Entrevista

Oriol Tarrasón: «Todo el mundo se puede haber sentido en una situación de apostar por uno mismo o no»

Oriol Tarrasón. /Atresmedia
Oriol Tarrasón. / Atresmedia

El actor es uno de los protagonistas de 'El nudo', la ficción que está rodando Atresmedia para su plataforma digital

JULIÁN ALÍA

Un accidente de coche es el punto de arranque de 'El nudo', la serie de Atresmedia que en un principio se iba a estrenar en Antena 3, pero que finalmente llegará a su plataforma de pago (Atresplayer Premium). La ficción, que finaliza su rodaje en octubre, cuenta los cambios y problemas que sufren dos parejas amigas tras el terrible suceso, que deja en coma a Daniel, uno de sus protagonistas, al que da vida el actor Oriol Tarrasón (Barcelona, 49 años). La ficción, que se rueda en exteriores e interiores naturales de Madrid hasta mediados de octubre, tendrá 13 capítulos de 50 minutos cada uno.

- ¿Cómo es su personaje?

Mi personaje es Daniel, el marido de Rebeca (Cristina Plaza) y el rector de una universidad familiar. Es un matrimonio con un buen nivel económico y cultural, pero él está en un momento vital de necesidad de ciertos cambios. Es un personaje que se siente en una cárcel emocional, y propone un cambio: abandonar la universidad. Eso acarrea unas consecuencias que van a comenzar a salpicar a todos los personajes que están a su alrededor.

- Y sufre un accidente de coche.

Ese es el detonante de lo que va a ocurrir. De hecho, es el primer plano de la serie. Y a partir de ahí, el intento de averiguar qué hacía este personaje en ese coche, con quién iba, y por qué. Eso es lo que se va a ir investigando de la mano de su mujer, y lo que genera esa situación de 'thriller'.

- ¿Pesa más esa vertiente de 'thriller' o la de las relaciones personales?

Yo creo que el lado emocional pesa más, pero lo que hace avanzar la serie es el lado policíaco, el averiguar lo que pasó. Aunque a medida que vas avanzando en esos pasos se va descubriendo todo el embrollo emocional, que es lo que realmente da cuerpo a la serie. No es una serie en la que solo hay un policía que investiga un caso, sino que el peso está en lo emocional, que es donde se puede empatizar como espectador. La parte de 'thriller' es lo que hace que mantengas la atención capítulo a capítulo, y la otra va a hacer que el espectador se cuestione lo correcto o lo incorrecto de las decisiones.

- ¿Va a hacer reflexionar al espectador?

Sí, porque plantea preguntas: ¿Realmente estamos en la vida donde queremos? Y en el caso de que sea que no, ¿te ves con fuerza para salir de esa zona y buscar lo que quieres? Esas son las preguntas que se está haciendo el personaje. Lo tiene todo, pero no tiene nada de lo que quiere. Esas preguntas van a ser extrapolables a los espectadores, que van a pensar si hubiesen hecho lo mismo.

- ¿Ha pasado por esa situación?

Muchas veces. Yo creo que más o menos todo el mundo, en mayor o menor medida. A veces, simplemente puede ser porque estás estudiando una carrera y no es lo que quieres, o estás con una persona y la quieres pero ya no sabes cómo salir de ahí, o en un trabajo en el que no quieres seguir pero es lo que te paga la hipoteca. Todo el mundo se puede haber sentido en una situación parecida, de apostar por uno mismo, o no.

- ¿Ocurre algo similar en la otra pareja?

Sí, a pesar de que son dos universos sociales muy diferentes. La gracia es que las mismas dudas que puede tener mi personaje, que está en un determinado nivel social, económico, cultural. las pueden tener también los que están en el resto de niveles.

- ¿Hay saltos temporales en la narración?

Sí, y hay también una cosa chula en la estructura. Tiene presente y pasado, pero hay unos personajes que son como testimoniales. Es la gente que ha estado alrededor de nuestros universos, y que le cuenta a la cámara su visión de los hechos. Son personajes opinando sobre lo que pasó, o sobre lo que creen que pasó, y cómo interpretaron lo que vieron. Eso va a generar despiste e intriga en el espectador.