Conservas Castreña, elaboración artesanal de la auténtica anchoa del Cantábrico

Conservas Castreña, elaboración artesanal de la auténtica anchoa del Cantábrico

De la costera al salazón para madurar durante nueve meses

José Luis Pérez
JOSÉ LUIS PÉREZSantander

Conservera Castreña S A, empresa ubicada en Castro Urdiales, Cantabria, lleva ofreciendo a sus clientes, desde 1986, anchoas del Cantábrico de la mejor calidad, pescadas durante la primavera y elaboradas íntegramente en su fábrica de Castro Urdiales.

«Las anchoas frescas llegan a nuestra empresa recién pescadas en el Mar Cantábrico, y maduran en salazón durante al menos 9 meses. Es un proceso totalmente artesanal, donde manos expertas limpian las anchoas en salazón, con mimo, una a una, consiguiendo así unos filetes de anchoa carnosos, y con un gran sabor, el cual se potencia con el aceite de oliva en el que son envasados».

El proceso de elaboración de estas anchoas es centenario y artesanal, cuidando con esmero cada filete de anchoa. Un proceso 100% natural, sin aditivos artificiales.

«Nuestras anchoas La Castreña han sido galardonadas con dos estrellas en el Premio al Sabor Superior, del certamen ITQi (International Taste & Quality institute) celebrado en el mes de junio en Bruselas. Consideramos que este reconocimiento es fruto del esfuerzo que realizamos diariamente toda la empresa, desde que se fundó en 1986, por ofrecer a nuestros clientes un producto de primerísima calidad. Seguiremos esforzándonos por seguir mejorando, y así intentar conseguir el máximo galardón –la tercera estrella– en la próxima edición del certamen.