Fútbol-Racing

Aquino mejora, pero en el Racing no quieren riesgos

Dani Aquino. /Javier Cotera
Dani Aquino. / Javier Cotera

El murciano podría estar disponible para el domingo, sin embargo en el cuerpo técnico consideran prematura su entrada en la lista

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

La mejor noticia que puede recibir la plantilla del Racing es que Dani Aquino mejora tanto que incluso podría estar disponible este domingo para jugar ante el Tudelano. La rotura de fibras que le impidió finalizar el partido ante el Lealtad hace diez días remite y su recuperación va camino de cumplir el plazo más optimista: dos semanas. Sin embargo, y pese a la importancia que significa su presencia, nadie quiere arriesgar en el Racing. Por un lado, desde el punto de vista médico, no deja de ser muy justo que el murciano juegue a los quince días de producirse la lesión. De hecho, este miércoles Aquino no entrenará con el grupo por precaución ya que aún le tira la zona y nota las molestias propias de una dolencia así. Esa tirantez anuncia que la cicatriz aún no está cerrada del todo. Por otro lado, tampoco en el cuerpo técnico están por la labor de que el goleador regrese tan prematuramente.

Es obvio que es el futbolista más importante de la plantilla -al menos en cuanto a eficacia ofensiva-, pero una recaída podría ser un tributo muy alto para el futuro a medio y largo plazo. Las previsiones apuntan a que tanto este miércoles como el jueves, el jugador probará su estado y al final de la semana se someterá a una ecografía para descartar cualquier duda. Aún así, y aunque el resultado de la prueba sea satisfactorio, lo más normal es que Aquino espere una semana más en la grada.

El que sí acudirá este miércoles a la clínica será Álex García. El cántabro se someterá a una resonancia en los isquiotibiales; la cita ya estaba programada con anterioridad después de una visita al doctor Cruz hace algo más de un mes. Es una forma de comprobar el estado de la parte posterior del muslo del centrocampista. Lo que sí aprovechará el futbolista será para pasar revista a su gemelo. La pasada semana sufrió un fuerte golpe involuntario en un entrenamiento que le dejó fuera de combate. El cántabro no entró en la lista de convocados que viajaron a Tajonar y aunque no resulta aparentemente grave, este miércoles saldrá de dudas. El tercero en discordia es Quique Rivero, al que una contusión le apartó del equipo y su ausencia le ha provocado perder momentáneamente su puesto en el centro del campo en virtud de Javi Cobo, que aprovechó su oportunidad.

Con respecto al resto de la plantilla, este miércoles será el día en el que los médicos y los técnicos revisarán el estado de los jugadores. Después de dos días de descanso tras el partido jugado en Pamplona, en el que algunos futbolistas acabaron con golpes será el momento para comprobar quién persiste con molestias o no.

Por otra parte, es pronto para aventurar si Viadero tiene previsto cambiar algo en la alineación. La eficaz actuación de César Díaz en ataque le otorga alguna posibilidad más que a Juanjo de ocupar el puesto de delantero. Pau Miguélez parece ser el que más posibilidades tiene de repetir. En cuanto a las restantes posiciones tan solo está en el aire saber qué hará el entrenador en el centro de la zaga. Por primera vez en mucho tiempo -prácticamente mes y medio- los dos centrales específicos, Paco Regalón y Gonzalo, están disponibles libres de lesiones. A eso hay que añadir el excepcional rendimiento de Granero en dicha posición, en la que ha jugado un total de nueve partidos completos con el espectacular bagaje de un solo gol encajado. Precisamente el que anotó Osasuna Promesas el pasado sábado. Si Granero abandona su nuevo puesto, en el centro del campo habrá damnificados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos