Una versión muy sabrosa de la marmita

Una versión muy sabrosa de la marmita
Ricardo Ezcurdia
RICARDO EZCURDIA

Posee un cuerpo esbelto, alargado y comprimido. De forma hidrodinámica, color azul plateado con sus reflejos irisados en el vientre, su belleza es excepcional. Es un pescado azul, por lo que su contenido graso es elevado en comparación con el de los pescados magros. Su grasa es rica en ácidos grasos omega-3 que contribuye a disminuir los niveles de colesterol y de triglicéridos en sangre. Es, junto con el tomate, el producto por antonomasia del verano, una de las joyas de nuestra gastronomía estival, y a pocos días para que termine la costera de este año, hoy rendimos homenaje a su majestad el bonito.

Voy a preparar crema de patata con bonito a la plancha, una humilde versión de la marmita tradicional, pero con un toque personal, plato que por cierto podréis degustar todos los que queráis esta tarde en Colindres, uno de los principales puertos del Cantábrico, coincidiendo con la creación y presentación oficial de la Cofradía del Bonito del Norte, a la que estáis todos invitados.

Lógicamente los ingredientes que vamos a utilizar son los mismos que para hacer una marmita, patata, pimiento verde, cebolleta, ajo y el bonito.

Comenzamos con la crema de patata, pelamos y cocemos las patatas en un caldo que previamente habremos preparado con alguna espina del bonito, bien limpia, y unas verduras. A mí me gusta también ponerle una hoja de laurel. Una vez cocidas las trituramos muy bien hasta conseguir una crema muy fina, pero que tenga también algo de consistencia. Si utilizáis la túrmix para triturar es conveniente que guardéis algo del caldo de la cocción para ir añadiendo a demanda de la patata y así conseguir la textura idónea.

Nos ponemos con el bonito: Le pedimos a nuestro pescadero que nos saque unos lomos y previamente los ponemos en un bol o fuente con unos ajos un poco de aceite de oliva y un chorrito de salsa de soja. Esto servirá para que luego, en la plancha, le damos el punto de cocción adecuado y nos quede aun mas jugoso.

Lo marcamos por todas sus caras con la sartén medio fuerte y lo dejamos reposar antes de cortar para que los jugos no se nos escapen.

Mientras, podemos hacer un buen sofrito con las verduras, la cebolleta y el pimiento verde como protagonistas, aunque admite también tomate, pimentón y un toque de carne de pimiento choricero. Rehogamos bien y lo dejamos pochar hasta que nos quede casi una pasta que se deshaga.

Montamos el pato con un poco de la crema de patata en el fondo, encima el trozo de bonito correspondiente y coronando un poco del sofrito de verduras que tiene que estar bien potente.

Espero que os guste, y nos vemos este sábado en Colindres en la presentación de esta nueva cofradía gastronómica que trata de rendir un merecido homenaje al bonito, el rey del verano en nuestras cocinas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos