«Sapiens y neandertales convivieron durante 1.000 años en Cantabria»

La investigadora Ana Belén Marín, en uno de los laboratorios del Instituto Internacional de Investigaciones Prehistóricas./María Gil Lastra
La investigadora Ana Belén Marín, en uno de los laboratorios del Instituto Internacional de Investigaciones Prehistóricas. / María Gil Lastra

Ana Belén Marín, experta del Instituto Internacional de Investigaciones Prehistóricas (Iiipc), que ha publicado un nuevo estudio en la revista 'Plos One', opina que «habría que estudiar más en profundidad la naturaleza del arte rupestre de La Pasiega»

José Carlos Rojo
JOSÉ CARLOS ROJOSantander

El trabajo de Ana Belén Marín (Burgos, 1977)ha consistido, si se permite el símil, en hurgar en el cubo de la basura de los primeros pobladores cántabros. «Hemos analizado los restos de huesos animales que formaron parte de su dieta en 13 yacimientos del norte de España, incluida Cantabria, para averiguar cuando se extinguieron los neandertales en esta región», resume sobre el artículo que ayer publicó en la revista especializada 'Plos One'. Aquella extinción ocurrió hace algo más de 41.000 años. Y es un dato revelador: «Deja constancia de que los neandertales convivieron con el homo sapiens, al menos durante 1.000 años. Un tiempo demasiado corto como para seguir pensando que los humanos modernos tuvieron que ver en su final».

–¿A qué se refiere?

–A que tuvo que haber un factor intrínseco a ellos. Probablemente era una población que se encontraba ya débil y que no pudo soportar las condiciones climáticas locales, que en aquel tiempo fueron muy cambiantes.

–¿Tan complicadas fueron?

–El momento de transición entre Paleolítico medio y superior coincide con un periodo climático con rápidas y abruptas oscilaciones. Ha quedado reflejado en los registros oceánicos de hielo y terrestres de todo el hemisferio norte. Esos registros muestran cambios regionales de temperatura de hasta 16º. Esto afecta a la flora, a la fauna...

–Osea, que no hubo lucha por los recursos con el homo sapiens...

–Su coexistencia, de apenas 1.000 años, fue tan breve que no nos da pie a pensar que fuera así. Aunque si su existencia estaba debilitada, supongo que la llegada de una especie compitiendo por los mismos recursos no facilitó las cosas. Lo que más llama la atención en todo esto es que una especie que hoy sabemos que tenía unas habilidades técnicas, manuales y organizativas con cultura variada y rica, que trasmitía de generación en generación, vivió de forma exitosa durante 210.000 años en Europa, y se extinguió en tan solo 5.000 años cuando apareció el homo sapiens.

«Cantabria debería dotar al Mupac de una sede digna ya»

«El Museo de Prehistoria (Mupac) alberga los fondos de las excavaciones que se han desarrollado en la comunidad y sirve para el estudio de los historiadores de todo el mundo. Por eso creo que deberían darle ya una sede digna y definitiva», aclara Ana Belén Marín. «Esto no ocurre en otras provincias. Basta con mirar a Burgos con Atapuerca». «Nosotros, con esta riqueza patrimonial que tenemos, debemos poner el foco en cuidarlo y ponerlo también en valor desde el punto de vista del turismo».

–Pero no fue una extinción como tal, hubo mezcla genética...

–Hubo cruce genético y progresó la descendencia. Hoy en día tenemos entre un 3% y un 5% de genes neandertales. Pero esto no significa que los neandertales sigan viviendo. Tan solo es que tenemos parte de ellos.

–¿Podría volver a ocurrir algo similar?

–No lo sé. Es irse un poco por las ramas, pero es inevitable plantearse qué nos ocurriría si ahora apareciera una nueva especie humana...

–¿Qué opina de la investigación del portugués João Zilhão en La Pasiega, en la que hace referencia a las capacidades artísticas elevadas del neandertal?

–El trabajo que hemos desarrollado nosotros, más allá de las implicaciones técnicas, viene a completar la información que se está obteniendo en los últimos años sobre los neandertales, abandonando esa idea de rudos y poco adaptados al medio que fomentó su extinción. En ese sentido hay que pensar que hace solo 30 años se decía que eran seres primitivos, que no sabían cazar, y muy débiles en lo cognitivo;y con el tiempo se ha demostrado que eran hábiles cazadores y tenían una cultura muy rica. Pero una cosa es eso y otra plantear lo que João ha planteado en La Pasiega. No entro a juzgar si es cierto o no. Pero me parece que es un asunto un tanto peculiar y que convendría investigar más en profundidad. Por lo pronto ya hay publicaciones en revistas de prestigio que han salido a refutar lo que él ha dicho.

–Hablando de publicaciones, usted lo hizo ayer en la revista especializada 'Plos One'...

–El Iiipc tiene un grupo de investigadores muy potente. Algunos son referentes de su ámbito a nivel internacional. Para mí es un honor formar parte de este gran equipo que realiza investigación al más alto nivel y con un gran impacto.

–Además saben divulgar...

–Es que es básico porque la gente necesita conocer por qué es tan importante lo que hacemos. Pero no sólo nosotros, sino los médicos, los ingenieros, los físicos, los químicos, matemáticos... Todos. Nosotros, como instituto, fuimos promotores a la hora de poner en marcha la 'Noche de los investigadores' que ya lleva 5 años y se ha consolidado en la Universidad de Cantabria como un referente de la divulgación científica en la comunidad autónoma. Además de eso participamos en la 'Feria de la ciencia', en las jornadas de puertas abiertas de los laboratorios, etc.

 

Fotos

Vídeos