La Sala Bretón se libra de sus barreras arquitectónicas

La Sala Bretón se libra de sus barreras arquitectónicas
  • El Ayuntamiento ha dado el visto bueno a una reforma que, por 35.000 euros, facilitará el acceso a personas con movilidad reducida al centro

Las barreras arquitectónicas de la Sala Bretón de El Astillero ya no serán un problema para que las personas con movilidad reducida puedan disfrutar de la programación cultural que semanalmente se ofrece en las instalaciones municipales. Conforme al compromiso adquirido por el Ayuntamiento, la Concejalía de Obras iniciará las obras para la reforma de un espacio en el que, desde que se construyó -hace quince años-, no se tuvo en cuenta cuestiones de accesibilidad universal.

El departamento que dirige Jesús María Rivas ya ha dado el visto bueno a los trabajos que, por un importe de 35.000 euros, permitirán el acceso a personas con movilidad reducida, eliminando todas la barreras arquitectónicas. «Cuando finalicen las obras, cualquier persona podrá acceder desde la Avenida de España a la taquilla, comprar su entrada y entrar en la sala, sin necesidad de dar la vuelta por la calle Industria para entrar por la puerta de emergencias», apostilló el edil.

En este sentido, la Junta de Gobierno Local (PRC-PSOE) aprobó dos obras para mejorar los accesos a la Sala. Así, se realizará una actuación exterior por valor de 5.500 euros que consistirá en la sustitución de las actuales escaleras por una rampa de acceso hasta las taquillas, permitiendo la maniobra de sillas de ruedas. Luego, habrá otra en el interior, donde se instalará una plataforma elevadora que hará posible el acceso desde el hall de entrada hasta el nivel de la sala de proyecciones, a través de un pequeño anexo en la sala de exposiciones.

Según apuntó Rivas, la plataforma elevadora y las obras necesarias para su instalación están valoradas en 29.000 euros y se financiarán gracias al acuerdo alcanzado entre las concejalías de Cultura y Obras, que se plantearon llevar a cabo esta reforma para eliminar las barreras arquitectónicas, y correrán a cargo de sus respectivos presupuestos.

De esta manera, el equipo de gobierno «quiere dar una solución satisfactoria a una de las demandas más antiguas de las personas con movilidad reducida, que se sentían marginadas por las dificultades para sacar una entrada, puesto que no tenían acceso directo a la taquilla y además se veían en la necesidad de dar la vuelta a toda la manzana, para entrar por la parte trasera donde está la salida de emergencia», apuntó Rivas.

Las obras para acceder desde la avenida de España correrán a cargo del personal propio del Ayuntamiento, mientras que las de la instalación de la plataforma elevadora en el interior, se llevará a cabo por la empresa adjudicataria, toda vez se resuelva el proceso de licitación en el que ahora están inmerso el Ayuntamiento. Los trabajos se realizarán en base al proyecto del aparejador municipal.