Fallece el hombre que rescataron tras ser arrastrado por una ola en San Vicente

fotogalería

Los efectivos desplazados a San Vicente de la Barquera retoman la búsqueda del hombre caído al agua. / Antonio 'Sane'

  • Un amplio dispositivo de vigilancia rastreó ayer toda la costa en busca de la otra víctima del golpe de mar, que continúa desaparecida

Fue rescatado de una zona "muy compleja" en la rompiente del espigón. En el último tramo de la barra. De allí, le trasladaron a un lugar más seguro antes de llevarle en camilla hasta el puerto, desde donde le condujeron al hospital. Eso fue el jueves. Porque este viernes, desde Valdecilla, han confirmado que uno de los dos hombres que se fue al agua por un golpe de mar en San Vicente de la Barquera finalmente ha fallecido. Y del otro, ni rastro todavía. La intensa búsqueda realizada a lo largo de la jornada ha resultado infructuosa.

A pesar del tiempo transcurrido, poco se sabe de la identidad de las dos víctimas del suceso del jueves que ha conmocionado a la comarca. Según ha informado la comandancia de la Guardia Civil, el hombre que ha fallecido en el hospital tenía 62 años y, por la documentación que llevaba, se da por hecho que era de nacionalidad norteamericana. Sin embargo, por algunas pesquisas, los investigadores intuyen –sin confirmarlo– que en la actualidad estaba residiendo en el municipio de El Astillero. Y menos aún ha trascendido de la persona que permanece desaparecida. La única información que se ha dado fue para desmentir que su edad fuese de alrededor de 30 años, tal y como se adelantó inicialmente por los datos aportados por los dos turistas que fueron testigos de los hechos y que dieron la voz de alarma. Ningún dato sobre su posible identidad o características. Lo que sí parece claro es que no se trataba de vecinos de San Vicente de la Barquera ni de su entorno.

Este viernes, desde primera hora de la mañana se puso en marcha un importante dispositivo para recorrer palmo a palmo todos los recovecos de una amplia franja de la costa del occidente de la región. Vigilancia que también se ha desarrollado por mar y aire sin que se pudiera localizar a la persona desaparecida que se vio sorprendida por una ola a las 15.30 horas del jueves, cuando se encontraba paseando en el tramo final del rompeolas barquereño.

El operativo que ha estado trabajando en la búsqueda ha contado con la participación del helicóptero del Gobierno de Cantabria y el de Salvamento Marítimo, así como con la lancha Salvamar con base en la localidad asturiana de Llanes. Mientras, por tierra, han patrullado la costa desde el lugar del accidente hasta la localidad de Toñanes bomberos del parque de emergencias de Valdáliga del 112, varios efectivos de la Guardia Civil, las policías locales de Comillas y San Vicente de la Barquera y voluntarios de las agrupaciones de Protección Civil de una decena de municipios que fijaron el puesto de control, desde el que se ha centralizado toda la actuación, en la playa de Oyambre.

Ha sido una labor intensa que se ha desarrollado desde que amaneció y hasta el anochecer. Y no fue fácil por el oleaje existente y un fuerte viento que, junto a las corrientes, hace pensar a los especialistas que el cuerpo del desaparecido ha podido ser arrastrado hacia el este, zona en la que se centró la vigilancia. Este sábado valorarán en qué condiciones prosiguen buscando. Los pronósticos del tiempo ponen a Cantabria en alerta por las adversas condiciones meteorológicas en el mar, lo que, unido al tiempo transcurrido, inclinan a todos a pensar que el cuerpo puede estar ya muy alejado de la zona del incidente.

Mientras tanto, los comentarios de los vecinos se centran en la situación en la que se encontraba el rompeolas, con las puertas abiertas en un día de oleaje, cuando generalmente suele estar cerrado, incluso en muchos días con buen tiempo. Hablaron de eso y de las razones que llevaron a estas dos personas a adentrase en una zona perfectamente señalizada del peligro existente.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate