Este contenido es exclusivo para suscriptores

Accede 1 mes gratis a todo el contenido y disfruta de la mejor experiencia publicitaria

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app solo para suscriptoresCartas de autor en tu emailOfertas y eventos exclusivos

La huella cántabra en Tito Bustillo

En la cueva. La fotografía, cedida por Lourdes Ortega, esposa de Alfonso Moure, pertenece a la campaña de 1974. Un grupo de alumnos excava en la zona de la antigua boca de la cueva. De pie, Alfonso Moure y Pedro Saura. Entre los alumnos, Carmen Cacho, Federico Bernaldo de Quirós, Isabel Martínez Navarrete, Mercedes Cano y Victoria Cabrera. /DM .
En la cueva. La fotografía, cedida por Lourdes Ortega, esposa de Alfonso Moure, pertenece a la campaña de 1974. Un grupo de alumnos excava en la zona de la antigua boca de la cueva. De pie, Alfonso Moure y Pedro Saura. Entre los alumnos, Carmen Cacho, Federico Bernaldo de Quirós, Isabel Martínez Navarrete, Mercedes Cano y Victoria Cabrera. / DM .

Los arqueólogos cántabros, en especial Alfonso Moure, desarrollaron una importante labor tras el descubrimiento de la cueva hace ya cincuenta años

Lola Gallardo
LOLA GALLARDOSantander

Hace cincuenta años que diez jóvenes aventureros hicieron historia en Ribadesella. Uno de ellos, Celestino Fernández Bustillo, 'Tito Bustillo', falleció poco después en un accidente de montaña. Por eso, sus compañeros decidieron poner su nombre a la cueva. Cincuenta años después, 2018 ha sido un año intenso de actividades sobre el descubrimiento y las excavaciones posteriores en las que fue relevante la participación de arqueólogos cántabros, especialmente la del entonces joven profesor Alfonso Moure, que dirigió las excavaciones entre 1972 y 1986. También participó Manuel González Morales, exdirector del Instituto Internacional de Investigaciones Prehistóricas de Cantabria y catedrático de la Universidad de Cantabria, quien califica el descubrimiento de la cueva como «uno de los más importantes de la Prehistoria española» y lamenta que la ingente labor desarrollada por Alfonso Moure -más de dos décadas dirigiendo las excavaciones y numerosas publicaciones científicas y artículos de divulgación- no se recoja ni en el Centro de Arte Rupestre de Tito Bustillo ni en las exposiciones temporales del cincuentenario: «Parece de justicia dejar constancia de ella», sentencia.

 

Fotos