Sanidad reformará el edificio de Vargas para trasladar las oficinas de Atención Primaria

Centro de salud de Vargas.
Centro de salud de Vargas. / Celedonio Martínez
  • La ejecución de las obras, que se centran en cuatro plantas, se prolongarán siete meses, por lo que la entrega de la Residencia a la Seguridad Social podría retrasarse a 2018

El edificio que acoge el centro de salud de la calle Vargas –ocupa las tres primeras plantas– se prepara para recibir a sus nuevos ‘inquilinos’. El Servicio Cántabro de Salud (SCS) acaba de sacar a licitación la reforma de las plantas en las que se reubicará la Gerencia de Atención Primaria, ahora instalada en el bloque anexo a la antigua Residencia Cantabria. Las obras, con un plazo de ejecución de siete meses, se han presupuestado en cerca de 1,3 millones de euros, según la resolución publicada ayer en el Boletín Oficial de Cantabria.

Dada la antigüedad del edificio, construido en 1997 por el Instituto Nacional de Salud, se ha proyectado la reforma integral de la tercera planta, que se acondicionará para consultas; y la quinta, la séptima y la octava, destinadas a oficinas.

El plan de obra contempla modificar el reparto actual del inmueble, lo que implica derribar y volver a construir todos los tabiques, acometer la reforma completa de los baños, la renovación de la red de electricidad y climatización, así como la instalación de telecomunicaciones y domótica. La fecha de apertura de las ofertas, que se pueden presentar hasta el 13 de diciembre en el registro central del SCS, será el día 28.

El traslado de la sede de Atención Primaria forma parte de la recolocación forzada tras el cierre de la Residencia. Una operación previa a la devolución del complejo a la Tesorería de la Seguridad Social, que cedió a la región la gestión del hospital levantado en 1969. Aunque la Consejería había reconocido que la entrega formal del inmueble a su propietario se iba a retrasar al año que viene –porque antes había que proceder al desalojo del edificio contiguo, que acoge la organización central del Servicio Cántabro de Salud y de Atención Primaria–, el anuncio de las obras de Vargas y los plazos previstos, confirman que podría demorarse incluso hasta 2018.

Desde que se empezó a vaciar la vieja Residencia, el gerente del SCS, Julián Pérez, dio por descartada la opción de mantener en funcionamiento el bloque vecino, puesto que eso obligaba a desembolsar más de 700.000 euros en la reforma necesaria para separar las instalaciones comunes (agua, gas, electricidad...). Así que se optó por buscar localizaciones alternativas para los ocupantes de este edificio paralelo, de tal forma que cuando se realice la devolución a la Seguridad Social se incluyan los dos inmuebles en el lote.

Mudanzas

Las oficinas de Atención Primaria se trasladarán al edificio de la calle Vargas –se espera que puedan estar instaladas para finales del verano de 2017–, mientras que la distancia de la mudanza del centro de operaciones del SCS (en torno a un centenar de profesionales) será mucho más corta. Finalmente pasarán a ubicarse en el edificio del Instituto de Investigación Valdecilla (Idival), justo en frente de la Residencia, a la vez que la actividad de éste se acomodará en la superficie disponible en las Tres Torres. Las condiciones de la infraestructura del Idival no requieren una reforma de calado, al contrario que ocurre en el edificio de Vargas, donde se va a invertir más de un millón de euros, contando con la rebaja resultante de la puja de los potenciales adjudicatarios.

En cuanto a la centralita del servicio de emergencias del 061, ahora sita en la planta baja de la Gerencia, se moverá al centro de salud de Nueva Montaña, un cambio que no afectará «por ahora» a la base de las ambulancias, que se mantendrá junto a la Residencia mientras quede actividad en el edificio del SCS.