Santander, 28 nov (EFE).- Cinco grupos de acción local que representan a 73 ayuntamientos y 125.000 habitantes recibirán 27,7 millones hasta el año 2020 para desarrollar programas generadores de actividad económica y empleo y evitar la despoblación del medio rural.

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha firmado hoy con los grupos de acción local Asón-Agüera, Campoo-Los Valles, Liébana, Valles Pasiegos y Saja Nansa los convenios que regulan estas ayudas, que se financian con 22,4 millones del presupuesto de Cantabria, 4,8 de la Unión Europa y 362.800 del Estado.

De los 27,7 millones previstos, más de la mitad -15 millones- se destinan a inversiones productivas, que generarán un gasto adicional del sector privado de otros 20 millones.

En una rueda de prensa posterior a la firma de los convenios, que suponen el arranque de estos planes, el presidente se ha quejado de la "paupérrima" cantidad que aporta el Gobierno de España, frente al esfuerzo "extraordinario" de la administración regional, y ha asegurado que en la reunión que quiere mantener con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, le trasladará que esta no es una política adecuada, por contraria a lo que marca la lógica.

Revilla ha vuelto a reclamar que en el nuevo modelo de financiación de las comunidades autónomas tenga en cuenta la dispersión, el envejecimiento de la población y el coste efectivo de los servicios.

Según el presidente, ahí va a estar el gran debate de las comunidades autónomas, entre los que piden el criterio de población como factor fundamental en el reparto de recursos, y los que piden que se tenga en cuanta solo el número de habitantes.

Revilla ha dicho que la postura de Cantabria será "exigente" en el próximo Consejo de Política Fiscal y Financiera, al que Cataluña ya ha anunciado que no va a acudir, en opinión de Revilla, porque no querrá que se refleje allí una postura egoísta por no entender que la financiación tiene que ser solidaria.

El presidente ha destacado que la aportación de Cantabria a los grupos de acción local para financiar sus programas no ha sido fácil y supone "la demostración palpable" de la apuesta del Gobierno por apoyar el mundo rural, para romper el "dramático" dinamismo de éxodo de las zonas rurales a las grandes urbes, pero también para conservar el patrimonio.

Según el presidente, esta es una constante de la coalición de Gobierno, que ya lo ha hecho en el pasado, dotando al mundo rural de las comunicaciones adecuadas, de abastecimientos y saneamientos y una red de centros escolares y consultorios, para que los ciudadanos tengan acceso a los mismos servicios vivan donde vivan.

Los convenios firmados hoy benefician a 73 ayuntamientos de Cantabria que ocupan el 83 por ciento de la superficie de la comunidad y donde vive el 20 por ciento de la población.

Los grupos de acción local pondrán en marcha programas de mejora de los servicios públicos, de uso eficiente de los recursos, mantenimiento y recuperación del patrimonio o mejora de empresas.

El consejero de Medio Rural, Jesús Oria, ha destacado que estos programas responden a una política hecha de abajo a arriba, en la que el tejido social y económico analiza su situación, necesidades y vías de desarrollo futuro y se pone de acuerdo para desarrollarlas al margen de sus filiaciones políticas.

Se trata, según Oria, de un modelo de colaboración entre administraciones en financiación, pero también en "la bondad de la estrategia y en su eficiencia".

El presidente de la Red Cántabra de Desarrollo Rural, Pedro Gómez, ha destacado la importancia de estos acuerdos porque, según ha dicho, hay que frenar ya el despoblamiento o toda Cantabria "pagará las consecuencias".