La Audiencia mantiene la imputación de cinco personas por la muerte de un operario durante las obras de Valdecilla

La Audiencia mantiene la imputación de cinco personas por la muerte de un operario durante las obras de Valdecilla

Murió en marzo de 2015 aplastado por una bobina de mas de 200 kilos que cayó de una grúa

DM .
DM .Santander

La Audiencia de Cantabria ha revocado la imputación de dos de los siete investigados por el fallecimiento de un operario que trabajaba en una de las empresas que reformó el Hospital de Valdecilla y que murió en marzo de 2015 aplastado por una bobina de mas de 200 kilos que cayó de una grúa.

En un auto, dictado el pasado 18 de junio, la Audiencia estima los recursos presentados a la resolución del Juzgado por los administradores de las empresas encargadas de la grúa y de los operarios que cargaron la bovina, y a los que se les imputaba un delito de homicidio imprudente.

Sin embargo, la Audiencia rechaza los recursos del resto de investigados -el jefe de obra, el coordinador de Seguridad, el gruista y los dos operarios que cargaron la bobina- y ratifica la resolución del Juzgado, que imputó a los cinco un delito de homicidio imprudente y otro contra los derechos de los trabajadores al jefe de obra y al coordinador de seguridad.

En su resolución, que es firme, la Audiencia considera que existe indicios de delito en la acción del jefe de obra, porque no supervisó que la zona por la que se manejaban las cargas y donde falleció aplastado el trabajador, estuviera vallada y no se pudiera acceder a ella.

Y también añade que tampoco comprobó que si las personas que trabajaban para él estaban cualificadas para los trabajos que se les encomendó, en referencia a los dos operarios que colocaron la bobina en la grúa y que eran electricistas de profesión.

La Audiencia considera que, además, existen indicios de que la «responsabilidad» de los operarios que colocaron la bobina fue «evidente», porque no tenían ni formación ni cualificación para ese trabajo y tampoco se negaron a hacerlo cuando supuestamente se lo pidió el gruista.

A ese trabajador también se le imputa un delito de homicidio imprudente, porque la Audiencia señala que levantó la carga sin mirar si había una persona debajo -como fue el caso del operario fallecido- y dio instrucciones a los que colocaron la bobina a más de diez metros y sin comprobar «si estaba bien enganchada».

Este tribunal desestima, además, el recurso del coordinador de seguridad de la obra, porque asegura que «no supervisó adecuadamente los contenidos del plan de seguridad», cuando debía «vigilar todos los riesgos» que podían ocurrir, como el siniestro que se produjo.