plaza Baldomero Iglesias, por la Banda de Música de Torrelavega y los picayos de Tanos, que danzarán ante ella. Posteriormente, cruzará hasta las calles Julián Ceballos y Ruiz Tagle, para desembocar en José María de Pereda. De ahí, llegará a la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. En el emblemático templo, que la acogió en el pasado, será recibida por su párroco, Juan Carlos del Pozo, y por miembros de la comunidad feligresa. Y será agasajada con un canto y un rezo.

Seguidamente, la procesión continuará por la calle Consolación, hasta finalizar en la iglesia que es Su casa. Ahí, Los Garcilaso, desde las escalinatas laterales del templo, entonarán 'Canciones de Torrelavega'. El solo de 'El Malvís', Julián Revuelta, volverá a despertar los aplausos y la emoción de los torrelaveguenses, de los que participaron en la procesión y de quienes esperan a la Señora.

La procesión de la Virgen Grande es un acto que no solo aglutina y reúne a los torrelaveguenses en torno a la Patrona. Es un encuentro con la tradición, por supuesto con la devoción. La Plaza Baldomero Iglesias y su entorno peatonal se queda pequeño ante los cientos de personas que convergen en este punto en el que, este año, será sexto día festivo. El calendario ha forzado en esta ocasión a que la programación esté a punto de finalizar, justo cuando uno de sus actos centrales, este de la procesión, se encuentra en el ecuador de la agenda.

Y el jueves día 15, a las 12.00 horas, se celebrará la Misa solemne, otro encuentro para rendir homenaje a la Virgen Grande. Una cita esperada, los doce meses del año. Y ahora, toca volver a aguardar.