La Policía de Santander impone 53 denuncias por saltarse el toque de queda

Los agentes también denunciaron a dos establecimientos hosteleros: a uno por ejercer actividad en el interior del local a otro por «no facilitar las hojas de reclamaciones oficiales»

Imagen de archivo de agentes de la Policía Local de Santander/
Imagen de archivo de agentes de la Policía Local de Santander
DM .
DM . Santander

La Policía de Santander ha puesto este fin de semana un total de 85 denuncias por incumplir las medidas restrictivas por la pandemia del coronavirus, la gran mayoría -53- por no respetar el toque de queda decretado de diez de la noche a seis de la madrugada y, también, por no usar la mascarilla obligatoria, en concreto 30.

Además, los agentes identificaron a dos personas por incumplir las restricciones de movilidad entre comunidades, que limita la entrada y salida de Cantabria, ha informado la Policía.

Los efectivos también han denunciado a los responsables de nueve viviendas situadas en diferentes calles de la ciudad por molestias de música y voces en tono elevado, originadas por la celebración de fiestas.

También han denunciado a los responsables de dos establecimientos hosteleros, uno en la calle Francisco Tomás y Valiente a las 21.00 horas del viernes, por incumplir la normativa sanitaria vigente, al ejercer actividad en el interior del local, permitiendo el acceso de varios clientes, y servir a otros en la terraza si ocupar ninguna mesa. Además, «no tenía visible la lista de precios, no tenía hojas de reclamaciones y no presentó la licencia de apertura».

Y a otro en la calle Joaquín Costa, a las 08.30 horas del domingo, por «no facilitar las hojas de reclamaciones oficiales».

Denunciadas trece personas en Camargo

La Policía Local de Camargo denunció el fin de semana a trece personas por no respetar las medidas de prevención frente al Covid-19 fijadas por las autoridades sanitarias. Así, a las 1:20 horas de la madrugada del viernes al sábado, se denunció a una persona por incumplir la limitación de circulación en horario nocturno.

El sábado por la noche se denunció a ocho personas por ese mismo motivo, al hallarse en la terraza de un establecimiento hostelero que ya se encontraba cerrado, consumiendo bebidas y charlando.

Además, a uno de ellos se le efectuó otra denuncia por proporcionar datos falsos a los agentes cuando procedían a su identificación.

Posteriormente, esa misma noche se realizaron otras tres denuncias por circular por la vía pública fuera del horario permitido, y el domingo se denunció a una persona por no llevar la mascarilla colocada cuando estaba paseando a su perro.

Por otro lado, el día viernes 19 a las 20.00 horas se denunció a una persona por beber en la calle durante una patrulla a pie de las que se realizan por los lugares en los que se sospecha que pueden acudir jóvenes a realizar botellón. Ese mismo día también se realizaron tres controles de alcoholemia y de documentación en diferentes puntos del municipio con el resultado de dos denuncias a conductores por carecer de la ITV.

El sábado día 20, la Policía Local acudió al aviso de un botellón, dispersandose los jóvenes a la llegada de la patrulla. Sin embargo, pudieron interceptar a uno de ellos, sobre el que se formuló denuncia por estos hechos y por desobediencia, al no atender la orden de alto de los agentes.

También el sábado se realizó otro control de alcoholemia, con resultado de dos denuncias administrativas por positivos, una de ellas a una conductora novel.