El Supremo confirma los permisos de fracking 'Bezana' y 'Bigüenzo'

Protesta en Santander contra los permiso de Bezana-Bigüenzo
Protesta en Santander contra los permiso de Bezana-Bigüenzo / Antonio 'Sane'
  • El Alto Tribunal rechaza el recurso de Valdeprado del Río y argumenta que se trata solo de una investigación que no usa la fractura hidráulica

El Tribunal Supremo (TS) avala los permisos de Bezana-Bigüenzo para investigar la posible extracción de gas mediante fractura hidráulica –fracking- en el sur de Cantabria. En concreto, las autorizaciones concedidas a Petrolium Oil & Gas de España afectan a zonas de Valdeprado del Río, Valderredible, Campoo, norte de Palencia y Burgos. Fue precisamente Valdeprado del Río quien recurrió ante el Alto Tribunal el acuerdo del Consejo de Ministros que ratificaba el permiso que ahora, no solo no le da la razón sino que le condena en costas.

Valdeprado del Río alegaba un principio de precaución sustentado en que la ley de cantabria de 2012 prohibía el fracking en el territorio regional. También se apoyaba en que el expediente administrativo carecía de algunos documentos exigidos por la Ley de Hidrocarburos y en la aparición a posteriori de informes “de valor esencial”. En concreto uno del Instituto Geológico y Minero de 2014 que evidenciaba los peligros relacionados con la fractura hidráulica y el proyecto de Ley de Evalución Ambiental que exige informes ambientales para los proyectos de fracking.

Sin embargo, el TS echa por tierra todos estos argumentos y destaca, por un lado, que el permiso solicitado es solo para investigar y que para esa tarea no se utilizan las técnicas de fracking, por lo que no es aplicable ni el informe del IGM ni el proyecto de ley; y, por otro, que la ley cántabra fue declarada inconstitucional. En cuanto a la falta de documentos denunciada por el Ayuntamiento, el TS cree que no se refiere a un “error de hecho”, sino a “un defecto en la documentación presentada o un incumplimiento de la normativa legal”. Destaca que se incluyeron medidas de protección y restauración ambiental y memoria técnica, si bien Valdeprado denunciaba la falta de documentos que acreditaran la capacidad económica, superficie afectada, y el plan de inversiones y de restauración ambiental.

El pasado mes de diciembre, la Asamblea Contra la Fractura Hidráulica de Cantabria entregó más de 10.000 firmas para pedir al Ministerio de Industria que se suspendan dos de los grandes permisos de investigación de hidrocarburos en la región. El Bezana-Bigüenzo, ratificado ahora por el TS,y el permiso Luena. Alegaban que las dos empresas solicitantes, Repsol y Gas Natural Fenosa, han incumplido los plazos previstos para ejecutar los trabajos autorizados