Tráfico ya cuenta con las motos nuevas con radar de velocidad incorporado

La BMW R 1.200 RT, el nuevo modelo de motocicleta que ya vigila las carreteras cántabras./
La BMW R 1.200 RT, el nuevo modelo de motocicleta que ya vigila las carreteras cántabras.

La DGT ha enviado a Cantabria una primera remesa formada por diez vehículos que se han repartido entre Santander y San Vicente de la Barquera

Daniel Martínez
DANIEL MARTÍNEZSantander

Desde comienzos de enero, diez nuevas motocicletas de la Guardia Civil de Tráfico circulan por las carreteras de la región con una importante novedad respecto a los modelos anteriores: tienen incorporado un radar de velocidad para detectar en movimiento a los conductores que sobrepasen los límites establecidos. Seis de estas motos están ya a disposición de los agentes de Santander y otras cuatro han ido para San Vicente de la Barquera. De esta forma, se renueva el 25% de la flota de la comunidad autónoma.

Forman parte de la remesa de casi 300 vehículos que la Dirección General de Tráfico (DGT) adquirió a BMW el pasado mes de diciembre para repartir por los cuarteles de todo el país. El modelo R 1200 RT de la marca alemana sustituye al R 800 RT y, según confirma el delegado de la DGT en Cantabria, José Miguel Tolosa, supone un «importante» salto de calidad.

Además del sistema para 'cazar' a los que se pasen pisando el acelerador, las motocicletas traen incluidos otros elementos como los equipos para realizar las pruebas de alcoholemia y sustancias estupefacientes. Hasta ahora, el agente que localizaba un conductor sospechoso tenía que avisar a un compañero de atestados y hasta el lugar se desplazaba un vehículo diferente para hacer la prueba.

También disponen de equipos para realizar controles de alcoholemia y drogas

También tienen capacidad para conectarse a los ordenadores de la Dirección General de Tráfico, lo que significa que los agentes podrán detectar si los vehículos han pasado la ITV y si circulan o no con el seguro obligatorio.«Supone una mejora para que los profesionales puedan realizar mejor su labor y así hacer que las carreteras sean más seguras», señala Tolosa.

Tráfico destaca que la compra servirá además para mejorar la seguridad de los agentes. Incorpora un foco nocturno más potente, elementos reflectantes de color amarillo flúor como exige la normativa europea para los vehículos policiales y son más maniobrables que las que se usaban -y se usan, porque mientras no se renueve toda la flota continúan en funcionamiento- hasta ahora. «En definitiva, son mucho más seguras e incluyen más elementos de confort», remarca el responsable de la DGT en la comunidad autónoma. Estas motocicletas miden 2,20 metros de longitud, 0,98 de ancho y pesan alrededor de 274 kilos. Tienen una capacidad de depósito de 25 litros y una potencia máxima de 125 caballos. En el mercado, su precio de serie es de 19.650 euros.

Tolosa detalla que, al igual que ocurre con los coches policiales o el resto de material de trabajo, el proceso de renovación de las motos de la Guardia Civil de Tráfico es «constante». En los próximos meses continuarán sustituyéndose otros vehículos por los nuevos modelos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos