La vieja Casa de Socorro dará paso en el futuro a un moderno edificio municipal

El veterano edificio de la Casa de Socorro está en la confluencia de las calles de La Enseñanza y del Cardenal Cisneros./
El veterano edificio de la Casa de Socorro está en la confluencia de las calles de La Enseñanza y del Cardenal Cisneros.

La construcción del edificio La Paz, que estará acabado en verano de 2019, dará paso a la renovación de otras dependencias municipales

Juan Carlos Flores-Gispert
JUAN CARLOS FLORES-GISPERTSantander

No hay fecha, pero entra en los planes municipales. El edificio de la antigua Casa de Socorro, o Botica Socorro para los más veteranos, será derribado y en su lugar se alzará un nuevo edificio de oficinas municipales. En la actualidad, el antiguo edificio está ocupado por los servicios de Actividades Molestas, Consumo, Medio Ambiente, Salud y Sanidad. En este inmueble trabajan veinte personas, pero no cumple con los estándares necesarios para que los funcionarios trabajen con comodidad, explican desde el equipo de Gobierno.

Cuando en 2019 se inaugure el edificio de oficinas municipales en la calle de La Paz, podrán ser trasladados allí los servicios que están alojados en la Casa de Socorro, además de otros relacionados con los tributos. Será entonces cuando este edificio, que cumplió una gran labor asistencial médica en el pasado, podrá ser sustituido por otro mejor. El edificio está ubicado en un lugar estratégico -detrás del mercado de La Esperanza- y es un espacio ideal para levantar un inmueble municipal de siete plantas. El bloque actual data del año 1903 y sufrió una ampliación en fecha indeterminada. Sobre la planta baja de piedra maciza rosada se levanta la primitiva planta y, sobre ellas, tres pisos añadidos.

En esta parcela se puede construir un edificio dedicado a servicios sociales, actividades culturales o para oficinas municipales. También se baraja destinarlo a dos o más de la actividades citadas. En cualquier caso, cuando toque sustituirlo, se convertirá en una moderna instalación de última generación.

La Casa de Socorro se construyó en 1903 y, décadas después, se le añadieron tres pisos

La sustitución de la vieja Casa de Socorro por otro inmueble hará que el Ayuntamiento disponga cerca de la veterana Casa Consistorial de otros edificios dedicados a los trabajadores municipales. En ese área céntrica se localizan tres inmuebles de propiedad local: la propia Casa Consistorial; el edificio Ribalaygua (salvo la planta baja y la primera, que están ocupadas por una tienda de ropa) y la Casa de Socorro. A estos tres se unirá el año que viene el inmueble que se levantará en la calle La Paz, frente al Ayuntamiento.

El Ayuntamiento lleva un tiempo tratando de mejorar sus sedes. Recientemente, gastó 659.000 euros en la renovación de la cubierta y las ventanas de la planta baja de la Casa Consistorial y ya está planificada la próxima sustitución de las ventanas de la primera y segunda planta de este edificio, que costará 279.000 euros.

El bloque que se levantará en la esquina de La Paz contará con dos sótanos, planta baja y seis pisos, hasta sumar una superficie total construida de 1.697 metros cuadrados. La pretensión es que en él se pueda aglutinar lo relacionado con los servicios económicos y de gestión tributaria del Ayuntamiento, lo que permitirá vaciar la antigua Casa de Socorro (confluencia de las calles Enseñanza y Cardenal Cisneros), «ya que no cuenta con las mejores condiciones posibles para los trabajadores municipales ni tampoco para desarrollar una adecuada atención al ciudadano», dijo en la presentación de este proyecto, el concejal de Infraestructuras Díaz. La construcción de La Paz también servirá para dejar algunos de los espacios en alquiler que tiene el Ayuntamiento, lo que permitirá ahorrar, según estimaciones de 2017, más de 110.000 euros.

El proyecto del edificio ha sido aprobado por la Junta de Gobierno Local con los informes técnicos preceptivos y también en el consejo de la Sociedad de la Vivienda y Suelo de Santander (SVS). En los próximos días se publicará en el Boletín Oficial de Cantabria la licitación de la obra y se espera que los trabajos puedan iniciarse esta misma primavera, para que finalicen el verano de 2019. El presupuesto asciende a 2.730.862. El proyecto es de Villamor Arquitectos, firma elegida a través de un concurso.

Una red de edificios por todo el municipio

El Ayuntamiento de Santander cuenta con más de 20 edificios en propiedad, entre los que destacan la Casa Consistorial, el Parque de Bomberos, la sede de autobuses en Cajo y la que está a punto de finalizar en Ojaiz, los centros cívicos y culturales, el Centro de Acogida Princesa Letizia, el edificio Gota de Leche, y el Espacio Joven.

En la Casa Consistorial cuya primera fase se construyó en 1907 y la segunda, la del Este, en el año 1965, trabajan 200 personas. Es la sede de los despachos de concejales y Alcaldía, salón de recepciones y salón de plenos. El edificio Ribalaygua, en la calle de Los Escalantes, fue adquirido por el Ayuntamiento en el año 1998 y costó 654 millones de pesetas. En él trabajan 87 personas.

Villaflorida, sede de la Agencia de Desarrollo Local y el archivo fotográfico municipal acoge a 18 trabajadores y fue adquirido en 1991 por 316 millones de pesetas. Otros inmuebles en propiedad son el Museo Municipal y la Biblioteca y Archivo. El Consistorio, además, tiene en alquiler locales como la Oficina de Recaudación de la calle de Antonio López, la oficina del TUS y la sede de la Policía Local (ambas en la calle de Castilla), el almacén de talleres y varias sedes de asociaciones de vecinos

La Paz y la muralla medieval

En la parcela de La Paz, se han realizado ocho catas manuales, de acuerdo a las recomendaciones recibidas desde la Dirección General de Cultura del Gobierno de Cantabria, pues tal como se suponía por esa zona pasaba la muralla medieval de la ciudad.

En las tres catas ubicadas en el lateral de la parcela que da a la calle Francisco de Quevedo «se han localizado las primeras hiladas de los cimientos de la antigua muralla medieval, compuesta por sillares, sillarejos y mampuestos de caliza unidos por argamasa. No se han hallado otros tipos de estructuras o materiales de interés arqueológico, ni siquiera después de haber pasado el georradar por la parcela», explicó recientemente Díaz. Esos restos serán expuestos en el primer sótano del edificio.

La solución que se ha propuesto «y que ha sido aprobada por la Dirección General de Cultura del Gobierno de Cantabria», consiste en el desmontaje y la posterior reconstrucción integral de ese tramo de cimentación, cuyos mampuestos quedarán vistos en el mismo lugar en el que se encuentran y que coincide con el primer sótano del edificio. Se convertirá, pues, en un 'museo de sitio' que se unirá a otros recursos históricos de la ciudad, como la muralla bajo la Plaza Porticada, los muelles dentro del aparcamiento subterráneo de Alfonso XIII, el refugio antiaéreo de la Plazuela del Príncipe y la torre de la Catedral.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos