El acusado de retener a una pareja y pegar a su mujer acepta seis años de prisión, la mitad de lo que pedía la Fiscalía

El acusado de retener a una pareja y pegar a su mujer acepta seis años de prisión, la mitad de lo que pedía la Fiscalía

El acusado y dos parejas que colaboraron con él han reconocido los hechos, que sucedieron el pasado mes de junio en Arenas de Iguña y Santander

DM .
DM .Santander

El acusado de retener ilegalmente a una pareja para que le ayudaran a buscar a su mujer, a la que golpeó reiteradamente cuando la encontró, ha reconocido los hechos y aceptado una condena a seis años de cárcel, la mitad de lo que inicialmente pedía el Ministerio Fiscal.

El juicio anunciado para este jueves y viernes en la Audiencia Provincial se ha resuelto con un principio de acuerdo de conformidad, por el que tanto el principal acusado, como las dos parejas que colaboraron con él en la retención ilegal del hermano de una amiga de su mujer y su pareja, han reconocido los hechos relatados por la Fiscalía y aceptado la reducción a la mitad de las respectivas penas que se les pedía.

Así, cada uno de los dos amigos del acusado que colaboraron con él serán condenados a dos años de prisión y a uno sus respectivas parejas, que les acompañaban el día de los hechos. Además, han abonado en torno a 5.000 euros en concepto de distintas indemnizaciones, de un total de 8.000 euros.

Los acusados se han mostrado conformes con el relato de los hechos que tuvieron lugar el pasado mes de junio, según el cual, el pasado mes de junio, cuando la mujer del acusado se disponía a salir de fiesta con una amiga, el acusado se negó, y aunque luego aceptó con la condición de que se llevara al bebé, cuando la chica y su amiga ya se iban, el acusado la increpó y zarandeó, obligándola a volver a casa.

Días después, las dos jóvenes fueron juntas a las fiestas de Arenas de Iguña. De madrugada, el acusado se encontraba con otros dos amigos en una discoteca de Santander, cuando se encontró con el hermano de la amiga de su mujer, al que se preguntó de malos modos dónde se encontraba su hermana, ya que el acusado suponía que ésta estaba con su mujer, a la que no localizaba.

El acusado obligó a salir fuera de la discoteca al joven y ante la falta de respuesta de éste, le propinó un fuerte puñetazo, momento en que llegó su novia para asistirle. En ese momento, el joven dijo que creía que las chicas estaban en Arenas de Iguña.

Posteriormente, el acusado junto con los dos jóvenes con los que estaba –también acusados- obligó a la pareja a dirigirse a un coche para ir a Arenas, diciendo al chico: «Que aparezca mi mujer, si no mato a la perra de tu hermana y si no te mato a ti».

Así, los tres acusados y las novias de los dos últimos –también acusadas- se dirigieron en dos coches hacia Arenas de Iguña llevando con ellos a la pareja que habían encontrado en la discoteca. Cuando casi estaban llegando ambos vehículos a Arenas, la mujer del acusado respondió al teléfono diciendo que estaba llegando al puente de la localidad. Entonces, el hombre salió del vehículo y se acercó a su mujer, a la que golpeó con puñetazos y patadas en todas las partes del cuerpo.

Luego, otro de los acusados dijo a la pareja retenida que saliera del coche y una vez fuera propinó diversos golpes al joven. Ante una distracción del agresor, la pareja logra salir corriendo del lugar.

Los hechos narrados, por lo que han sido condenados los acusados, constituyen dos delitos de violencia sobre la mujer en su modalidad de maltrato físico, dos delitos de detención ilegal, dos de lesiones y dos leves de amenazas.