'Helena' amenaza con dejar nieve a partir de 400 metros este sábado

Las nevadas regresan de nuevo este fin de semana. /DM
Las nevadas regresan de nuevo este fin de semana. / DM

Cantabria estará desde este viernes en aviso naranja por fenómenos costeros y en la madrugada del sábado ya se activa la alerta por nevadas en el centro y el sur de la región | La A-67, entre Reinosa y Mataporquera se encuentra con circulación condicionada por la nieve

DM

Aunque en los últimos días ya se ha visto caer copos de manera más o menos intensa en las zonas altas de Cantabria, será en las próximas horas cuando volverá a nevar de verdad por culpa de -o gracias a- la borrasca 'Helena', que llega con más viento, más precipitaciones y un desplome notable de las temperaturas. Sus efectos comenzarán a hacerse evidentes este viernes, sobre todo en el mar y también en el interior y la montaña, y a partir de este sábado de manera más intensa. De hecho, en la jornada del sábado, gran parte de la comunidad autónoma estará en alerta por fuertes nevadas que podrían pintar de blanco cualquier punto a partir de los 400 metros de altitud.

En Campoo, Valderredible y Liébana el aviso será amarillo por espesores de hasta 15 centímetros y en el centro y Valle de Villaverde, aunque la capa no superará los seis centímetros, la alerta crece a naranja por los posibles efectos adversos sobre la circulación. Ante lo que pueda llegar, el Gobierno regional y el Ministerio de Fomento han movilizado en las carreteras a 210 operarios y 95 máquinas.

La circulación se complica en la A-67 y la N-611 entre Molledo y Reinosa

La nieve está condicionando la circulación entre Molledo y Reinosa, en la A-67 y en la N-611. El carril izquierdo entre Molledo y Reinosa de la A-67 está cortado al tráfico, además de prohibir el paso entre estas dos localidaes a los camiones que están siendo embolsados en Molledo.

La situación de las carreteras de Cantabria ha variado muy poco respecto a los últimos días, de forma que, debido a la nieve o el hielo y sobre todo, por los desperfectos que dejaron las inundaciones de la pasada semana, en la red autonómica dos continúan cerradas al tráfico, otras ocho tienen un carril cortado y hacen falta cadenas para circular en las ascensiones a San Glorio y a Alto Campoo.

En la red principal, donde se mantiene cerrada al tráfico la carretera nacional N-611 en Somahoz, desde el punto kilométrico 171 al 168,7, en Villasuso, en ambos sentidos; y en Pesquera, desde el kilómetro 150,3 al 156,3, en Arenas de Iguña.

Las ocho carreteras de la red secundaria que tienen un carril cortado al tráfico son: Arenas de Iguña-San Vicente de Toranzo, Treceño-Puente El Arrudo, Valle de Cabuérniga-Puentenansa, Potes-Fuente Dé, Puentenansa-Piedrasluengas, Los Corrales de Buelna-Collado de Cieza, Cóbreces-Tramalón y el acceso a Villasuso de Cieza.

Además, hay otras dos carreteras cerradas completamente al tráfico, que son Las Fraguas-Los Llares-Brenes y Cabezón de la Sal-Valle de Cabuérniga; y otras dos con estrechamiento de carril: Regules-Los Tornos y el acceso a Bárcena Mayor.

Las incidencias en el resto de carreteras se deben a la presencia de nieve o hielo en la calzada, motivo por el que sigue cerrada la carretera de Lunada y se necesitan cadenas en la carretera de acceso a Alto Campoo (CA-183) y en la nacional 621, en el Puerto de San Glorio.

Toda la información actualizada sobre el estado de las carreteras se encuentra disponible en la web www.carreterasdecantabria.es. Las que se han visto afectadas por el temporal de los últimos días llevan como distintivo de la incidencia 'causas varias'.

Pero este viernes la probabilidad de precipitaciones localmente fuertes será muy elevada por la tarde, el viento será intenso y ya podría haber nevadas por encima de los 700 metros durante la noche. Un anticipo de lo que viene. «Desde luego, lo peor vendrá el sábado», apunta José Luis Arteche, responsable de Aemet en Cantabria. Después, el domingo, la situación tenderá a normalizarse lentamente, aunque seguirán las lluvias mientras que la cota de nieve va ascendiendo de forma conjunta con las temperaturas.

La Aemet dice que el deshielo esta vez no será tan rápido, así que no hay riesgo de inundaciones

Será un cambio más gradual que el que se dio la pasada semana, cuando las fuertes lluvias se juntaron con el deshielo -más que la temperatura, el agua fue el que actuó como fundente- y desencadenaron el desbordamiento de varios ríos. Ahora, el peligro de que se repitan esas inundaciones es inferior.

En la costa, 'Helena' dejará este viernes olas de hasta cuatro metros y de forma progresiva podrían ir en aumento hasta los siete en el pico que se espera para este sábado.

Picos de Europa y Alto Campoo, en riesgo notable de aludes hasta el domingo

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha avisado de riesgo notable de aludes en Picos de Europa y Alto Campoo durante el viernes y el fin de semana, por lo que desde Protección Civil y Emergencias, y el Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria se recomienda extremar la prudencia en ambas zonas para evitar accidentes.

Según la Aemet, a lo largo de esta tarde de hoy, los depósitos de nieve reciente en ambas zonas, a veces con intercalaciones de nieve granulada, comenzarán a ser importantes, sobrecargando el manto y comprometiendo su estabilidad.

Serán posibles aludes de nieve reciente de tamaño 2 (suficientes para enterrar a una persona), y en zonas altas, con el manto menos compacto, hasta de tamaño 3 (capaces de enterrar y destruir un coche).

A partir de los 1.800 o 2.000 metros se formarán placas de viento en sectores donde existen ya grandes acumulaciones, por lo que su colapso o rotura podrá movilizar mucha nieve, dando lugar a aludes de tamaño 3.

Este sábado continuará nevando de forma persistente por encima de 900 metros, incluso por la tarde desde los 500-600 metros. El viento virará al noroeste y seguirá soplando con fuerza en cotas altas. La estabilidad del manto disminuye y el peligro de aludes será también notable.

El domingo las nevadas remitirán, pero las pendientes estarán aún muy cargadas por las precipitaciones del sábado. El ascenso de temperaturas durante el día y la eventual apertura de claros contribuirán a activar las purgas, sobre todo en las cotas bajas y medias, y en pendientes de solana a mayor altitud.

Las placas continuarán sensibles, y el viento, que vira a norte, formará otras en nuevas orientaciones. La estabilidad del manto continuará alta y el peligro de aludes seguirá siendo notable, ha informado el 112.