"Trabajar con personajes icónicos tiene su punto"

Imagen de 'Kanan.El último padawan' (2016). :: pepe larraz
Imagen de 'Kanan.El último padawan' (2016). :: pepe larraz
  • Pepe Larraz ilustrador y dibujante En 2010 irrumpió en Marvel Comics. Su trabajo más reciente es la serie 'Kanan' con la que debuta en el universo 'Star Wars'

Su carrera comienza dibujando para revistas comerciales mientras frecuenta los sellos alternativos y las editoriales independientes. Son publicaciones como 'Dos Veces Breve', 'Gato Negro', 'Arruequen', 'Lovexpress' o 'Lunático', además de los libros colectivos 'Diez dedos' y 'Barcelona TM'.

En 2010 irrumpe en el mercado norteamericano, concretamente en Marvel Comics, donde su impactante y dinámico grafismo le ha permitido recrear personajes tan emblemáticos como el Capitán América, Lobezno, Spiderman o Deadpool, destacando su labor en 'Thor' e 'Imposibles Vengadores'.

Su trabajo más reciente es la serie 'Kanan', que supone su brillante debut en el universo de Star Wars.

-¿Fue difícil dar el salto al gran mercado norteamericano?

-Relativamente. Me supuso más de un año de mandar pruebas y dar la tabarra, porque aunque mi estilo les gustaba, hubo que esperar a que hubiera un hueco donde yo pudiera encajar.

-¿Era aficionado a los superhéroes?

-Sí, de Marvel fundamentalmente. Empecé desde muy pequeño con Spiderman, después la fantástica 'Spiderman 2099' y ya pasé después a leer series de mutantes.

-¿Prefiere dibujar personajes de nuevo cuño o a los ya clásicos, que tienen un trasfondo mucho más definido?

-Ambos, en realidad. Cuando trabajo con personajes clásicos, que tienen tanta historia, me supone un trabajo de investigación para poder entender al personaje. En cambio, con los personajes de nuevo cuño ese es un trabajo que hago con el guionista. Realmente es el de tratar de entenderlo y, de algún modo, hacer que el lector se sienta conectado con él. A nivel gráfico es muy divertido diseñar personajes nuevos, pero trabajar con personajes icónicos tiene su punto.

-¿Por qué publica solo con Marvel?

-Para el mercado americano trabajo en exclusiva con Marvel. Por un lado, era lo que me gustaba cuando empecé a leer cómics, por lo que tenía a los personajes mucho más frescos en mi memoria y me resultaba más natural trabajar con ellos. Por otro, por la sencilla razón de que en el mercado americano sólo conseguí un contacto al que machacar a e-mails, y era el de Marvel. Al no tener agente, lo que había era lo que había.

-Gran parte de los personajes que ha dibujado tienen su versión cinematográfica ¿Qué opina de ellas? ¿Son beneficiosas para el cómic o contribuyen a desvirtuarlo?

-Para mí son dos cosas complementarias. El cine es algo gigantesco en comparación, pero que no debe acomplejar al cómic. Hay que verlo como un embajador de estos personajes, que hace que lleguen a gente que nunca se habría planteado leer un tebeo, en mi opinión. Fuera de eso, el cómic puede competir en cuestiones de historia y de originalidad de los creadores pero es muy difícil competir en espectacularidad. Hay que centrarse en vender buenas historias contadas de manera sólida.

-Ha dibujado iconos como Thor, Lobezno, Spiderman, Los Vengadores o los X-Men ¿Hay alguna serie o personaje en los que le haría ilusión trabajar?

-Yo entré en Marvel para dibujar mutantes, ese era y es mi objetivo. Los toqué de forma muy tangencial en 'Lobezno y la Patrulla X' porque fueron sólo cuatro números y casi todo personajes nuevos, así que esa espinita sigue ahí clavada. También me encantaría trabajar con 'Guardianes de la Galaxia', que creo que es una de las series más frescas de ahora mismo. Pero cada serie tiene su encanto, si lo sabes buscar. Yo no era muy fan de 'Los Vengadores' antes de empezar a trabajar con ellos, y me han encantado.

-Su trabajo en ilustración y publicidad, ¿condiciona el resultado de sus páginas de cómic?

-De la publicidad aprendes a adaptar tu gráfica a las necesidades de un producto y un cliente. Esto es útil para quitarse uno de empecinamientos de ego de artista a la hora de sacar tu producto a la calle. Al fin y al cabo, en la industria de los cómics hay una gran parte indudablemente artística pero también está la industrial, y para esa viene muy bien la disciplina del mercenario.

-¿Echa de menos los tiempos de las editoriales independientes y los fanzines?

-Creo que las editoriales independientes y los fanzines están muy vivos, no hay más que pasear por el Graf en cualquiera de sus ediciones. Echo de menos el trabajar en historias sueltas donde el argumento te sugiere la gráfica porque no has de guardar una continuidad, pero hay un tiempo para cada cosa. Los fanzines fueron la escuela de profesionalidad donde aprendí los entresijos de la profesión. Recomiendo siempre, a todo el mundo que me pregunta cómo se convierte uno en profesional, que se meta a trabajar en un fanzine.

-¿Tiene en mente algún proyecto de creación propia, quizá para el mercado español?

-Uno siempre tiene proyectos en la recámara pero en eso yo soy un poco supersticioso y no me gusta hablar de ellos hasta que están ya maduros...

-Hablemos de 'Kanan' y del universo de Star Wars. Al iniciar usted la serie, ¿ha gozado de libertad creativa o Lucasfilm le ha impuesto muchas limitaciones?

-Solo Lucas tenía libertad creativa en Star Wars, mi caso más bien fue todo lo contrario. Es decir, cuando me plantee diseñar cosas dentro de ese universo, mi gran pregunta era: ¿qué es lo que hace que un diseño parezca de Star Wars? Esa geometría de formas amplias, la escala, ese complicadísimo e ininteligible diseño industrial donde no quieres ni tocar un botón, por si acaso... Quería poner todos esos elementos en mis dibujos. Lo hice empleando piezas de diseños clásicos en los nuevos, para que todo pareciera muy relacionado visualmente.

¿Cuáles son sus proyectos actuales?

-Contestar a tiempo todo mi e-mail, conseguir acabar las páginas antes de las nueve de la noche, ser más feliz, sacar un rato para armar una maqueta de un barco que tengo por ahí hace ya unos años, pasarme con éxito todo el Witcher 3, que las plantas de casa sobrevivan a este verano, y seguir contando historias mientras haya quien las lea.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate