Fallece un hombre al ser arrollado tras bajarse de una furgoneta en la autovía

Fallece un hombre al ser arrollado tras bajarse de una furgoneta en la autovía
Antonio 'Sane'

El camión que circulaba en ese instante por la A-8, a la altura de la localidad de Castañeda, no pudo esquivarlo

Álvaro Machín
ÁLVARO MACHÍNSantander

La mala suerte se cebó ayer con Ricardo Liaño Mora. Él no era el conductor habitual de la furgoneta de la empresa de reformas a la que estaba vinculado que llevaba ayer. De hecho, según comentaron a este periódico fuentes próximas a su familia, trasladaba la Mercedes Sprinter de color blanco rotulada con los datos de ‘Construcciones y reformas Liaño Hoyos’ a un taller, dirección Torrelavega. Estaba fallando y a eso achacaban ayer sus allegados el que Ricardo detuviera el vehículo en el arcén de la A-8, seiscientos metros por delante del punto kilométrico 220. A la altura de Castañeda, en el tramo entre Solares y Torrelavega. El conductor abrió la puerta de su lado y puso pie a tierra. El impacto fue brutal. Un camión no pudo esquivarle. Arrolló al hombre, que resultó muerto, y dejó la huella del choque en la mitad de la puerta, que quedó totalmente destrozada.

Además

Ricardo Liaño, vecino de Solares, era natural de la localidad de Anaz (en el mismo municipio, Medio Cudeyo) y tenía 54 años –nació, según comunicó la Delegación de Gobierno, en abril de 1963–. Muy conocido en toda la zona, siempre estuvo vinculado profesionalmente al sector de la construcción, aunque, durante algunos años, regentó un negocio de hostelería (‘La Bodega’).

El accidente que le costó la vida se produjo en torno a las cuatro de la tarde. Todo en un instante. Detenerse, abrir, bajar... Junto a la puerta del vehículo, al poco rato, todavía permanecían en el suelo las gafas y uno de los zapatos del fallecido. Allí mismo, justo al lado, había también una pequeña linterna. El conductor del camión, que estaba parado unos metros más adelante, es, según pudo saber este periódico, vecino de Castañeda.

Operativo

El Centro de Gestión de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria comunicó al rato que recibieron la llamada alertando del suceso instantes después de que se produjera. Hasta el lugar del accidente se movilizó a bomberos del propio 112, pertenecientes al parque de Villacarriedo, a sanitarios del 061, a agentes de la Guardia Civil y también a personal de mantenimiento de carreteras. En torno a las cinco de la tarde, el tráfico por ese punto estaba restringido a un único carril de circulación y los agentes tomaban pruebas sobre el terreno para su atestado en presencia de los técnicos de la Demarcación de Carreteras.

Fue aproximadamente a esa hora cuando varios familiares de la víctima llegaron al punto exacto en el que se produjo el siniestro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos