Cantabria y Castilla-León estrechan la colaboración para afrontar el invierno en las carreteras

Cantabria y Castilla-León estrechan la colaboración para afrontar el invierno en las carreteras
Javier Cotera

Fomento dispone de 64 máquinas entre estas dos comunidades

Pilar Chato
PILAR CHATOSantander

Un total de 28 provincias tendrán este viernes avisos por riesgo (amarillo) o riesgo importante (naranja) por precipitaciones, nevadas, fuertes vientos o por fenómenos costeros. El invierno está aquí, ahora parece que con todas sus armas. Para hacer frente a sus consecuencias los responsables del dispositivo de vialidad invernal de Cantabria y Castilla y León -que comparten un buen número de carreteras- coordinan sus medios y programas de actuación.

En este marco, este jueves han mantenido un encuentro en el límite entre ambas comunidades, en la localidad cántabra de Mataporquera, según informa EFE. El objetivo es reducir al máximo las situaciones que generan los fenómenos meteorológicos adversas en las carreteras, aunque también han pedido responsabilidad a los ciudadanos.

El Ministerio de Fomento habilita 64 máquinas quitanieves para operar en las carreteras comunes entre Castilla y León y Cantabria -la más importante la Autovía de la Meseta (A-67), de las que 43 pertenecen a la circunscripción cántabra y 21 a Palencia.

Junto a esas máquinas, en toda Castilla y León hay un operativo de casi 3.000 personas entre Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, Protección Civil, mantenimiento de carreteras, y otros profesionales destinados al dispositivo de vialidad invernal, mientras que en Cantabria solo para los viales cuya limpieza garantiza el Ministerio de Fomento hay 130 personas, que se ocupan de los 228 kilómetros de autovías y más de 300 de carreteras convencionales. A todo ello, se suma también el trabajo de las comunidades autónomas y los ayuntamientos.

Ver más

En la reunión de esta mañana han estado presentes los delegados del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, y Cantabria, Pablo Zuloaga y alcaldes de los municipios limítrofes. La primera ha insistido en que ahora lo importante es la coordinación y, por ello, también la próxima semana mantendrá un encuentro con la Comunidad de Madrid en el Espinar, para evitar situaciones como la que se produjo en enero, el fin de semana de Reyes, en la AP-6 entre las provincias de Segovia y Ávila.

Zuloaga ha considerado que estos encuentros suponen aprender «de los errores cometidos» y colaborar entre regiones, que es lo «fundamental», porque si no «de nada servirían las inversiones del Estado» en las comunidades.

Los delegados del Gobierno también han recordado que en casos excepcionales las comunidades autónomas cuentan con la Unión Militar de Emergencias (UME), que dispone de más máquinas quitanieves, material y personal y que hoy también ha contado con representantes en esta reunión celebrada en la zona limítrofe de las dos regiones.

Además, ambos delegados han calificado de «fundamental» el trabajo de los agentes de Tráfico, por lo que han asegurado que las decisiones que adoptan son «clave» para evitar mayores problemas ante las situaciones meteorológicas adversas.

Por ello, han pedido responsabilidad a los ciudadanos, que hagan caso a los avisos en los que se pide precaución y que no se salga a las carreteras si no es necesario, y también han solicitado que la gente se informe y sean «comprensivos» con las medidas que se tienen que aplicar.

Respecto a lo que se espera para este invierno, un representante de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha recordado que la estadística que tiene este organismo «es similar» a la que se usa para conocer la intención de voto en unas elecciones. «Así que os podéis imaginar», ha bromeado. Sin embargo, ha señalado que esta semana «viene mal» y que se puede prever un invierno, sobre todo, con mucha lluvia.

Pablo Zuloaga ha subrayado ese trabajo que lleva a cabo la Aemet para predecir el tiempo y decidir los medios necesarios para garantizar la situación de las carreteras y, aunque ha reconocido que lo que ocurra con una gran nevada no se puede conocer, ha insistido en que sí se pueden evitar «grandes consecuencias».

 

Fotos

Vídeos