El Sindicato de Enfermería denuncia el cierre de 30 camas de hospital en la región este verano

El Sindicato de Enfermería denuncia el cierre de 30 camas de hospital en la región este verano

Lamenta que las administraciones utilizan todos los años como «chivo expiatorio» el argumento de que «la gente se va de vacaciones»

DM .
DM .Santander

El Sindicato de Enfermería (Satse) ha denunciado este lunes los «recortes de verano» en los servicios autonómicos de salud que supondrán el cierre de, al menos, 12.700 camas en los hospitales -más de 30 de ellas en Cantabria-, lo que afectará «negativamente a la seguridad» de los ciudadanos.

En un comunicado, Satse afirma que las administraciones sanitarias públicas utilizan todos los años como «chivo expiatorio» el argumento de que «la gente se va de vacaciones» para cerrar camas y servicios y no suplir «adecuadamente» a los profesionales de enfermería y fisioterapeutas en los centros.

Según sus datos, en Andalucía el cierre de camas se estima en más de 1.800; en Extremadura, unas 370; en Asturias, más de 360; en Baleares, más de 120; en Euskadi, más de 730; en Castilla-La Mancha, unas 500; en Murcia son más de 350 camas cerradas; en Madrid, más de 1.400, y en Castilla y León, más de 450 camas.

En La Rioja son cerca de 50 las camas cerradas; en Navarra, más de 170; las más de 30 en Cantabria; en Galicia, unas 900; en Aragón, alrededor de 500; en Cataluña, unas 1.900 y en la Comunidad Valenciana, las camas cerradas rondan las 3.000.

Los «recortes» de verano también afectan a los centros de salud, según el sindicato, ya que un «alto porcentaje» de ellos cierran sus puertas por las tardes.

En el comunicado, Satse asegura que en esta época se podía aprovechar para reducir las listas de espera, sin embargo, éstas aumentan más al «paralizarse» las consultas externas, las pruebas diagnósticas y las intervenciones quirúrgicas no urgentes.

Afirma que el cierre de camas también provoca la «masificación» de pacientes en los servicios de urgencias, lo que obliga a los profesionales sanitarios a atenderlos, «en muchas ocasiones, en zonas no habilitadas para ello, como los pasillos».