Los Amigos del Museo de Indianos de Colombres celebran su primer encuentro

Antonio Suárez y Fernando Guerra, dos de los empresarios mexicanos que promueven este proyecto. /El Comercio
Antonio Suárez y Fernando Guerra, dos de los empresarios mexicanos que promueven este proyecto. / El Comercio

Empresarios hispano-mexicanos se reunieron en la localidad asturiana con el objetivo de convertir este centro en punto de referencia para la emigración española

Lucía Alcolea
LUCÍA ALCOLEACabezón de la Sal

Preservar la historia de aquellos españoles que emigraron a América durante los siglos XIX y XX y darla a conocer es el objetivo de la Asociación de Amigos del Archivo de Indianos y Museo de la Emigración, que ayer celebraron el I Encuentro Hispano-Americano en el pueblo de Colombres, Asturias. Bajo el cielo azul que 'alumbraba' los exteriores del museo, en plena finca de Guadalupe, se congregaron los empresarios hispano-mexicanos que han devuelto la vida a este museo, que vivió unos años de abandono durante la crisis económica. Así lo explicaba ayer el empresario astur-mexicano Antonio Suárez, artífice de este encuentro y miembro del Patronato. «Hace unos años, este maravilloso museo estaba muy mal económicamente y pensamos en cómo podíamos ayudar». Se constituyeron en asociación y consiguieron devolverle el aliento a esta casa que alberga tanta historia sobre los emigrantes. Y el objetivo de este primer encuentro, «el primero de muchos», coincidieron todos, «es dar a conocer lo que hemos hecho, de manera que la gente quiera este museo» tanto como lo quieren ellos.

Y de paso, explicar a los visitantes y al mundo en general «que España ha sido un país de emigrantes», porque otro de los fines de celebrar esta unión es recordar, dijo el director del Archivo, Santiago González Romero, «que somos un archivo, un museo y un punto de encuentro» no solo entre asturianos y mexicanos, sino entre españoles y americanos en general. En este sentido, insistió, «queremos que el museo sea un punto de referencia no solo para la emigración asturiana a América, sino para la emigración española». Esta nueva etapa de un proyecto que dio comienzo hace unos años, se basa en estrechar lazos entre los de uno y otro lado. «Esperamos que la jornada de hoy pueda abrirnos nuevas perspectivas de cara a obtener apoyos para futuros proyectos de la Fundación», afirmó el director. Los asistentes recordaron que gracias a esta iniciativa se ha logrado rehabilitar una buena parte de las instalaciones de esta casa indiana convertida en museo, pero aún queda trabajo por hacer, «como establecer servicios complementarios en el exterior que aumenten la capacidad de uso del parque, o un ascensor». En cualquier caso, más allá del aspecto físico del conjunto, «también hemos realizado un trabajo de archivo que hay que ir encajando en los nuevos sistemas digitales para que todas las personas que lo deseen puedan tener acceso a nuestros fondos».

Así lo explicó también el empresario mexicano de origen cántabro Fernando Guerra, uno de los promotores de este proyecto. «Estamos investigando sobre los emigrantes y sus familiares y tratando de digitalizar la información». Guerra definió el encuentro como «una jornada maravillosa que tiene como objetivo preservar la historia de aquellos que se fueron a luchar al extranjero». Entre los invitados que asistieron desde Cantabria estaban Sabino García Vallina, primer accionista de Sniace, e Íñigo Noriega, director de El Diario Montañés.

Esta iniciativa ha permitido rehabilitar buena parte de las instalaciones del museo

Todo ello, «con apoyo moral y económico» de compañías y personas asturianas, españolas y mexicanas. «Lo que queremos es», enfatizó el empresario Antonio Suárez, «atraer a más gente para que vean lo que estamos haciendo, participen y den vida al museo, vida de verdad».

El Principado de Asturias «aporta una cantidad económica para la consecución de este proyecto», aclaró Suárez, quien adelantó que «tenemos intención de acudir al Gobierno de Cantabria, porque hay mucha gente del Patronato de esta región». Ayer quedó patente que un museo es un lugar de «recuperación, conservación e ilusión», dijo el director del archivo.

 

Fotos

Vídeos