Aparta a quien no te aporte

Aparta a quien no te aporte

Rodéate de personas que te hagan feliz y desplaza aquellas que te roben la energía

EDUARDO BLASCO

Señoras y señores, ¡hemos llegado a la tercera fase! Tras la primera y segunda pantalla, si eres de los «afortunados» que ha logrado alcanzar el objetivo, desde aquí os doy mi más sincera enhorabuena, pero atentos, no bajéis los brazos.

Esto no ha hecho más que empezar. El éxito es una actitud diaria, depende del hambre, de la ambición y de seguir teniendo ganas de mejorar. No vale pensar que hemos logrado todo, siempre se puede ser mejor y es más, se debe ser mejor, mejores de lo que éramos ayer.

Cuando uno logra su trabajo deseado, tiene que seguir desempeñándolo bien, buscar maneras de ascender o, si se siente bien dónde está, continuar haciendo una buena labor. Si tu objetivo era un título deportivo o unos estudios concretos, déjame decirte, que el próximo año habrá otro título que disputar, que siempre se puede saber más o estar más especializado. Sea cual fuere tu objetivo, habrá otros, siempre es así.

Pero no he venido aquí para dar lecciones de ambición, vengo a advertirte, de que, sin quererlo, has creado un reclamo perfecto para los 'Aduladores de su porvenir'. Me gusta llamarles así, ya sabéis que pongo nombres extraños, en este caso a los clásicos 'Pelotas', que no perderán la oportunidad para decir «Te lo dije» o «Yo siempre confié en ti».

Agradecimiento

Saca tu mejor sonrisa y abandona rencores, deja a un lado la ira o la frustración pasadas, el hecho de que los que nunca te apoyaron vengan ahora haciendo cola, es un síntoma de su derrota. Lo que debes hacer, es tomar sus palabras como un halago, dar una palmada en la espalda de estos individuos y con la mayor cantidad de ironía posible articular un gratificante «Gracias», que además de dejarte a gusto, mantenga toda tu elegancia.

Tu camino ha llegado a su final, pero es hora de iniciar otros y da igual como de bueno seas, los años que tengas o las cosas que consigas, recuerda que el objetivo último de la vida es ser feliz. Por lo tanto, rodéate de personas que te hagan feliz y desplaza aquellas que te roben la energía, la necesitarás para seguir siendo un ganador, que no es otra cosa, que aquel que se acuesta por la noche sin preocupaciones, contento porque mañana será otro maravilloso día, vistiendo su propia piel.

Un saludo y ¡hasta pronto!

Ver más:

Síguenos en: