«Cuando compongo lo hago con el alma y el resultado es el reflejo que sale de ella»

La cantante Sofía Ellar posa para una foto.
La cantante Sofía Ellar posa para una foto. / DM .

Sofía Ellar presenta su primer disco 'Seis Peniques' el próximo día 5 de agosto en Escenario Santander a las 22.00 horas

PAULA DE RUFINO AÑORBESantander

Antes de aparecer Instagram, muchos de los que ahora son usuarios de la plataforma, no se imaginaban que gracias a esta red social diversos artistas se darían a conocer a través de ella, convirtiéndose no sólo en un pasatiempo, sino en un escaparate a nivel mundial. Actualmente, Sofía Ellar (Sofía Lecubarri Ruigómez), es una de esas artistas que han sabido utilizar todos los recursos que nos brindan las nuevas tecnologías y encontrar un nuevo modelo de negocio.

Gracias a Instagram y a YouTube, esta joven británica, pero española de corazón, ha conseguido llegar a las casas de sus seguidores. Asimismo, estas plataformas le han dado el auge y la independencia musical que, como artista, tanto valora.

Con tan sólo 24 años ha conseguido llenar con la presentación de su primer disco 'Seis peniques' la sala Joy Eslava de Madrid. Un logro que no todo el mundo ha conseguido con una trayectoria tan corta en el mundo de la música. Ahora le toca el turno a Santander a donde Sofía, desenfadada y natural, llegará el próximo 5 de agosto al Escenario Santander dispuesta a emocionar a todo el que vaya y a transmitir la calidez de sus canciones, en una cita mágica que comenzará a las 22.00 horas.

- ¿Cuándo y de qué manera comenzó a interesarse por el mundo de la música?

Pues por el mundo de la música, viéndome como alguien que se dedicaría o acabaría cometiendo semejante locura, realmente fue después de hacer el grado en Administración de Empresas. Mi tesis de fin de grado consistió en empezar desde cero un modelo de negocio que fuera distinto y analizar como estaba la industria de la música en ese momento.

Sí que es verdad que siempre he sido una enamorada y apasionada de la música, pero por diferentes motivos no pude dedicarme a ello desde el minuto uno, ni tampoco me veía lo suficientemente madura con diecisiete años como para hacerlo. Tras los cuatro años que pasé en la universidad y habiendo realizado este proyecto final, junté las cifras con las letras y me di cuenta que existía una oportunidad de negocio gracias a las nuevas tecnologías, donde podemos compartir de manera directa nuestro talento sin intermediarios que, a cambio, abarquen todo este negocio. Hoy en día, tú te grabas con la cámara de tu móvil, compartes tus canciones con el mundo y son las personas que te ven, las que deciden si vales o no vales. Así que esa fue la oportunidad que yo vi después de realizar el trabajo y me dije: «¡Vamos a por ello! Es ahora o nunca... Y si sale, a por todas.»

- ¿Cuándo te diste cuenta de que realmente te podrías dedicar a este mundo?

Pues no es que me pueda dedicar porque, realmente, sigo en números rojos. Tengo unas deudas que recuperar porque la inversión y el dinero no crece de los árboles, como dicen en mi casa. La manera en que yo he planteado este modelo de negocio ha sido utilizando todas mis herramientas para presentárselo a una serie de inversores , llegando a presentar un disco casero, «low cost», que es algo en lo que yo siempre he creído y he apostado por ello.

Los que creímos en este proyecto estamos todavía recuperando esa inversión inicial, seguimos en esa fase y ojalá lleguemos ya a ese momento en el que podamos cubrir las deudas iniciales para poder empezar a ganar dinero con esto que tanto nos apasiona, que es la música.

- ¿Quiénes son tus referentes, musicalmente hablando?

Esa es una pregunta trampa. Creo que los referentes que cada uno tenemos los vomita el subconsciente. Quiero decir, nosotros estamos escuchando música desde que nos levantamos por la mañana y a lo mejor escuchas una canción del año de la pera que quieras que no, puede que te cale. Por lo que, cuando compongo una canción y se la enseño a mi madre, ella me puede decir: «Oye Sofía, esta canción creo que se parece mucho a esta otra». Entonces caes en ello, te das cuenta de lo ocurrido y alucinas. Evidentemente, tu subconsciente se empapa de melodías, de maneras de componer, etcétera, de otros artistas. Pero creo que no es una cosa de la que seamos conscientes a la hora de componer, por lo menos en mi caso. Cuando compongo lo hago con el alma y el resultado es el reflejo que sale de ella.

- ¿Qué opinas de las redes sociales?

Las redes sociales, bien utilizadas y gestionadas son maravillosas. Porque te permiten, no sólo compartir tu día a día, sino que logran que el talento que cada uno tiene llegue a la gente. Hoy en día, tenemos esta vía directa con el público y tenemos que pensar en las redes sociales como esa ventana de aire fresco que todos desde nuestras casas podemos abrirla y compartir con el mundo lo que queramos, dejando que sea él quien decida. Porque por mucho que haya alguien que pueda estar invirtiendo dinero en ti, por ejemplo una discográfica, si la gente no se lo cree y tú no transmites esa credibilidad, no tendrás esos seguidores que te siguen por voluntad propia y no conseguirás triunfar. Por lo que bien utilizadas son una bomba.

- Entonces, ¿todo son ventajas?

No. Las redes sociales han permitido y dado la oportunidad también a que todo el mundo pueda opinar desde su propia comodidad y esto, por otro lado, puede hacer mucho daño. Porque la gente, ya sea por el motivo que sea, se crea perfiles falsos y se dedican a hacer daño gratuitamente. Así que hay que tener una barbaridad de cuidado con lo que publicas. Nosotros tenemos que tener mucha responsabilidad como «influencer», ya que desde mi punto de vista, este concepto no significa tener más seguidores que otra persona. Sino que se trata de tener una cierta influencia en las personas que te siguen, tratando de conseguir que ese poder de influjo se canalice bien para poder hacer de este mundo un lugar mejor.

- ¿Qué representa para ti 'Seis peniques'?

Son muchas cosas. Lo primero es que 'Seis Peniques' era un bar de esos de toda la vida de Madrid, que me dio mucha pena cuando lo cerraron hace poco, porque aun no siendo el típico sitio al que iríamos a tomar una cerveza o un “gin tonic” la gente joven, era un lugar especial en el que he vivido muchas historias de amor que están reflejadas en este disco. Por otra parte, otra connotación que tiene este título es el “one peny”, que es por el vínculo que tengo con Inglaterra. Aunque sea totalmente española, con sangre cántabra, es verdad que nací en Londres y esa vena anglosajona también me hacía mucha ilusión que estuviera en el álbum. Finalmente, y creo que esto es lo más importante, es un poco una ironía del precio de la libertad. Porque, esto me lo estoy auto-financiando y está naciendo desde cero. Seis peniques es el precio de la libertad, que es ridículo, porque aunque cueste mucho esfuerzo y mucha dedicación grabar un disco, no cuesta mucho a nivel económico sacar un trabajo que sea creíble y compartirlo con las personas.

- Santander es un lugar muy especial para ti, sin ir más lejos, tus padres son de aquí. Además, le has dedicado una canción a la ciudad y, en alguna que otra más, podemos encontrar referencias a lugares de Cantabria, ¿Qué significa poder tocar de nuevo aquí, pero ya con un disco en el mercado?

Es la primera vez que presento el disco aquí, pero no es la primera vez que he tocado en Cantabria. Cuando todavía estaba estudiando y no me había llegado a encontrar a mí misma todavía, me iba moviendo e iba a tocar con toda la emoción a donde fuera por el dinero que fuese. Pero ahora llegar y tocar en un concierto para mí... Te mentiría si no te dijera que estoy como una pila. Cada día que pasa, queda un día menos y estoy nerviosísima, porque viene también mi familia, ¡Mi abuela! Que está de los nervios y eso impone más. Desde luego, el concierto se presenta como un reto doble.

- Con la vista puesta en el futuro, ¿qué será lo próximo de Sofía Ellar?

Sin ir más lejos, este jueves a partir de las 00.00 horas vamos a sacar un nuevo tema que se llama 'Cenas que acaban en juerga' que es un tema fresquito, perfecto para el verano. Sin embargo, va a ser un poco locura lanzarlo ahora, por todo el tema este de que hay por protocolo fechas clave para sacar un single y, precisamente, agosto es uno de los meses menos recomendables. Pero digo mira, es que me da igual, lo vamos a sacar en agosto (risas). Aunque me digan que estoy loca y que es una fecha malísima, o que acabo de sacar otro tema hace nada... Lo voy a sacar porque hasta día de hoy, he hecho las cosas porque me han salido del corazón, cuando he sentido que esto tiene que salir ya y ha sido algo intuitivo. La estrategia que yo he llevado es la anti-estrategia. Evidentemente, hay cosas que se piensan, que se tienen que reflexionar, que se tienen que cuidar y mimar al detalle. Pero realmente, cuando tienes una canción y sientes que es el momento, es que lo es. Independientemente de si es un mes bueno o malo para sacarlo. Lo importante y lo que yo espero, es que la disfrutéis una barbaridad.

Fotos

Vídeos