La Mesa de Movilidad pide al alcalde más control sobre terrazas ilegales

Terraza legal de un bar en Torrelavega.
Terraza legal de un bar en Torrelavega. / Luis Palomeque
  • Denuncian el "descontrol imperante" tanto en el centro como en la periferia de Torrelavega

La Mesa de Movilidad del Besaya, colectivo que reúne a personas interesadas en promover la movilidad sostenible, ha pedido al alcalde de Torrelavega, José Manuel Cruz Viadero, y al concejal de Hacienda, Pedro Pérez Noriega, que se proceda a realizar "un control exhaustivo sobre la minoría de hosteleros que mantienen terrazas que incumplen la normativa municipal".

Esta petición se realizó en una reunión solicitada al Alcalde, dado el "descontrol imperante" -dicen- tanto en el centro como en la periferia de Torrelavega, "pues algunos hosteleros han aprovechado el verano y las fiestas patronales para extender sus mesas, sillas y aparejos más allá de las concesiones que tienen establecidas".

Desde la Mesa de Movilidad del Besaya se señala que "estas ocupaciones ilegales de suelo público, además de perjudicar a los hosteleros que sí cumplen la normativa, reducen el espacio para juegos pero sobre todo para desplazarse por calles estrechas y soportales, dificultando o impidiendo la movilidad de los ciudadanos, e incluso generando peligro a personas mayores o con movilidad reducida que se ven obligadas a bajar a la calzada, invadiendo el espacio del coche".

En su opinión, también "se arriesga la seguridad" de los trabajadores de los establecimientos, que en casos como la Avenida de España o la Plaza de La Llama, han de cruzar sendos viales con tráfico para realizar su trabajo. Por ello han reivindicado "una vez más", que se aplique la normativa en vigor y que se mantenga el límite de dos metros que figura en la normativa actual como "garantía de accesibilidad" a los portales y de movilidad por los espacios peatonales de Torrelavega.

Otra de las quejas que la mesa de movilidad ha trasladado al alcalde es la apertura de determinados locales hasta altas horas, programando espectáculos con música que "no dejan descansar a los vecinos", lo que supone "un flagrante incumplimiento de la normativa sobre contaminación acústica, prolongando los ruidos hasta altas horas de la madrugada", dicen.

Por último, han reclamado al alcalde "equilibrio" en las consultas previas a la elaboración de la nueva ordenanza municipal, solicitando "que se escuche, al igual que se ha hecho con los hosteleros, tanto a los vecinos afectados por las terrazas como también a colectivos vulnerables, como personas con discapacidad o asociaciones de mayores".