Soundcity: capítulo uno

El grupo Corizonas, en su actuación del jueves por la noche./Luis Palomeque
El grupo Corizonas, en su actuación del jueves por la noche. / Luis Palomeque

Radio Explosion, Atom Rhumba y Corizonas inauguran un más que prometedor festival en La Llama

PAULA DÍAZ REVUELTATorrelavega

Con casi hora y media de retraso y un sonido que aparentemente iba a dar problemas a lo largo de la primera jornada del jueves. Así arrancó la noche del jueves el festival de música alternativa Soundcity.

El primer grupo de la noche subió al escenario pasadas las 21.30 horas: «Somos Radio Explosion, que parece que algunos medios no se enteran». Con esta consigna, el cantante de la formación comenzó –de forma crítica– un concierto cargado de carácter y buena música. Así, los locales volvían a actuar en casa tras más de tres años sin hacerlo y, evidentemente, venían con ganas. Con un juego de luces en el que predominaron los naranjas y rojizos, Radio Explosion –sin tilde– llenaron prácticamente todo su setlist con temas que presentaron en directo por primera vez en este festival. Estas canciones que los asistentes pudieron escuchar de primera mano son los temas que componen lo que será el nuevo disco de la banda 'Ojáncanos' (2018), que sin duda, promete.

Sin olvidarse 'ningún mapa en la pared', los locales tocaron sus temas sin dejarse nada en el tintero. Y menos, la 'rock and roll actitud'. Guitarra, bajo y batería se bastaron sobre el escenario para dar a entender que sabían lo que estaban haciendo. Tan solo un pequeño fallo de distorsión en el sonido hizo amago de estropear el bolo, algo que finalmente no ocurrió.

Con la ventaja de «jugar en casa», los de Radio Explosion contaron con la colaboración de una de las voces del grupo también torrelaveguense: The Volquetes. Una combinación que el público recibió de buena gana entre aplausos.

A las 22.30 horas, prácticamente en la recta final del concierto, los asistentes se fueron acercando hacia las primeras filas. La confianza ya era evidente, pero le llegaba el turno a otra banda. El tema 'Ojáncanos' cerró el recital de este grupo cuya misión principal, abrir el festival Soundcity, quedó más que resuelta. «Gracias por aguantarnos, un placer», se despudieron.

Eterna psicodelia

Con la lluvia en los talones, durante el descanso entre grupo y grupo los asistentes tuvieron que echarse hacia las primeras filas (como si esto supusiera un esfuerzo) ya que 'había mucha gente mojándose'.

Con un recinto prácticamente lleno, el espectáculo de los Atom Rhumba comenzó a eso de las 23.00 horas con un juego de toques de xilófono y gran cantidad de humo en el escenario. Así, los vascos subieron al escenario copa y cigarro en mano, adelantando lo que, canción tras canción, se confirmaría: espectáculo y postureo. Con bailes excéntricos y subiéndose a los amplificadores, esta banda comenzó su particular show entre redobles de tambores y maracas. «Gracias Torrelavega, la única ciudad en la que el caballo lo llevan los policías». Desde luego, el bolo comenzó fuerte.

Pasados unos quince minutos, la banda tuvo que hacer frente a algún problema técnico con los instrumentos, viéndose obligados a hacer algo de tiempo tratando de mantener una breve conversación con el público, que no terminó de funcionar. La escenografía de este grupo, virtuoso de la distorsión, respondió a lo que podríamos denominar como la simbiosis entre 'Peaky Blinders' y la saga 'Star Trek'. Aunque, como todo, para gustos los colores.

Durante el concierto destacó la versatilidad del vocalista de la formación, pues de pronto podía asemejarse a Louis Armstrong como hacer los agudos de Maroon 5. Como carta de presentación, el setlist presentado ante el público del Soundcity estuvo integrado por temas tanto de su último trabajo 'Cosmic Lexicon' (2018), como de su trabajo anterior 'Gargantuan Melee' (2010). Como pueden observar han pasado ocho años hasta que la banda, tras un profundo buceo en la oferta del sonido, ha encontrado «su camino». Con el tema 'Todo va Bien', del álbum 'Nueva dimensión vital' (2016), los integrantes de Corizonas pisaron el escenario del Soundcity dispuestos a dejar un buen sabor de boca. Esta banda nació en el año 2011, cuando los miembros de Los Coronas (Madrid) y Arizona Baby (Valladolid) decidieron juntarse para tocar, siempre desde una óptica muy personal. Pasadas las 00.30 horas, Fernando Pardo (guitarra) agradeció al público su asistencia acompañándolo de un «salud, damas y caballeros, salud».

Con 'Yo quiero ser yo', un canto a la conformidad en la vida –que no a la mediocridad–, la banda fue avanzando por el setlist metiéndose, poco a poco, al público en el bolsillo.

«Empezamos haciendo canciones de grupos que nos gustaban, y el siguiente tema es de una de esas artistas». Así, la banda rindió homenaje a la recién fallecida Aretha Franklin, reina del R&B y del gospel. «Va por la señora Aretha, donde quiera que esté». Un gesto que honró a la banda. Pero lejos de quedarse en los gestos, tanto público como músicos pasaron a la acción: un sólo de batería a cuatro manos. 'El Meister' (cantante) y el batería procedieron a deleitar a los torrelaveguenses con un momento que se presentó como único en toda la jornada.

Por un momento, parecía que la actuación de esta banda iba a estar basada en 'solos', pues Yevhen Riechkalov (trompeta) también contó con su particular momento de gloria. Pero nada más lejos de la realidad. Pink Floyd estaba a la vuelta de la esquina. Este grupo integró en su espectáculo tanto temas propios como versiones de otros grupos, como ya ha quedado demostrado. Fue a las 01.00 horas de la madrugada cuando los clásicos y reconocibles acordes de 'Wish you were here' sonaron e n la Plaza de La Llama para embelesar a los asistentes.

Con 'Luces Azules', tema perteneciente al álbum 'Nueva dimensión vital' (2016), los miembros de la banda fueron despidiéndose tanto de la ciudad como del público, agradeciendo el calor recibido e invitando a que los asistentes disfruten del resto de festival en las jornadas de ayer viernes y hoy sábado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos