«He perdido el miedo a morirme»

vídeo

Pablo Ráez. / R.C.

  • Pablo Ráez, enfermo de leucemia, tiene el objetivo de concienciar a la sociedad sobre la importancia de las donaciones de médula

  • Su historia ha conmovido a miles de personas y se ha convertido en las últimas semanas en todo un fenómeno viral en las redes sociales

«La muerte no es triste, lo triste es que la gente no sepa vivir y reconocerla». Cada año se diagnostican en España cerca de 4.000 nuevos casos de leucemia. Y Pablo es uno de ellos. Tiene 20 años y hace dos le diagnosticaron esta enfermedad. Le han dado varias quimioterapias y le han trasplantado la médula. Había comenzado una nueva vida en Londres y deseaba pasar el resto de su vida con Andrea, su novia. Pero cuando pensaba que estaba limpio, la enfermedad volvió y desde entonces se encuentra ingresado en el Hospital Regional de Málaga. «Esta vez he perdido el miedo, he perdido el miedo a estar aquí, a morirme, a sufrir, a todo, será lo que tenga que ser».

Su historia ha conmovido a miles de personas y se ha convertido en las últimas semanas en todo un fenómeno viral en las redes sociales - donde tiene casi 450.000 seguidores entre Facebook, Instagram y Twitter - por contar su día a día al detalle, aunque siempre con dosis de positivismo. Lo bueno y lo no tan bueno. Pablo no tiene miedo, es fuerte y con mucha energía. Y así lo transmite en sus publicaciones. Mensajes optimistas y siempre con una sonrisa hacia adelante, como una carrera de fondo en la que este luchador malagueño jamás se rinde. «Podéis hundiros, caeros, haceros daño pero siempre levantaros, mirar hacia delante y a cumplir sueños. ¡Soy un gladiador!», escribe.

Es deportista - le apasiona el crossfit y es la imagen de los Juegos Mundiales de Transplantados, que se celebrarán en Málaga en 2017 y a los que seguro no faltará.

Se considera amante de la vida. Sus fotos son al natural. Sin filtros. Él no los tiene. Es una persona transparente y natural. Un héroe anónimo que da lecciones a través de su campaña #siemprefuerte y que ha emocionado a miles de personas, disparando en las últimas semanas el número de donaciones de médula. Su estado ha emperado pero él continúa lleno de energía. «Valora cada bocanada de aire, valora cada mirada, cada bocado, cada beso, cada segundo, cada instante. No te atormentes con el pasado, perdónate y quiérete. No te atormentes con el futuro, con el mañana, el que pasará, con el y sí; no vale la pena, pierdes el tiempo de disfrutar del momento presente que es este», escribe en Facebook.

Vive enchufado a la morfina y ha perdido el 80% de la visión. Su única esperanza es un trasplante de médula. Ha puesto en marcha el #Retounmillon con el objetivo de llegar al millón de donantes (medula, sangre y plaquetas). No sólo lo pide para él, sino para ayudar a todos los enfermos. Y así, el principio de acción y reacción ha logrado una avalancha de solidaridad para plantar cara a la leucemia, logrando un incremento en donaciones de más del 200% en Andalucía, según los datos del doctor Sergio Fernandes, coordinador del Plan andaluz de médula ósea.

A él se le acaba el tiempo y no aparece nadie compatible. «Haz algo de verdad, únete a una causa y dona, no por mi sino porque tu hijo, tu hermano, tu madre o tu vecino podría necesitarlo en cualquier momento. No nos han enseñado valores desde pequeños importantes como este, pero ya hay bastante madurez como para comprenderlo», escribe Pablo en las redes.