fotogalería

/ Roberto Ruiz

El paso al frente de la abogada de Suances

  • Saénz de Buruaga, secretaria autonómica del PP desde 2004, fue vicepresidenta del Gobierno de Diego, se curtió en batallas parlamentarias con Valdecilla y Sanidad, y ahora se enfrenta al liderazgo de su partido, al que se afilió con 23 años

La carrera política es como un tango, se trata de combinar un paso al frente y un paso atrás con la frente bien alta. En el PP cántabro bailan desde la noche electoral del 28 de mayo de 2015 al son de la música de Gardel, como si sonara 'Por una cabeza'. Aquel día, faltaban unos minutos para la medianoche cuando Ignacio Diego dijo que daba "un paso atrás" tras el desastre electoral que había sufrido. Luego lo negó, dijo que trabajaría por el partido y siguió ocupando el puesto de presidente del PP cántabro. Ese día, sin embargo, el relevo de liderazgo, mal que bien, fue el punto de partida de un baile que culmina hoy con el anuncio de la número dos del partido, la que fuera vicepresidenta del gobierno y actual secretaria de la formación la que ha dado un paso al frente.

María José Saénz de Buruaga (Suances, 1968) se ha presentado este miércoles como candidata a liderar el partido del que es afiliada desde los 23 años. Si su última batalla ganada fue desbloquear la financiación de Valdecilla y conseguir su reapertura, ahora se enfrenta a otro tipo de guerra, la política o interna, la del liderazgo de una formación en la que ha llegado a ocupar el cargo de número dos tras Ignacio Diego, todavía presidente hasta el próximo congreso del 25 de marzo.

Licenciada en Derecho por la Universidad de Cantabria y abogada, Sáenz de Buruaga es secretaria autonómica del Partido Popular desde 2004 y, desde hoy, candidata a presidirlo. ¿Pero cómo empezó? Sus primeros pasos se remontan a las elecciones municipales de 1995, cuando fue elegida con 27 años concejala del Partido Popular en el Ayuntamiento de Suances. Allí ejerció como portavoz de su grupo durante dos legislaturas. Fue también presidenta de la Junta Local del Partido Popular de Suances hasta 2010.

Elegida diputada regional por el PP en 1999, y durante esa legislatura ocupó el cargo de secretaria primera de la Mesa del Parlamento de Cantabria. Tenía 31 años cuando entró en la primera división de la política autonómica. Reelegida en las elecciones autonómicas celebradas en 2003 y 2007, pero fue en las elecciones autonómicas celebradas el 22 de mayo de 2011 cuando se convirtió en vicepresidenta del Ejecutivo regional y consejera de Sanidad y Servicios Sociales. ¿Cuál era su prioridad? Desatascar Valdecilla, conseguir financiación para el nuevo hospital y que abriera sus puertas tras más de quince años de dilaciones. Lo logró. Y lo hizo después de haber pasado los ocho años previos con la cartera de Sanidad en su despacho de la oposición, protagonizando los debates más airados en el pleno del Parlamento con Luis Truan (exconsejero) como adversario.

Sus compañeros de partido aseguran que nunca improvisa nada, que es incansable. Ella misma ha reconocido en varias ocasiones que no soporta la irresponsabilidad y la indolencia. Tampoco el egoismo. La niña que quiso ser militar como su abuelo, la joven que soñó con convertirse en física nuclear -llegó a cursar el primer año en la universidad- y la mujer que estudió Derecho y ejerció como abogada es, a partir de hoy, la opción del PP cántabro a liderar el escenario político de la región gobernado por la coalición de regionalistas y socialistas.

¿Cuál es el siguiente paso que se ha propuesto? Esta mañana en su comparecencia lo ha dejado claro: "El objetivo es preparar este partido a lo largo de los próximos años para ganar primero y gobernar después en las elecciones municipales y autonómicas de 2019, y con toda la humildad del mundo, creo saber cómo hacerlo". El 25 de marzo, tendrá que validar un liderazgo que ha fraguado desde las calles de Suances, donde empezó como concejal, hasta la actualidad, donde ha comenzado un nuevo baile.