El Govern invita a su reunión de mañana a Mas, Ortega y Rigau por el 9-N

Artur Mas, Joana Ortega e Irene Rigau, en el juicio en el TSJC.
Artur Mas, Joana Ortega e Irene Rigau, en el juicio en el TSJC. / Efe
  • Escenificarán así su rechazo a las condenas del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que inhabilitó al expresidente catalán, la excepresidenta del Govern y la exconsellera de Enseñanza

El Gobierno de la Generalitat catalana ha invitado a su reunión de este mismo martes a Artur Mas, Joana Ortega e Irene Rigau para analizar la situación creada por las primeras inhabilitaciones por la consulta soberanista del 9-N de 2014 y trasladarles un encargo sobre la difusión del proceso catalán. Con este gesto, el Govern quiere escenificar su rechazo a las condenas dictadas por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), según han confirmado fuentes del propio Govern.

El TSJC ha condenado a dos años de inhabilitación al expresidente catalán Artur Mas por un delito de desobediencia, a un año y nueve meses a la exvicepresidenta del Govern Joana Ortega, y a un año y seis meses a la exconsellera de Enseñanza Irene Rigau, mientras que Francesc Homs también espera la sentencia del Tribunal Supremo.

Tras la reunión del Govern del pasado martes, la consellera de la Presidencia, Neus Munté, ya había dicho que el Ejecutivo catalán cuenta con los acusados por el 9-N para difundir el proceso soberanista en el exterior y abrió la puerta a plantearles un encargo en este sentido, para denunciar a nivel internacional la "judicialización" de la política en España.

Asimismo, Munté ha lamentado este lunes en declaraciones a TV3 que el diálogo con el Gobierno del Estado "no existe" en estos momentos; y luego ha asegurado que el Govern trabajará "desde la máxima discreción" para que los catalanes "puedan votar en un referéndum de autodeterminación en este año 2017". Incluso se ha mostrado tajante: "Haremos todo lo que esté en nuestras manos, actuaremos con astucia".

La consellera, que ha señalado que "aún no está decidido" si se tramitan las leyes de desconexión antes o después del verano, ha denunciado que el Gobierno del Estado "no está dispuesto a hablar de nada, y menos del referéndum".

"En estos momentos no hay abierta ninguna línea de diálogo", ha lamentado Munté, que ha señalado que el Govern "no se cansará de pedirlo", pese a que el Ejecutivo central "está sentado permanentemente en la mesa de la judicialización".

Munté ha señalado que la posibilidad de que todos los consellers del Govern acaben firmando el decreto de convocatoria del referéndum "tiene mucho sentido y coherencia" y ha dicho que las posibles inhabilitaciones ni les "espantan" ni les "hacen dudar".

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate