Fútbol | Racing

«Hemos regalado la primera parte. No podemos permitirlo»

Viadero dialoga con Pau Miguélez en la banda. /Javier Cotera
Viadero dialoga con Pau Miguélez en la banda. / Javier Cotera

Viadero se mostró muy molesto con su equipo, del que aseguró que «sólo en la segunda mitad entró en partido e hizo lo que se espera de alguien con los objetivos que tiene el Racing»

MARCOS MENOCAL

«Creo que tenemos que jugar noventa minutos y no cuarenta y cinco», aseguró un Ángel Viadero molesto; enfadado. Al técnico racinguista le pareció que «el Racing regaló la primera parte y eso es algo que no puede permitírselo un equipo que tiene los objetivos de este club». Tajante. «No puede ser, por la gente que ha venido a vernos», añadió. En las gradas de Las Gaunas se quedaron helados los más de 1.500 racinguistas cuando «el Logroñés, que entró primero en el partido y cuando mejor lo estábamos haciendo, nos marcó un desafortunado gol». «Inofensivo», remarcó el míster. Para el santanderino su equipo se volvió «largo y se desvaneció». La primera parte fue «muy pobre», pero a pesar de todo «llegamos con vida al descanso e hicimos cambios».

Precisamente en la segunda parte fue cuando el Racing mostró otra cara muy distinta: «Hicimos cambios porque queríamos tener más presencia en las áreas. Necesitábamos contundencia, precisión...». «La segunda mitad sí ha sido diferente y el Racing sí ha hecho lo que se espera de un equipo como el nuestro», añadió.

«Hay que exigirle mucho más a los defensas rivales. Hemos cometido muchos errores no forzados», reconoció el entrenador al que le costó asimilar la derrota. No obstante no dejó de señalar que «cuando mejor lo estábamos haciendo ha sido cuando llegó el segundo gol. La velocidad de Ñoño nos mató».

Héber Pena se fue al banquillo y en esta ocasión no fue su rodilla la que tuvo la culpa: «Queríamos encontrar más alternativas. Necesitábamos más presencia, más cosas. Realmente necesitamos mucho para hacer goles y eso es preocupante. Había que hacer algo poco a poco y optamos por no hacerlo todo de golpe». El perder es algo que siempre está presente, pero a juzgar por las palabras y sobre todo por el tono a Viadero la de ayer le cogió con el paso cambiado. «Hoy (por ayer) hemos visto un Logroñés de menos toque que otras veces. No ha tenido el control y en la segunda parte se ha equilibrado todo. Pero ha sido más vertical y lo ha demostrado».

Para el santanderino, el Logroñés «pudo sentenciar en la primera parte y sin embargo con el gol de Dani nos metimos en el partido, pero luego nos fuimos desinflando», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos