La mesa ideal

La famosa escritora americana sobre gastronomía M. F. K. Fisher asegura que el número perfecto para compartir mesa es de seis comensales

La mesa ideal
Gabriel Argumosa
GABRIEL ARGUMOSASantander

Cuando nos sentamos a comer, lo podemos hacer solos o hasta en un banquete multitudinario. Hay preferencias de todo tipo, desde el que prefiere comer a solas o el que le gusta el bullicio de las reuniones de comidas numerosas. Pero, ¿se puede decir cuál es el número ideal en una mesa?

El comer solitariamente me lleva a esa imagen de un comensal en un restaurante, en una mesa situada generalmente a la salida de la cocina o en camino a los servicios, y muchas veces acompañado de la prensa. Bien es verdad que esa imagen está desapareciendo paulatinamente, ahora que proliferan restaurantes de tipo 'comida rápida'.

Pero, aunque parezca lo contrario, hay auténticos defensores de comer en solitario, de hecho os reflejo la expresión famosa de Nubar Gulbenkian (1896-1972), magnate, que aseguró:«El número ideal para una cena es de dos… Yo y un buen camarero». O en otro lugar, que ahora no recuerdo, he leído que alguien aseveraba que: «compartir la comida con otro ser humano, es un acto íntimo que uno no debe consentirse a la ligera».

Quizá abunden más los seguidores de comida o cena con un buen número de comensales, aunque las conversaciones sean difíciles, donde los diálogos toman tono alto..., pero, en general, suele reinar la sensación de alegría, lo cual, no es poco.

Pero volviendo al tema: ¿Hay un número ideal de comensales? Dejando el número de dos comensales, que suele conllevar muchas veces empatía de un tipo u otro, os puedo comentar que M. F. K. Fisher, famosa escritora americana sobre gastronomía, en su libro 'El arte de comer', nos asegura que el número ideal son seis personas en una casa o en un reservado de un restaurante, sin importar ni el sexo ni la edad. En un grupo de seis personas la función de acicate va rotando y el intercambio se vuelve más despreocupado. Una mesa de tres o cuatro personas pueden congeniar bien, pero si no es así, la conversación explícita o táctica, contrapunto de la armonía, puede volverse insulsa y forzada.

Como detalle curioso y coincidente, el restaurante Caelis de Barcelona, tiene su mesa exclusiva para seis comensales en el interior, afirmando sus responsables: «Es la mesa que mejor funciona del local; siempre hay amigos de conocidos o conocidos de amigos».

Os animo a probar en vuestra próxima comida a organizar, el intentar uniros seis comensales, pero si os gusta comer solos o en multitud, no dejéis de hacerlo, y ¡a disfrutar!

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos