¿Sabes cómo se hacen los 'dinner rolls'?

Estos panecillos, que pueden hacerse dulces o salados, son perfectos para el desayuno, media mañana y merienda

Recién salidos del horno./
Recién salidos del horno.
Ricardo Ezcurdia
RICARDO EZCURDIA

Estos panecillos son típicos en Estados Unidos para comer en la cena de Acción de Gracias, Navidad y otras celebraciones. Se trata de una especie de brioche, a los que podemos añadir el sabor que más nos apetezca. Por su textura, parece que estás dando mordiscos a una nube, y por su delicioso sabor son perfectos para el desayuno, media mañana y merienda, incluso para la cena, ya que se pueden hacer tanto dulces como salados.

Evidentemente no es un pan al uso como estamos acostumbrados aquí, pero para comer con embutido o incluso untados con mantequilla, mermelada o una crema de cacao con avellanas están tremendos.

Ingredientes

Para su elaboración vamos a necesitar: dos cucharaditas y media de levadura de panadería; 60 ml. de agua tibia; 250 ml. de leche entera; dos cucharadas azúcar, si los vamos a hacer dulces; dos huevos grandes y uno más batido para pintar por encima al meter al horno; 90 gramos de mantequilla sin sal a temperatura ambiente; 705 gramos de harina de trigo normal y dos cucharaditas de sal.

Paso a paso

-En primer lugar disolvemos la levadura en un bol con el agua y lo dejamos reposar hasta que forme espuma, aproximadamente entre 5 y 10 minutos.

-Calentamos un poco la leche en el microondas y en ella derretimos la mantequilla, añadimos los dos huevos batidos y el azúcar.

-En un bol incorporamos la harina con la sal (reservando un par de cucharadas de harina) y le añadimos la mezcla del agua con la levadura.

-Vamos batiendo con unas varillas y añadiendo lentamente, en tres veces, la leche mezclada con el resto de los ingredientes.

-Es el momento de añadir, si fuese necesario, las dos cucharadas de harina que teníamos reservadas, hasta conseguir que la masa se despegue de las paredes del bol.

-Sacamos la masa del bol y amasamos durante unos 7 minutos, o hasta que consigamos una masa suave y elástica, que deberá ser blandita pero no pegajosa.

-Hacemos una bola con ella y la dejamos reposar durante 90 minutos, o hasta que haya doblado el volumen. Pasado este tiempo la cortamos por la mitad, las mitades resultantes también por la mitad y otra vez todas por la mitad; en total tendremos 8 trocitos.

-Cogemos un trocito de masa y lo pondremos en la palma de una mano y con la otra mano trabajaremos la masa hasta conseguir una bolita. Untamos de mantequilla un molde o bandeja alta y cubrimos la base con papel de hornear.

-Colocamos en el molde las bolitas de masa separadas y dejamos reposar unos 40 minutos.

-Cuando la masa haya levado la pintamos con el huevo batido y metemos la bandeja en el horno precalentado a horno a 200º durante unos 23 minutos. Tenemos que estar atentos y si vemos que a mitad de cocción se dora demasiado la parte superior, lo cubrimos con papel de aluminio.

-Una vez transcurrido el tiempo los sacamos y dejamos enfriar en una rejilla. Se pueden hasta congelar para utilizar cuando se necesiten. Probadlos porque son realmente deliciosos.