Aromas de mar el Acuario de El Sardinero

Cabracho con una majado de ajos y vinagre. :: dm/
Cabracho con una majado de ajos y vinagre. :: dm

La marisquería de Gregorio Marañón ofrece una amplia selección de productos, bien elegidos y mejor tratados en la cocina por el chef Jesús Miguel Martínez

DIEGO RUIZ

Si espectaculares son las vistas desde la terraza del Acuario a la Segunda Playa del Sardinero, no lo son menos las que hay de puertas adentro de este restaurante, con vivero propio, que desde hace tres décadas desarrolla una brillante cocina en la que predominan la calidad de sus mariscos, los pescados salvajes que se capturan en la costa del Cantábrico, los embutidos ibéricos bien seleccionados y otras viandas como las anchoas, el foie de pato, las ensaladas y los siempre apetecibles espárragos.

El brillante colorido de los crustáceos, los bivalvos y los peces que se muestran en los expositores del establecimiento que regenta, desde su inauguración Jesús Miguel Martínez, junto con ese atrayente aroma a marisco fresco, y por supuesto su inigualable sabor, deleitan tanto la vista y el olfato como las olas, la arena y el salitre que esparce la brisa. Un paisaje interior que, sin duda, cautiva a los amantes de todo aquello que ofrecen mares y océanos.

Un día cualquiera sorprende el ambiente de este coqueto restaurante situado estratégicamente en El Sardinero. La terraza, con sol, está llena hasta la bandera, con muchas rabas, mejillones, caracolillos, camarones, etc, sobre las mesas. De entrada, toda una invitación a visitar el interior y ocupar una de las mesas para afrontar, con éxito, una comida en toda regla.

La carta es muy extensa tanto en raciones como en especialidades, con casi todos los mariscos posibles para degustar. Cocidos, al vapor, al ajillo, en gabardina, fritos... Y además, una ensalada especial y embutidos ibéricos si se quiere salir un poco de lo marinero. Todas semanas, también, pescados salvajes que el propio Jesús Miguel Martínez, propietario del negocio, selecciona personalmente.

Rabas, gambas y almejas a la marinera.

Para empezar, nada mejor que unas gambas cocidas, una de las especialidades de la casa. Bien elaboradas en todos los sentidos: hervor, sal, textura y, por supuesto, sabor. Para quien los prefiera, se pueden pedir también al ajillo.

Las rabas son otra de las peculiaridades del Acuario, siempre un acertado aperitivo y un primer plato para compartir. En el caso de este establecimiento destacan especialmente por su calidad. Calamar de primera categoría bien tratado en la cocina.

Difícil resulta en Cantabria resistirse a una ración de almejas a la marinera. Las del Acuario destacan por su carne, tersa y llena de sabor, potenciado por el vino blanco, el ajo y ese toque picante que le da la cayena. Salsa marinera pensada para que el comensal unte pan hasta dejar bien limpia la bandeja.

Un cuatro plato de entrada fue un salpicón de marisco, picado finamente y mezclado con una bien lograda salsa rosa, que en ninguno de los bocados ocultaba el sabor del producto principal.

A pesar de que la especialidad de este establecimiento son los mariscos -se pueden llevar para comer en casa ya cocidos-, los pescados frescos tienen un tratamiento especial. No se descuida detalle alguno tanto a la hora de su selección como en el punto que después se le da en la cocina. En esta ocasión se ofrecieron tres peces bien distintos como son la lubina, el rey y el cabracho. La opción fue éste último, una pieza de 500 gramos, hecho con ese siempre sabroso toque de ajos y vinagre que le dan vida a los pescados. El cabracho destaca por la textura de su carne, el toque que le da al plato la piel del pez bien crujiente y el sabor a mar que posee este 'Scorpaena scrofa', brillante y colorado.

Hay algunos postres para 'rematar' el almuerzo, pero quizás decantarse por un café de puchero sea una buena idea. Aquí, se mantiene esa tradición del café casero, de fuerte olor y sabor tradicional

En el día de nuestra visita se vieron muchas mariscadas sobre las mesas del Acuario. Bandejas llenas con los más atractivos frutos del mar, sello de identidad de este estratégico y coqueto local del Sardinero. En cuanto a los precios, muy ajustados teniendo en cuenta el genero que se utiliza.

Marisquería Acuario
Chef y propietario: Jesús Miguel Martínez.

Dirección: C/ Gregorio Marañón nº 1. El Sardinero (Santander).

Teléfono: 942 277 127.

Propietario: Jesús Miguel Martínez.

Inaugurado: 1998.

Jefe de cocina: Jesús Miguel Martínez.

Sala: Azucena y Davinia.

Estilo de cocina: Marisquería. Cocina marinera.

Precio medio de la carta: Entre 20 y 30 euros.

Mariscadas: 55 euros.

Capacidad: 40 comensales.

Terraza: Sí. Frente a la Segunda Paya del Sardinero.

Horario: De 12.00 a 16.00 y de 19.00 a 23.30 horas.

Cierra: Martes.

Bodega: Amplia variedad en verdejos, albariños, vinos de Cantabria, rosados y tintos.

Café: De puchero.

Aparcamiento: Por la zona. En la Avenida Manuel García Lago y Campos de Sport del Sardinero. También en las calles aledañas se encuentra estacionamiento.