Gastronomía a golpe de claxon

Los 'proveedores del claxon' llegan hasta la puerta de todas las casas, ubicadas en los lugares más recónditos

Gabriel Argumosa
GABRIEL ARGUMOSASantander

Han leído bien, la gastronomía y los claxon tienen un nexo de unión en muchos lugares de nuestra geografía nacional y no menos en muchos pueblos de Cantabria.

Me voy a explicar. Gastronomía, según la RAE es: 1. Arte de preparar una buena comida. 2. f. Afición al buen comer. 3. f. Conjunto de los platos y usos culinarios propios de un determinado lugar. Y a los claxon a los que me refiero, son los de esos 'proveedores a domicilio', que en muchas de nuestras aldeas y pueblos, hacen asociar a sus moradores, quien ha llegado y con qué producto.

En España, el término bocina apenas se emplea y, en su lugar, se utiliza el de claxon por la marca comercial registrada de bocinas Klaxon, pero sea uno u otro sonido, por sus características, por la hora y el día de la semana, de forma certera los moradores saben si es el pescadero, el pan, el del vino e incluso al despistado o alborotador al que no hay que prestar caso alguno.

Creo que nadie puede negar, que en esas cocinas de los lugares a los que llegan estos proveedores, realizan en una 'buena cocina' y elaboran platos con sus productos típicos del momento, de la zona y otros básicos no tan cercanos. Y como máximo exponente están esas croquetas, canelones o cocidos, etc., de nuestras abuelas que todos añoramos, y que 'sin los claxon', casi seguro que no se podrían elaborar.

En muchos lugares de nuestra geografía se han perdido muchos de los servicios, cada día hay menos tiendas, menos bancos y mucha menos gente, a la par de ello, los anclados en estos lugares luchan por su abandono. Los 'proveedores del claxon' llegan hasta la puerta de todas las casas, ubicadas en los lugares más recónditos.

Ellos llevan desde el pan de cada día, como producto más frecuente, el pescado, la carne, la fruta, la bebida de a diario, los embutidos o quesos, e incluso alguno lleva los productos de los menos sospechados y además, en unas condiciones higiénicas exigidas a día de hoy. Pero no acaba ahí su función, incluso llegan a proveer a la gente mayor de sus medicinas y en numerosas ocasiones transportan en sus vehículos a clientes que los recogen de camino.

Valgan esta líneas, para reconocer la gastronomía de todos nuestros rincones y realzar el trabajo y labor, que día tras día y semana tras semana, realizan los 'proveedores del claxon'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos