¿Conoces las propiedades de la coliflor?

Coliflores en el mercado./Antonio 'Sane'
Coliflores en el mercado. / Antonio 'Sane'

A pesar del olor que desprende durante su cocción, esta verdura resulta suave, elegante y hasta un poco dulce cuando se sirve en la mesa

DIEGO RUIZ

La coliflor es rica en muchas cosas. Tiene abundantes propiedades y es una de las verduras más utilizadas en cocina, aunque no guste a todo el mundo. El desagradable olor que desprende durante su cocción y la incómoda flatulencia que produce durante la digestión, echan para atrás a muchas personas. Sin embargo, hay que decir que su sabor es delicado, suave y algo dulzón, y que combina igual de bien con otras verduras, carnes o pescados, y que su presencia es obligada en purés y menestras. Se puede comer también en frío y hasta sus hojas verdes pueden utilizarse para formar parte de una ensalada. La coliflor es tan famosa y tan consumida que tiene un pueblo entero que la homenajea todos los años desde 1982.

Esta verdura es anual y sus mejores meses para su recolección son los que van de septiembre a enero, si bien la coliflor se encuentra en los mercados a lo largo de todo el año. Se dice que su procedencia se centra en los países asiáticos regados por aguas del Mediterráneo. Pero como es habitual en muchos de los alimentos, fueron los romanos los primeros en introducirla en Europa, recolectarla y comercializarla. A España llegó en el siglo XVIII para quedarse definitivamente. En sus orígenes fue utilizada como fármaco para combatir el dolor de cabeza y la diarrea.

CURIOSIDADES

Comercio.
China el principal productor. En Europa la lista la encabeza Francia con cerca de 25.300 ha cultivadas, quedando España en el quinto puesto con más de 9.000 ha (200.000 toneladas), de las que 900 pertenecen a la egión de Murcia, donde se obtienen anualmente cerca de 30.000 toneladas.
Roma.
La historia cuenta que fueron los romanos quienes iniciaron su cultivo.

La coliflor está compuesta por una cabeza blanca y rugosa que se llama masa o pella, que está envuelta en unas hojas verdes comestibles que se suelen desechar. Es conveniente que esta pella no presente zonas de color marrón, ya que esto es síntoma de que la verdura no está fresca.

Son sus contenidos azufrados -dimetilsufuro y trimetilsufuro- los que la hacen desprender ese molesto olor a la hora de su cocción. Un truco para disminuirlo es acompañarla en el agua hirviendo con patata o manzana, dos ingredientes que además le van de perla a la verdura.

Propiedades

Tensión.
Ayuda a mejorar la presión arterial y el funcionamiento de los riñones.
Colesterol.
u Ayuda a reducir los niveles de colesterol y el riesgo de accidentes cerebrovasculares.
Vejez.
Protege del deterioro asociado con la edad y las toxinas.
Líquidos.
Tiene efectos diuréticos en el organismo por lo que favorece la eliminación de los líquidos que se retienen en los tejidos.
Fibra.
Su significativo aporte de fibra le confiere propiedades laxantes que mejoran la digestión mientras reducen el estreñimiento.
Sobrepeso.
Es una gran aliada para las personas que están tratando de adelgazar.

La localidad de Griñón, al sur de Madrid, celebra desde 1982 una fiesta dedicada a la coliflor. Este año tuvo lugar del 22 al 24 de marzo, con numerosas actividades como funciones de teatro, marchas y pasacalles, degustaciones, juegos... Griñón está a tan solo 27 kilómetros de la capital y tiene poco más de 10.000 habitantes.

Preparaciones

La preparación más conocida de la coliflor es la que se hace hervida con patata. Una vez hecha se puede acompañar con un refrito de ajo y pimentón, o en frío con salsa mayonesa. Pero además la coliflor ya cocida se complementa bien con una besamel e incluso pueden hacerse con ambos ingredientes unas sabrosas croquetas. También se puede rebozar la coliflor y servirá de esta forma sola o como parte de una menestra al estilo de La Rioja. También gratinada con queso al gusto del comensal (el Picón Bejes-Tresviso es una buena opción), al ajo arriero, en ensalada con vinagreta y otras verduras, en puré o en crema (caliente o fría), en tempura, con arroz (risottos) y en pizza junto a pimiento rojo, berenjena, calabacín, etc.

La coliflor con bacalao es típica de Galicia y suele comerse en Navidad y Semana Santa. En esta receta el refrito de ajo, pimentón y vinagre es indispensable.