La adquisición de suelo y la urbanización del polígono de La Pasiega costará 83 millones

El polígino discurre entre la línea férrea y la N-623, en una superfice de dos millones de metros cuadrados. /SANE
El polígino discurre entre la línea férrea y la N-623, en una superfice de dos millones de metros cuadrados. / SANE

Para ejecutar el Plan, el Gobierno tendrá que adquirir 129 parcelas, 35 de ellas con algún tipo de construcción, que serán expropiadas si no hay acuerdo en el precio

CONSUELO DE LA PEÑA SANTANDER.

La displicencia con que el Ministerio de Fomento ha recibido el proyecto del polígono industrial de El Llano de La Pasiega, en el municipio de Piélagos, ha devuelto la infraestructura a la primera línea de fuego. La iniciativa urbanística que lo desarrolla (el Plan Singular de Interés Regional, PSIR) fue presentada el pasado mes de noviembre en un acto multitudiario que atrajo a políticos, empresarios e instituciones, pero ha sido la feroz controversia que ha desatado la iniciativa entre las Administración central y autonómica la que ha puesto a La Pasiega en la diana informativa, aun cuando se trata de un planteamiento que nació hace tres legislaturas, en el año 2006.

Más allá de las refriegas políticas que se esconden detrás de La Pasiega, el objetivo es convertir esta infraestructura en el gran eje logístico de Cantabria. La apuesta del Gobierno regional, impulsada por el ala regionalista del Ejecutivo, tiene un elevado coste, aún sin evaluar, y por eso, entre otras razones, el Ejecutivo reclama el concurso del Estado, sin ningún éxito hasta el momento, que prefiere mantenerse al margen.

CIFRAS Y FECHAS

22
millones costará la adquisión del suelo, que será expropiado si las negociaciones fracasan.
61
millones de euros está previsto que cueste la urbanización.
Abril de 2006
El Consejo de Gobierno acuerda la Declaración de Interés Regional de El Llano de La Pasiega.
2 de mayo de 2007
La Comisión Regional de Urbanismo aprueba inicialmente el PSIR y se somete a información pública en el BOC del 23 de mayo.
4 de noviembre de 2008
La Dirección General de Ordenación del Territorio contesta las alegaciones presentadas por los propietarios afectados.
1 de febrero de 2012
Sicán solicita ampliar el plazo de tramitación del proyecto para su aprobación provisional.
17 de noviembre de 2017
El consejero de Industria, Francsico Martín, y el consejero de Obras Públicas, José María Mazón, presentan en la sede del Pctcan el Plan Singular de Interés Regional de La Pasiega.
28 de enero de 2018
El Diario Montañés informa de que Puertos del Estado ha emitido un informe en el que refiere que el proyecto no es de su interés. La polémica está servida.

Las primeras estimaciones con las que trabaja Sicán (Suelo Industrial de Cantabria), la sociedad pública que tutela la gestión del proceso, parten de una inversión de 83 millones de euros, 22 millones para la adquisión del suelo y 61 para la ejecución del proyecto de urbanización de los dos millones de metros cuadrados que ocupará el polígono en Parbayón, aunque el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, lanzó al vuelo la cifra de 240 millones y nadie en el Gobierno le ha desmentido.

Industria calcula que en dos años y medio podrán instalarse las primeras empresas Martín subraya que el presidente del Puerto ha sido «un pilar fundamental del proyecto»

Eso no significa que el desembolso millonario se tenga que hacer de golpe, porque la ejecución se realizará en dos fases, independientes entre sí, de manera que la realización de la segunda no tiene porqué ser inmediata y puede diferirse al momento en que se necesite aumentar la capacidad de la superficie industrial. Precisamente, uno de los reproches de Puertos del Estado al proyecto es que no incluye «ninguna estimación» del presupuesto de expropiación ni de ejecución de la urbanización.

El director de Sicán, Antonio Bocanegra, calcula que, en un escenario de coyunturas favorables, en dos años y medio podrán instalarse las primeras empresas en el polígono, y sostiene que la venta de las parcelas permitirá a la Administración regional recuperar la inversión realizada.

Un proyecto en varias fases para la industria y la logística

La ejecución del proyecto se acometerá en dos fases. La primera, que supone actuar sobre un millón de metros cuadrados, tiene dos etapas. Lo primero que se desarrollará es el área logística industrial, con una superficie acumulada de 608.704 metros cuadrados (color verde en el gráfico), situada entre el ferrocarril y el monte. Después se desarrollará el suelo con vocación industrial tradicional pegado al área logística, 325.191 m2 (color amarillo), aunque la idea de Sicán es «no poner muchas restricciones al uso». La adquisición y urbanización del suelo se hará también de forma sucesiva.

La segunda fase se llevará a cabo una vez finalizada la primera, aunque no tiene porqué ser inmediata y dependerá de la necesidad de satisfacer la demanda de superficie industrial empresarial. Esta actuación se sitúa en los terrenos ubicados al otro lado de la carretera N-623.

Que el proyecto es muy ambicioso lo prueban las cifras que lo amueblan, tanto por el coste de su ejecución, como por la superficie ocupada. Los dos millones de metros cuadrados del polígono afectan a 171 parcelas, de las cuales 42 no se tocan (parcelas preexistentes) porque hay industrias y situaciones que se respetan. Pero las 129 restantes serán adquiridas por la Administración regional en un procedimiento negociado que culminará con la expropiación de los terrenos si no se alcanza un acuerdo en el precio. De ellas, 35 parcelas tienen algún tipo de construcción (vivienda, cuadra, etc) y otras 14, que suman 1.618 m2, son plantaciones de eucaliptus, según los datos catastrales.

La oferta de Sicán establece un precio de once euros por metro cuadrado, por lo que la adquisión del suelo supondrá un desembolso estimativo de 22 millones. En cualquier caso la compra de los terrenos no se hará de golpe, sino paso a paso, a medida que se ejecutan las fases del proyecto. Bocanegra calcula que el PSIR, actualmente en una fase inicial de tramitación, podría estar aprobado definitivamente «en un año», lo que daría paso a la adquisición de los terrenos y, en su caso, a las expropiaciones. Tras el trámite expropiatorio, que puede prolongarse otro medio año, se acometerá el proyecto de urbanización de la primera fase (otro año más), de manera que «en dos años y medio podrán instalarse las primeras empresas», según las estimaciones más optimistas.

Eso, si los planes del Gobierno no se tuercen por el camino, como ocurrió en 2006. Porque La Pasiega no nace esta legislatura, aunque sea su proyecto estelar. Fue una iniciativa del primer Gobierno bipartido (PRC-PSOE), presidido también por Revilla, siendo consejero de Industria Miguel Ángel Pesquera. Entonces ya se vislumbró que El Llano de La Pasiega, situado en Parbayón, a 13 kilómetros del Puerto de Santander y a 11 del aeropuerto, con conexión a la carretera N-626 y la línea ferroviaria Santander-Madrid, podía convertirse en un gran centro logístico, y el Ejecutivo lo incorporó a su agenda. En abril de 2006 el Consejo de Gobierno declaró el proyecto «de interés regional» y un año después la Comisión Regional de Urbanismo (Crotu) aprobó inicialmente el PSIR. El documento salió a información pública en mayo, pero se tardó más de un año en contestar a las alegaciones. La crisis económica estaba encima y la idea perdió fuelle. El proyecto quedó metido en un cajón. El escenario, lejos de mejorar, empeoró en la legislatura de 2011 y el Gobierno del PP le puso un candado al cajón. El actual Ejecutivo rescató el proyecto esta legislatura, aunque no lo hizo de inmediato, sino el año pasado, cuando «vimos que en este momento no hay sitio para que se instale una gran empresa en Cantabria», explica Bocanegra. El responsable de Sicán subraya que la recuperación económica ha llenado los polígonos y apenas hay suelo industrial, sobre todo en la zona del Besaya. «En el parque empresarial Besaya, en Reocín, sólo quedan libres 10.000 m2, y en el Polígono de Tanos-Viérnoles, en Torrelavega, quedan ocho parcelas de 1.200 m2 y dos en la cabecera de uso comercial», subraya. Esta falta de suelo para atender la demanda llevó al Gobierno a mirar de nuevo a La Pasiega.

La Consejería de Industria, en manos regionalistas, valoró que la ubicación estratégica de Cantabria en la Cornisa Cantábrica, «con conexión con el País Vasco, gran generador de actividad, y Asturias, y con conexión con la Meseta», convierten a la región en un punto «muy interesante» para los ejes logísticos y de distribución. Así que, sin suelo industrial y con una demanda de empresas importante, sacó el PSIR del cajón y relanzó la iniciativa pasado el ecuador de la legislatura. Hasta el momento, Industria sólo ha hecho algunos cambios en el borrador del PSIR. «No hemos hecho nada más», reconoce Bocanegra. En el original la zona de actuación eran 2,6 millones de metros cuadrados de superficie, entre la vía férrea y la N-623 a Burgos. Pero Industria ha reducido la superficie a 2 millones al dejar fuera 500.000 m2 situados al noroeste de la carretera porque había mucha afectación de viviendas e instalaciones. De ellos, 600.000 se destinarían al ámbito industrial logístico y otros 325.000 al «puramente» industrial, y se prevé desarrollarlo en dos fases.

El proyecto lleva asociado un vial, que está previsto en el Plan Regional de Carreteras del Gobierno de Cantabria, que va de Villaescusa a Carandía y que, a juicio del director de Sicán, «serviría para aliviar el tráfico de Torrelavega a Santander porque habría dos itinerarios».

Pero para ejecutar este plan «es absolutamente necesaria» la colaboración de la Autoridad Portuaria y de Puertos del Estado, reitera a este periódico el consejero Francisco Martín, que recuerda que en su desarrollo «ha sido colaborador activo e imprescindible la APS, y su presidente, Jaime González, uno de los pilares fundamentales». En este sentido señala que La Pasiega es un centro logístico que combina ferrocarril, puerto, carreteras, autovías y aeropuerto, por lo que «la falta de cualquiera de estas infraestructuras perjudica severamente el proyecto». Dice el consejero que «aún no se ha hablado de dinero, pero la participación debe ir mucho más allá. Por primera vez en Cantabria el Gobierno regional y el Puerto construyen un proyecto de futuro de forma conjunta y coordinada».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos