Condenan a Iberia a pagar 250 euros a una pasajera por cancelar el vuelo Madrid-Santander

Condenan a Iberia a pagar 250 euros a una pasajera por cancelar el vuelo Madrid-Santander

La compañía aérea, en situación de rebeldía procesal por no contestar a la demanda, estuvo más de un año sin atender la reclamación de la pasajera

DM .
DM .Santander

El juez ha condenado a la compañía Iberia al pago de una compensación de 250 euros, más los intereses legales, a una pasajera por la cancelación de un vuelo Madrid-Santander en julio de 2018.

La sentencia ha sido dada a conocer el viernes por la Unión de Consumidores de Cantabria (UCC), que ha denunciado que la compañía aérea, en situación de rebeldía procesal por no contestar a la demanda, estuvo más de un año sin atender la reclamación de la pasajera.

Tras presentar demanda judicial el pasado mes de marzo, el Juzgado de lo Mercantil número Uno de Santander ha condenado ahora a la compañía aérea al pago de dicha compensación, en un fallo que es firme.

Los hechos se produjeron el 2 de julio del año pasado y, tras cancelarse el vuelo, la compañía ofreció a los pasajeros un transporte alternativo por carretera «con un retraso superior a siete horas». La UCC remitió entonces a Iberia un escrito de reclamación que «no fue ni tan siquiera contestado por la aerolínea». Posteriormente presentó denuncia ante la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), que la «archivó», tras confirmar que la reclamante tenía derecho a la compensación y manifestar que Iberia se había mostrado «conforme con el pago de la misma».

Pero tras meses de espera sin que este pago se produjera, la viajera interpuso finalmente demanda en los Juzgados de Santander sin recibir contestación de la compañía, añade.

Para la UCC, en este caso lo «importante» no es el dinero, sino el hecho de que Iberia haga «caso omiso» a los consumidores, a sus organizaciones, a la Administración del Estado y a los tribunales, mostrando «una clara falta de respeto» hacia ellos.

Critica también la «falta de sanción» administrativa, lo que produce a los usuarios «una sensación de desprotección absolutamente indeseable, en un Estado moderno que presume de garantista».

Por este motivo, la asociación se ha dirigido por escrito, tanto a AESA como a la Dirección General de Consumo del Gobierno de Cantabria para solicitar a ambos organismos que se pronuncien en cuanto al ejercicio de sus propias competencias en este tipo de casos.

Por último, espera que Iberia cumpla la sentencia y anima a los usuarios de aerolíneas «a no desfallecer» y «reclamar sus derechos en cuantas instancias administrativas y judiciales« consideren oportunas.