Estudian si el gazpacho disminuye la proliferación de las células cancerosas

Investigadores de la Universidad de Almería buscan financiación para continuar con la segunda fase del proyecto

El gazpacho tiene una gran capacidad hidratante./
El gazpacho tiene una gran capacidad hidratante.
José Enrique Campillo
JOSÉ ENRIQUE CAMPILLO

El martes pasado regresaba desde una playa del sur de España cuando escuché en una emisora andaluza que unos investigadores de la Universidad de Almería estaban realizando unos estudios que demostraban que el gazpacho podría reducir la capacidad de proliferación de las células cancerosas. Sus estudios se habían realizado añadiendo cantidades de gazpacho a cultivos in vitro de células cancerosas, obtenidas de algún tumor humano. Sus resultados eran tan sugerentes que estaban buscando financiación para continuar con la segunda fase de sus estudios: probar en personas con cáncer; lo que se llama un ensayo clínico.

A mi no me sorprendió la noticia pues son conocidas las propiedades, por separado de los principales componentes del gazpacho: tomate rojo, aceite de oliva virgen, ajos y cebollas, y todo lo que cada cual le quiera añadir. Pero si todos los componentes han demostrado ejercer acciones, más o menos potentes, en relación a ponerle las cosas difíciles a las células cancerosas, juntos, en la forma de gazpacho, sus efectos anticancerígenos se suman. Esto me recordó una investigación que hicimos hace años, en mi departamento de Fisiología de la Universidad de Extremadura, sobre el gazpacho.

En este caso, el objeto del estudio era la enorme capacidad hidratante del gazpacho, que se ha utilizado en España, desde hace siglos, para combatir los efectos del calor.

El encargo vino desde la OTAN para resolver un grave problema de deshidratación de los pilotos y resto de tropa durante la guerra de Irak. Todos estos militares llevaban densos uniformes poco aptos para las temperaturas de Irak, sobre todo los pilotos que debían llevar un traje especial anti G para poder pilotar sus aviones. Con tanta ropa y tanto calor se deshidrataban con facilidad y padecían lo que se denominó 'Estrés Térmico de Combate'. Los responsables militares buscaban encontrar una bebida que pudiera aliviar este problema.

Gazpacho para los soldados de Irak

Nuestro proyecto proponía utilizar envases con un gazpacho diluido. Y nuestras investigaciones (una tesis doctoral completa) demostró que el gazpacho era la mejor solución para aliviar a la tropa del efecto del calor del desierto, sumado a los complicados trajes de combate que deben llevar.

Por lo tanto, frente al calor del verano debemos hidratarnos. El agua sola, sobre todo si es de baja mineralización, no sirve. Con el sudor perdemos agua y sales. Por eso el gazpacho es una solución tan eficaz ya que aporta agua y sales. Y además todos esos componentes antioxidantes (vitamina E del aceite de oliva y de las pepitas del tomate, licopeno del tomate, los numerosos ácidos orgánicos y compuestos del ajo y la cebolla) que tantos beneficios saludables nos proporcionan.

Eso sí, el periodista preguntó al investigador almeriense si también funcionaban en sus experimentos los gazpachos de tetrabrik. Él confesó que su efecto anticancerígeno era mucho menor que el del gazpacho fresco. Aunque yo les digo que para rehidratarse tanto valen unos como otros.

Disfrutemos de esta sopa fría tan deliciosa y saludable como es el gazpacho que, además, cada uno se lo puede preparar como le de la gana. En mi casa se tomaba con uvas verdes flotando en el liquido rojo.

Ver más