La mayoría de la cúpula de Podemos pide a Rosana Alonso que dimita

Reunión del Consejo Ciudadano de Podemos en marzo de este año. /Celedonio Martínez
Reunión del Consejo Ciudadano de Podemos en marzo de este año. / Celedonio Martínez

El secretario de Organización denuncia ante Garantías una «conspiración» del sector afín a Verónica Ordóñez para derrocar a la secretaria general y a su núcleo de confianza

Enrique Munárriz
ENRIQUE MUNÁRRIZSantander

Podemos está al borde del abismo. La guerra en el Consejo Ciudadano Autonómico -la dirección del partido- es total y llegará hasta las últimas consecuencias. Nueve de los 17 integrantes, todos ellos afines a Verónica Ordóñez y algunos pertenecientes a su candidatura a las primarias, exigieron este martes a su secretaria general, Rosana Alonso, que dimita de sus «responsabilidades» y deje de «manchar el nombre del partido» por los casos de acoso. La petición también se extiende a los secretarios de Organización, David González, y de Feminismos, Belén Milán, y al diputado José Ramón Blanco tras desvelar este periódico el expediente de la Comisión de Salud y Seguridad que pide la inhabilitación de los cuatro «por actuaciones y conductas de graves faltas de respeto y autoritarismo».

Los nueve consejeros consideraron un «insulto» que «intenten criminalizar» a una de las denunciantes, la también candidata a las primarias Verónica Ordóñez, según el comunicado remitido por Pablo González de la Riva, Elsa de Miguel, Luis del Piñal, Rosario Quintana, David García Navarro, Mercedes González, Iñaki Rodríguez y otras dos consejeras que «prefieren que su nombre no aparezca». La que no lo rubrica , al menos de forma explícita, es la propia portavoz parlamentaria.

Los miembros de la dirección salieron así al paso de las declaraciones realizadas por Alonso, González y Milán tras el informe emitido por el Comité de Salud Laboral por los casos de acoso a dos compañeras de partido y una trabajadora. González y Milán denunciaron en un comunicado conjunto que la «supuesta investigación» abierta a Blanco forma parte de «una campaña orquestada de difamación y desprestigio» que busca «imponer» a Ordóñez como «única voz» en Podemos en contra del criterio de los inscritos».

La mayoría de la dirección denuncia que «unos pocos» «se han apropiado de sus competencias»

La mayoría del Consejo les acusó de «apropiarse de competencias que no les corresponden al realizar comunicaciones en nombre de la dirección de Podemos Cantabria cuando ésta no se ha pronunciado» y «ni siquiera se ha reunido a pesar de las continuas propuestas de reunión para atajar la crisis por algunos miembros de la dirección». Afirmaron que estas personas «han mentido y/o ocultado información» a la dirección sobre la investigación.

Y denunciaron que «no sólo no se está apoyando a ninguna de las denunciantes, sino que se las está haciendo partícipes de una conspiración que no tiene 'ni pies ni cabeza' y que sólo ha podido salir de quien está más interesado de que se hable de primarias y no se hable de lo verdaderamente importante: tres denuncias de acoso interpuestas por tres mujeres diferentes».

Tumbar a Alonso

El manifiesto firmando por diez miembros de la dirección se remitió después de hacerse público un acta del Consejo Ciudadano de Camargo, fechado el 17 de octubre, en el que Viti Camacho, integrante de la dirección, reconoció ante los inscritos que dos meses después de que Rosana Alonso consiguiese la Secretaría General nueve compañeros del CCA se reunieron para tratar de organizar una «conspiración» para «quitar a González de la secretaría general, reestructurar y repartirse las áreas de responsabilidad y las liberaciones, tumbar y echar a Alonso y descabezar la corriente de la posible lista a las primarias», según detalla en el documento.

Un acta del Consejo de Camargo alerta de un encuentro clandestino para fulminar a la líder

En el mismo, el candidato a líder morado en Camargo, Ricardo Amigo, les acusó de participar en una «conspiración» contra Podemos y su estructura democrática, con la «clara intención de descabezar cualquier oposición a sus intereses». Camacho, según el acta, reconoce la existencia de esa reunión en un parque cercano al Parlamento y la creación de un grupo de Telegram -el sistema de mensajería que usan en Podemos- «que se creó para llevar a cabo lo hablado en esa reunión» y aseguró que a los pocos días se salió porque ella no era una «conspiranoica». También afearon a Camacho que no lo comunicase, a lo que ella respondió que se lo dijo a «quién debía». Por todo ello y ante las acusaciones, el secretario de Organización denunció este martes por la tarde al Comité de Garantías nacional para que tome medidas y esclarezca si lo que pone en el acta es real, porque «una conspiración» es de «extrema gravedad».

Los nueve consejeros, sin embargo, afirmaron que «son totalmente falsos los hechos» que se relatan en el acta público el Círculo de Camargo. «Intentan manchar a compañeros que en todo momento han trabajado por el bien de Podemos», dijeron y anunciaron que tomarán «acciones legales». Además, creen que «llama la atención que las personas que hacen constar esas falsedades son cercanas al denunciado y miembros de la lista de Rosana Alonso».

Los morados a un paso del acuerdo con IU y Equo en Bezana

Los partidos Podemos, Izquierda Unida y Equo se mostraron dispuestos a volver a presentarse conjuntamente a las próximas elecciones municipales a través de una coalición abierta que dé también cabida a vecinos que no pertenezcan a ninguna de las formaciones citadas y están a un paso de cerrar de nuevo su alianza en Bezana. Los tres partidos esperan aumentar el número de votos que obtuvo en 2015 la candidatura conjunta entre Izquierda Unida y miembros del Círculo de Podemos, que bajo la denominación de Asamblea Ciudadana Por Bezana (ACPB), les dio un concejal y les permitió formar parte del Gobierno municipal.

 

Fotos

Vídeos