Sopas frías para el verano

De manzana verde, melón, aguacate o los clásicos gazpachos

Sopas frías para el verano
Ricardo Ezcurdia
RICARDO EZCURDIA

Una de las cosas que más apetecen con este calor que tanto aprieta es una sopa fría que alimenta y refresca.

Una crema o sopa que sorprende por su frescura y sabor es la de melón que es el gran protagonista de infinidad de las cremas frías más apetecibles para la época estival. Hay muchas versiones para cocinar una sopa de este fruto, aunque la más habitual es la que añade yogur griego, limón y menta. Los sabores se funden y es una delicia. Se puede tomar como primer plato o como postre y su aroma y cremosidad sorprenden desde el primer bocado.

Los clásicos gazpachos tuneados con fruta como la sandia o las fresas también funcionan de maravilla y resultan totalmente adictivos, en éste caso se componen de tomate, una pizca de ajo, sal, vinagre y la fruta que queráis añadir, chorrito de aceite de oliva y a enfriar.

Una de mis favoritas es la de manzana verde con menta y albahaca, realmente deliciosa, para hacerla solamente necesitaremos unas manzanas, 1 diente de ajo, 1 yogurt natural sin azúcar, unas hojas de menta, otras de albahaca y un poco de agua, trituramos todo a la vez y la enfriamos, cuando la vayamos a servir picamos unas hojas de albahaca y unos trocitos de aguacate como tropezones, un chorrito de aceite de oliva y lista.

Mención aparte merecen las cremas que tienen un poco mas de consistencia, ya hemos hecho alguna con aguacate, pero la que os traigo hoy es especial, se trata de una crema de zanahoria y naranja que dejara a todos con la boca abierta.

Comenzamos rallando la piel de las naranjas y exprimiendo el zumo, con un par de ellas suficiente, pelamos las zanahorias, unas 6, las picamos y las ponemos en una cazuela con un chorrito de aceite de oliva y una cebolleta también muy picada. Lo dejamos unos minutos y añadimos el zumo y la ralladura de las naranjas y medio litro de caldo de pollo o verduras, del que tengamos en casa, lo dejamos cocer 20 minutos, corregimos de sal y pimienta y lo trituramos a conciencia. La metemos al frío.

Cuando la vayamos a servir queda genial decorarla con unos gajos de naranja pelados a lo vivo. Un autentico espectáculo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos