Revilla cree que «puede ser el momento» de potenciar la producción hidroeléctrica en San Miguel de Aguayo

Revilla cree que «puede ser el momento» de potenciar la producción hidroeléctrica en San Miguel de Aguayo
María Gil Lastra

El presidente regional ha destacado que los embalses necesarios para llegar a los 1.400 megavatios ya están construidos

DM .
DM .Santander

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, cree que «puede ser el momento» de poner en marcha el proyecto previsto en su día para aumentar el potencial de energía que se genera en la central ubicada en San Miguel de Aguayo, y pasar de los más de 300 megavatios que se producen en la actualidad a cerca de 1.400. Con este propósito, el jefe del Ejecutivo tratará de «convencer» de la ampliación de potencia a Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol, empresa que el mes pasado adquirió activos de Viesgo por importe de 750 millones de euros, entre ellos la central de la comarca de Campoo-Los Valles, y con quien se reunirá la próxima semana.

Así lo ha dicho este martes Revilla durante la clausura del curso 'La energía del futuro en la nueva era digital', organizado por Viesgo y celebrado en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander, y que ha contado con la participación del presidente de la eléctrica. En el acto, en el que ha intervenido asimismo Gema Igual, alcaldesa de la capital cántabra, el presidente de la Comunidad ha indicado que tratará de convencer al representante de Repsol de que ponga en marcha «cuanto antes» el proyecto previsto en Aguayo hace una década, pero que no se llevó a cabo ante la caída del consumo de energía por la crisis.

«No era el momento» de realizar la inversión, ha admitido Revilla, que sin embargo cree que «ahora sí puede ser el momento» de materializar el desembolso y aumentar el potencial de esta central, un «reservorio hidroeléctrico» de Cantabria.

Así, tras admitir que están «expectantes» por la operación de Repsol sobre Viesgo, el presidente autonómico y líder del PRC ha agregado que Cantabria tiene puestas «todas sus ilusiones» en potenciar la energía hidroeléctrica de la estación hasta superar el millar de megavatios. Algo que se podría lograr sin que «nadie» ponga «una pega», toda vez que los embalses necesarios ya están y solo habría que aumentar el potencial energético. «¡A ver quién hace ahora dos pantanos en España!», ha expresado, en alusión a posibles protestas.

Revilla ha subrayado las «importantes» posibilidades hidroeléctricas que tiene Cantabria, y ha recordado también la dependencia «brutal» que tiene España, que importa el 60% de la energía y «teniendo el sol que tenemos», ha enfatizado.

Por eso, el regionalista ha animado a las empresas del sector a que «apuesten decididamente» por las renovables que, «sin duda, son el futuro». En este punto, ha opinado que en nuestro país «vamos un poco lentos» en la «reconversión» a estas fuentes, por lo que debemos «ponernos las pilas», ha considerado.

Las renovables, el futuro

Revilla ha comparado, por ejemplo, que la energía solar producida en Alemania «triplica» la de España, pese a que aquí la rentabilidad del sol es un 38% «más eficaz», según ha aseverado el presidente regional, que ha reivindicado que «el mundo que viene se tiene que mover con renovables». «Es un imperativo», porque no se puede «seguir con una contaminación brutal que acabe con el planeta».

En relación con esto último, el presidente de Viesgo, Miguel Antoñanzas, ha evidenciado que la energía tiene «mucho que ver» con el medio ambiente, que a su vez es una de las «tres grandes preocupaciones» de cualquier sociedad avanzada. En este punto, Antoñanzas ha defendido que la eléctrica que representa lleva tiempo comprometida con el sector de las renovables, además de con Cantabria y Santander. Otras ideas que ha expuesto en la clausura del curso de la UIMP han sido que la energía es «la puerta de entrada al desarrollo» o que «no puede haber sociedad desarrollada sin energía», vinculada, además, a factores como la competitividad y el empleo.

Por su parte, la alcaldesa de Santander ha opinado igualmente que las empresas deben «cambiar de mentalidad», al tiempo que las instituciones deben hacer que los ciudadanos también lo hagan. Igual ha puesto como ejemplo la inversión de 11 millones de euros para cambiar las luminarias de la ciudad, que además de generar 11.000 toneladas menos de CO2 permitirá ahorrar un 80% en el consumo y en la factura, que pasará de 2,8 millones a 600.000 euros.

Esta práctica se trasladará también a medio centenar de dependencias municipales, ha agregado la regidora, que también ha indicado que se va a realizar una auditoría externa para ver si hay que cambiar o ampliar algún punto de luz en la urbe, a raíz de que algunos vecinos dicen que con el cambio de farolas «se ve menos».

En la clausura del curso organizado por Viesgo también ha intervenido, además de Revilla, Antoñanzas e Igual, el rector de la UIMP, Emilio Lora-Tamayo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos