Vuelven los atascos a la A-67 tras una mañana tranquila

Así está la A-67 desde las 11.30 horas, a la altura del radar de Gornazo./Luis Palomeque
Así está la A-67 desde las 11.30 horas, a la altura del radar de Gornazo. / Luis Palomeque

La mayor afluencia de vehículos por las vías alternativas provoca pequeños accidentes que a media mañana han hecho aflorar las primeras retenciones en Polanco

Mariña Álvarez
MARIÑA ÁLVAREZSantander

El día ha amanecido con cierta calma en las carreteras a pesar del corte de la A-67. Segundo día después del hundimiento de la calzada a la altura de Barreda. Ayer ir hacia la zona del Besaya fue una auténtica pesadilla. Hasta cinco horas tardaron en salvar ocho kilómetros muchos de los conductores que se vieron atrapados en una ratonera con tres atascos distintos: la propia autovía y las tres carreteras alternativas para salvar el tramo (la N-611 en Requejada, la CA-330 en Polanco y la CA-232 en Mogro). Hoy, muchos aprendieron la lección: un desvío por Solares para enfilar la A-8 hasta Torrelavega. Veinte kilómetros de más, pero libres de retenciones.

Hasta las once de la mañana se ha circulado con bastante fluidez en las vías alternativas, pero la mayor afluencia de tráfico ha provocado algunos accidentes que han traído consigo retenciones.

VÍAS ALTERNATIVAS

N-611
Es la antigua nacional que va de Requejada a Torrelavega, pasando por Barreda.
CA-330
Es la comarcal que se coge en Polanco y conduce hasta el polígono de Los Ochos, en Sierrapando. Ya aquí se puede enlazar con la A-67 y la A-8.
CA-232
Es un desvío que se coge en Mogro, que atraviesa Miengo y Cudón, para desembocar en Requejada y unirse con la N-611.
A-8
Antes de llegar a Solares, los paneles informativos avisan a los conductores que se dirigen a Torrelavega que continúen por esta misma vía. Después, pueden tomar la A-67 en Torrelavega o continuar por la A-8 en sentido Oviedo.

En apenas diez minutos, este periódico ha sido testigo de dos siniestros en la carretera N-611, en Requejada. Uno, a la altura de los talleres Landaluce y el otro, cerca del colegio Pérez Galdós. Ambos sobre las once de la mañana y en los dos, con motos implicadas. Desde ese momento, se han inaugurado las retenciones en el mapa de la DGT.

Desde esta mañana, «Las retenciones se mantienen constantes y apenas varían, siendo de tres kilómetros en la A-67 y de unos cuatro en la nacional», según han indicado a Europa Press desde la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Cantabria.

Con datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) actualizados a las 20.00 horas, hay retenciones de tráfico de tres kilómetros en la A-67, en Polanco, entre el punto kilométrico 187, en Requejada, al 190, en Mogro, dirección Palencia.

El desvío alternativo a la autovía, la carretera N-611, en Barreda, también registra retenciones de cuatro kilómetros a esta hora desde el punto 187, en Barreda, hasta el 191, en Polanco, en sentido Palencia.

Luis Palomeque

Pero hasta que han ocurrido los accidentes el tráfico discurrió con normalidad, sin problema alguno para llegar por la A-67 hasta el desvío de la N-611 (en Requejada) para seguir el viaje hasta Torrelavega.

Y los que eligieron ir de Santander a Torrelavega por Solares, mejor todavía. Es el caso de Mónica García, vecina de Maliaño que trabaja en Cabezón de la Sal. Ayer tardó casi dos horas en llegar, atascada en medio de un maremágnum de coches parados sin saber qué ocurría ni cómo escapar del tapón. «Hoy he madrugado un poco más y me fui por Solares. Llegué a mi hora sin ningún problema», asegura.

«Hoy he madrugado un poco más y me fui por Solares. Llegué a mi hora sin ningún problema» Mónica García | Vecina de Maliaño

Igual que David Martínez, que vive en Santander y trabaja en Torrelavega: «Como vi lo que pasó ayer decidí ir hasta Solares. Decisión acertada: tardé 25 minutos en llegar a Torrelavega a pesar de los kilómetros de más». La curiosidad le llevó a acercarse a Gornazo a ver cómo estaba la situación, «y sí, en hora punta se retenía un poco el tráfico, pero no estaba parado como ayer. Hoy fluye».

«Decidí ir hasta Solares. Acerté: tardé 25 minutos en llegar a Torrelavega a pesar de los kilómetros de más» David Martínez | Vecino de Santander

Hoy a las nueve de la mañana no había retenciones importantes. Ayer a esas horas las colas eran ya kilométricas. «La gente ha espabilado y ha salido antes de casa», razonan conductores que han pasado por la 'zona cero'.

La información está funcionando desde primera hora. Ayer el cierre de la autovía, con el hundimiento ocurrido sobre las cinco de la madrugada, pilló por sorpresa a los que tenían que pasar por allí después. El lado positivo: ningún coche circulaba por ese punto cuando el asfalto se vino abajo dejando un socavón de unos tres metros de ancho.

«Todo está muy señalizado, hay paneles que advierten del atasco y de los desvíos» Rafael Poo | Vecino de Miengo

Hoy los paneles de la autovía y las señales verticales indican desde bien antes de llegar que hay que desviarse. «Todo está muy señalizado, hay paneles que advierten del atasco y de los desvíos», afirma Rafael Poo, que ha hecho el camino a la inversa -de Torrelavega a Santander- sin observar incidencias en sentido contrario.

La versión oficial de la DGT en este segundo día de corte total en el carril Torrelavega-Asturias de la Autovía de la Meseta (A-67), es que se ha iniciado con tráfico denso pero fluido, siendo lo más significativo las ligeras retenciones que se producen en las travesías de Requejada y de Barreda.

El hundimiento de la calzada se produjo en la madrugada del lunes al martes como consecuencia de las fuertes lluvias. Desde entonces, la actividad no para en la zona afectada. Hoy hay una veintena de personas trabajando allí, entre ingenieros y obreros, las 24 horas del día. Tres palas excavadoras llevan enormes piedras, que están colocando bajo la escollera para sustentar el tramo hundido. No hay una fecha oficial para la finalización de la obra y la reapertura de la autovía, aunque ya se empieza a indicar que se podría tardar una semana. Hoy el Ministerio de Fomento ha calculado que «hasta lunes o martes» el corte de la autovía tendrá que seguir siendo total.

El Gobierno cántabro dice que Fomento «trabaja muy fuerte» para reparar el desprendimiento que tiene cortada la A-67

El consejero de Obras Públicas, Ordenación del Territorio y Urbanismo, José Luis Gochicoa, ha asegurado hoy que el Ministerio de Fomento está «trabajando muy fuerte» para reparar el desprendimiento ocurrido el martes en la A-67, a la altura de Barreda, que ha obligado al corte total de la vía desde Polanco.

A preguntas de la prensa en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), el consejero ha explicado que su departamento se ha puesto en contacto tanto con la Jefatura Provincial de Tráfico como con la Demarcación de Carreteras del Estado en Cantabria y, en principio, se considera que el hundimiento ha sido provocado por las intensas lluvias caídas el lunes por la tarde y madrugada del martes, que han incidido «en un momento muy malo de las obras».

De hecho, Gochicoa ha asegurado que «la situación era la peor posible». «Si esto sucede dentro de 20 días o un mes, con el muro terminado, posiblemente la situación no hubiera sido la misma», ha sostenido, en referencia al profundo socavón que ha causado el desprendimiento en una zona que se encontraba en obras.

El consejero también ha señalado que su departamento se ha coordinado con la Dirección General de Tráfico para establecer los recorridos alternativos mientras se prolongan las obras de reparación de la vía, que son por Solares, para tráficos de media distancia, y para los más locales, la rotonda de Polanco con opciones hacia la CA-330 hacia Los Ochos, o la nacional N-611.

La planificación de Correos

Además de planificar con antelación el itinerario alternativo, hoy los conductores también han madrugado más para llegar a tiempo a sus destinos. Por ejemplo, los trabajadores de Correos. Si normalmente comienzan sus rutas a Torrelavega las 07.00 horas, hoy los repartos los tenían preparados ya desde una hora antes. Los repartidores decidieron evitar el desvío de Requejada visto el embudo que se formó ayer allí, y salieron por travesías de Puente Arce y Bezana.

Ayer