Revilla asegura que Furaco «está a tope» y lo ofrece para repoblar la Casa del Oso en Asturias

Revilla asegura que Furaco «está a tope» y lo ofrece para repoblar la Casa del Oso en Asturias
EFE

El presidente cántabro ofrece otra opción: enviar directamente al recinto asturiano a alguna de las decenas de osas que viven en Cabárceno

DMSantander

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha ofrecido hoy a Asturias la posibilidad de reponer a Tola con alguna de las decenas de osas que viven en el parque de Cabárceno o de enviar de nuevo a Furaco para cruzarlo «con una osa de su edad» y sumar así un descendiente más a los 18 hijos que ya tiene certificados. Tola falleció ayer en las instalaciones de la Casa del Oso, donde vivía en un cercado en Asturias. Había llegado allí en 1989 junto a su hermana Paca después de que unos furtivos mataran a su madre y la Guardia Civil rescatese a las dos crías.

Revilla ha reivindicado el honor de Furaco, el oso con el que Tola llegó a tener un osezno que apareció aplastado en el recinto de la Casa del Oso.

«Era un poco vieja para Furaco y no era culpable de esa mala experiencia que tuvo en Asturias», ha afirmado hoy Revilla en la Feria Internacional de Turismo de Madrid al ser preguntado por la muerte de Tola a los 29 años.

Furaco permaneció durante nueve años en el cercado de Proaza, junto a Paca y Tola, aunque a finales de junio del pasado año regresó de nuevo a Cabárceno.

El presidente cántabro ha asegurado que Furaco, desde que ha vuelto a Cantabria «no para» y tiene certificados ya 18 hijos, por lo que, en su opinión, el problema de la descendencia no era del ejemplar cántabro.

«Quiero rehabilitar su honor. Es un oso que está funcionando a tope en Cabárceno. Es una máquina. Está como nunca y si hace falta que le volvamos a mandar, habrá que buscarle una osa de su edad», ha afirmado Revilla, que ha insistido en que los 87 osos que tienen en Cabárceno están a disposición de Asturias.

Es más, ha señalado que deben elegir desde Asturias qué ejemplar quieren si es que no quieren a Furaco que, en su opinión, era el mejor oso que había. Aunque algunos comentarios que se hicieron en Asturias no lo vieran así y señalasen que desde Cantabria habían mandado para preñar a Paca y Tola «a un oso rana».