La gran incógnita de la capital

La gran incógnita de la capital

Gema Igual aspiraa ser la primera mujer en ganar unas elecciones en Santander y a retener el bastón de mando en un escenario de retroceso para el Partido Popular

DM .
DM .Santander

Santander, sus resultados electorales, la formación de su Ayuntamiento, y quién se postulará para sujetar el bastón de mando es una de las grandes incógnitas de la noche electoral, con dos nombres encima de la mesa: Gema Igual y Pedro Casares.

La popular Gema Igual aspira hoy a ser la primera mujer en ganar unas elecciones en Santander y, además, busca el apoyo necesario para poder retener el bastón de mando que recogió de las manos de Íñigo de la Serna horas después de que fuera nombrado ministro de Fomento.

El socialista Pedro Casares quiere protagonizar el gran cambio en una ciudad que suma ya cuarenta años de gobierno del PP (es la única capital de provincia de España donde no ha habido alternancia) y para ello necesita mejorar los resultados logrados por su partido hace cuatro años, cuando logró cinco concejales.

Y ambos políticos, para lograrlo, deberán acudir tras las elecciones de hoy a los pactos. Porque el PP ya perdió en la capital la mayoría absoluta en los comicios de 2015 (se quedó a un solo concejal) y es de prever que el escenario de retroceso que sufre el PP en toda España se deje notar también en Santander. Y porque el PSOE deberá recurrir a otras fuerzas que han estado en la oposición para poder desbancar a Igual del sillón presidencial de la Corporación. Aun así, los socialistas llegan al 26 de mayo convencidos de que el cambio en Santander es posible y para ello recuerdan que su partido ya fue el más votado en la ciudad en las elecciones generales del 28 de abril.

La campaña electoral ha estado marcada por esta posibilidad de cambio en la ciudad. Gema Igual no se ha cansado en estos últimos quince días de mostrar los proyectos ya ejecutados durante su mandato y se ha agarrado a un programa formado por 306 propuestas «reales, ejecutables y cuantificadas» apelando al voto útil. Pedro Casares, por su parte, ha hecho de la «necesidad» de un cambio en Santander su principal arma para poner fin al «caos».

Entre el resto de partidos que concurren a las elecciones hay caras habituales y novedades. El regionalista José María Fuentes-Pila aspira a acabar con las dificultades que tradicionalmente tiene en Santander el PRC y a lograr un resultado que le permita ostentar una amplia representación en el Ayuntamiento y ayudar al previsible triunfo de Miguel Ángel Revilla en Cantabria. Miguel Saro es el candidato de Unidas por Santander, la coalición de partidos de la izquierda que han constituido Izquierda Unida, Equo, Santander Sí Puede y Podemos.

Entre las novedades aparece Javier Ceruti. El candidato de Ciudadanos, que no ha desvelado sus preferencias de pactos durante la campaña, puede tener un papel decisivo en la formación del próximo gobierno municipal.

Por último, otra de las grandes incógnitas es ver el apoyo que tendrá en Santander Vox. El partido de Abascal presenta como número uno a Guillermo Pérez-Cosío.

Ganemos, prácticamente desaparecido durante la campaña, Ola Cantabria, el Partido Humanista y el Partido Libertario, completan la lista de formaciones que presentan hoy papeletas en los colegios electorales.

Los números 1

Gema Igual - PP

Pedro Casares- PSOE

José María Fuentes-Pila- PRC

Javier Ceruti - Ciudadanos

Vania Isabel Rosa - Ganemos

Guillermo Pérez-Cosío - Vox

Cora Vielva - OlaCantabria

Miguel Saro - Unidas por Santander

Jordi Álvarez - Partido Humanista

Marcos Ordas - Partido Libertario

La suma de ambas fuerzas otorga los 14 concejales que conceden la mayoría absoluta en el Ayuntamiento de Santander, donde los populares sólo mantendrían la Alcaldía con el supuesto apoyo regionalista para una alianza que siendo posible se antoja improbable.

Más probable parece un pacto entre el PRC y el PSOE, al que las encuestas premian con el mayor avance (pasaría de cinco a ocho o incluso nueve ediles). Con la ayuda necesaria de Unidas por Santander, que obtendría otros dos concejales, regionalistas y socialistas cobrarían la fuerza suficiente como para cumplir con su aspiración en la capital: desalojar al PP.

Esta combinación de partidos dejaría de espectador a Ciudadanos, que si bien incrementa su representación (los muestreos le otorgan entre tres y cuatro ediles) queda fuera de todo pacto.

Este es el guión de las encuestas, que, por supuesto, podrían errar. Y a esa posibilidad se agarra el PP, que confía en que el electorado tenga hoy un comportamiento distinto que le permita un abanico de opciones más amplio que el que le dan los sondeos.

Ver más

De no producirse esa variable, los populares tendrán que hacer una traumática mudanza a la oposición, traslado que no hubieran imaginado hace ocho años.

Entonces, en 2011, en plena marea azul, el PP lograba en Santander una contundente mayoría absoluta con el 56% de los votos y 18 concejales de la mano de Íñigo de la Serna, que cuatro años después, en 2015, se dejaba por el camino electoral hasta cinco ediles.

Una hemorragia que su sustituta, Gema Igual, no ha podido contener en estos últimos cuatro años y que, además, viene acompañada de un significativo ascenso de sus principales enemigos, PSOE y PRC, hoy absolutamente convencidos de que, sumando apoyos, Pedro Casares y José María Fuentes-Pila van a obrar el cambio político que barruntan los sondeos.