De la Serna elige un viaducto en lugar de un túnel para salvar el punto negro de Saltacaballo

De la Serna elige un viaducto en lugar de un túnel para salvar el punto negro de Saltacaballo
Celedonio Martínez

El ministro de Fomento ha explicado que esta solución elevará el coste del tercer carril entre Laredo y Vizcaya a 240 millones de euros

Enrique Munárriz
ENRIQUE MUNÁRRIZSantander

Aunque todavía está en fase de estudio, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha avanzado que la solución para acabar con la alta siniestralidad de la zona de Saltacaballo, en la A-8, pasa por construir un viaducto. El exalcalde de Santander ha detallado que, dada la «complejidad del diseño», esta actuación elevará el coste de las obras del tercer carril entre Laredo y Vizcaya, donde está este punto negro, hasta los 240 millones de euros.

De la Serna, que ha sido el protagonista del foro de la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), ha admitido dificultades para idear el nuevo trazado y ha descartado la alternativa que él mismo planteó hace unos meses de construir un túnel. «Las circunstancias geomineras de esta zona dificultan encontrar una solución que sea técnicamente viable, por el mejor encaje posible, aunque no sencillo, es hacer un viaducto». En cualquier caso, Fomento mantiene el objetivo de sacar a información pública «esta misma primavera» la obra, que requerirá declaración de impacto ambiental. El ministro no ha querido dar más detalles del proyecto, ya que ambas alternativas «se encuentran en fase preliminar». La alta accidentabilidad en esta zona obligó a reducir el límite de velocidad de 100 a 80 kilómetros hora en marzo de 2016.

De la Serna ha llegado al encuentro sacando pecho por los Presupuestos Generales del Estado, que contemplan inversiones reales por valor de 270 millones, lo que supone un incremento del 36% frente al año pasado, y el segundo mayor crecimiento del país tras Castilla-La Mancha. Ha repasado, uno a uno, todos los grandes proyectos de su departamento durante 35 minutos. Aunque la mayoría de las infraestructuras ya eran de sobra conocidas por los presentes, De la Serna se ha comprometido a adjudicar y poner la primera piedra de la solución al nudo de Torrelavega antes de que acabe mayo y a licitar todos los tramos de la duplicación de las vías antes del verano.

Celedonio Martínez

El ministro de Fomento ha aprovechado la conferencia para lanzar varios dardos envenenados en clave política. En un juego de palabras que bien podría haber sido un trabalenguas, y sin poner nombres propios en la mesa, De la Serna ha presionado al PRC para que fuerce a su socio en el Gobierno, el PSOE, a que voten a favor de los Presupuestos Generales del Estado.

Y frente a las críticas del bipartito sobre la falta de compromisos en las cuentas públicas ha ironizado que fuera de aquí le acusan precisamente de los contrario. Es decir, de hacer un trato de favor hacia su tierra, la que se lleva «la mayor inversión por habitante del Grupo Fomento». «Aquí les parece que no es suficiente movilizar 3.200 millones y que el Gobierno central sea el motor inversor de Cantabria», ha recalcado. Y, por si no había quedado suficientemente claro, ha insistido, una y otra vez, en que las inversiones del gabinete de Mariano Rajoy «son cinco veces superiores a las de Revilla». Una vez más, como ya se ha convertido en una costumbre, sólo ha salvado de sus críticas al consejero de Obras Públicas, José María Mazón, al que ha sacado fuera del paquete de los dirigentes que oyen «cantos de sirena» y le ha definido como un «buen colaborador».

Frente a reproches que recibe a diario, De la Serna ha explicado que todos los anuncios que ha hecho en estos meses son «realidades palpables por mucho que alguno se empeñe en desacreditarlas». Para el ministro se trata de apoyos incontestables por la vía de los hechos, fruto de una política «liderada por Mariano Rajoy, con un compromiso firme por esta tierra». Por eso ha cerrado su intervención con «un mensaje de optimismo», ya que las aportaciones del Estado van a servir «de motor de crecimiento y de nuevas oportunidades para el empleo, y de estímulo para el sector privado».

Al ministro le esperaban a su llegada miembros de las plataformas contra el MetroTus, los espigones de la Magdalena y la senda Costera con distintas pancartas, así como algunos miembros de Podemos, como la diputada Verónica Ordóñez. El titular de Fomento, sin embargo, no ha pasado ni siquiera cerca de donde estos colectivos habían sido ubicados por la Policía Nacional y, aunque han tratado de hacerse oir con consignas y silbatos, De la Serna ya se encontraba en el interior del hotel.

Entre los carteles se podían leer lemas como 'Espigones Fuera' o 'Dejad nuestra costa como estaba' contra el proyecto en ejecución de los diques para la estabilización de las playas de Los Peligros, La Magdalena y Bikinis. Otros como 'No al Metro-TUS' o 'El Metro-TUS lo pones en tu casa' contra el nuevo sistema de transporte urbano de Santander, y alguno como 'Senda como estaba' en referencia al proyecto de la senda costera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos