«Lo nuestro es una cantera con equipo»

Marcos Ruiz, Julián García, Félix Salgado y Ángel Abascal integran el cuerpo técnico del Club Baloncesto Solares. /Daniel Pedriza
Marcos Ruiz, Julián García, Félix Salgado y Ángel Abascal integran el cuerpo técnico del Club Baloncesto Solares. / Daniel Pedriza

El conjunto de Medio Cudeyo competirá con equipos mucho más potentes con una plantilla formada casi en su totalidad por jugadores de la cantera El Club Baloncesto Solares ya prepara la que será su temporada de debut en la Liga EBA

ÁNGELA CALOCA

Alegría, ilusión y pasión por su deporte favorito inundan el polideportivo Mies del Corro en una tarde de verano. Un polideportivo acogedor, de los de siempre. Allí se encuentran jóvenes del pueblo que disfrutan jugando con sus amigos. Pero entre ellos destaca uno de gran tamaño y con dotes de profesional. David Doblas, un baloncestista formado en Solares que dio el salto al panorama nacional e internacional. Todos le miran con admiración, como el ejemplo a seguir de alguien que ha logrado su sueño. También una gran parte del cuerpo técnico del Solares se reúne allí. «Lo bueno que tenemos es que este pabellón está abierto y disponible para quien quiera venir a jugar, continuamente hay pachangas todas las tardes de verano entre amigos y son horas de baloncesto que también cuentan. Y esto es parte de la filosofía del Solares. Cualquier niño del pueblo puede venir a jugar cuando quiera», asegura el presidente Félix Salgado, orgulloso del ambiente que recoge todas las tardes el pabellón, incluso en verano.

Un club que desde 1980, año de su fundación, ha conseguido crecer poco a poco. Una idea de amigos que ahora no sólo competirá a nivel regional, sino que disputará la próxima Liga EBA que comienza a mediados de octubre. Sin embargo, actúan con normalidad y satisfechos de que una generación formada en el club de su pueblo pueda competir a mayor nivel. Para el presidente la clave de la evolución ha sido la dedicación y las ganas de que «nuestros chavales del pueblo jueguen en EBA». Un equipo de cantera, aunque para Ángel Abascal, uno de los responsables del deporte base «muchos tienen un equipo con cantera, pero lo nuestro es una cantera con equipo. El equipo que jugará la Liga EBA es cantera», afirmó.

Aunque son conscientes de lo que conlleva un ascenso, tanto en el aspecto económico como deportivo, los dirigentes del Solares no tienen ninguna duda de que el equipo se formará con los que haya en el club y quieran estar. «Sabemos que el ascenso tiene una serie de inconvenientes y problemas, ya que hay que reforzar la plantilla lo mejor posible. La plantilla estará constituida con un 90% de jugadores locales. En el tema económico contamos con el apoyo de empresas del municipio que esperamos que comprendan la importancia de este proyecto y hemos contado también con el ayuntamiento, que se ha volcado con nosotros», argumenta el vicepresidente, Julián García. Para ellos ser un club de una localidad pequeña no es un inconveniente sino una ventaja para que la mayoría de sus jugadores puedan disfrutar de su afición en su pueblo.

Los viajes

Sin embargo, hay un tema que asusta a todo aquel que vive un ascenso: el presupuesto. Los de Solares están tranquilos ya que cuentan con un plan para solventarlo. «Podemos hacer una campaña fuerte de socios. Con patrocinios y ayudas intentaremos solventar los gastos del club. El grupo de la zona A, que es donde vamos a jugar, conlleva bastantes desplazamientos fuera de la región, pero no pensamos hacer noche, son viajes que no son tan largos. Nuestros mayores desplazamientos serán entre dos y tres horas. Quizá a Navarra y Valladolid sean los más largos».

En Solares no tienen miedo. Saben que se enfrentarán a equipos de mayor nivel, pero quieren continuar con la doctrina de siempre. «Es muy importante seguir la dinámica que tiene el club. Se ha trabajado mucho para que desde pequeños tengan la filosofía del Solares y eso no se puede cambiar. Pero si es verdad que jugaremos contra equipos muy diferentes y con más experiencia en esta Liga», manifiesta el vicepresidente convencido de que el Solares va a estar a la altura.

Muchos tuvieron que abandonar su club y su pueblo para probar suerte en otros equipos. Durante el camino en Solares han visto volar a jugadores para luchar por su sueño. Otros continuaron de la mano en su club natal. Quizá el ascenso produzca el reencuentro. «Durante muchos años se ha ido mucha gente porque realmente aquí no había el nivel. Con esto tratamos de que aquella gente que tuvo que irse en un momento pueda volver a jugar en su club, en su pueblo. Hay que hacer un equilibrio entre lo que hay y lo que tuvo que irse. Lo que queremos es que los jugadores que puedan competir en esta categoría lo hagan y tiraremos de la cantera. Si tienes que irte a otro equipo está genial, pero si puedes quedarte con tus amigos y en tu pueblo es mucho mejor», asegura Marcos Ruiz, otro de los responsables de las categorías de base.

La ilusión y la esperanza de algun día conseguir ser alguien reconocido en el baloncesto las aportan los jóvenes. Para el Solares la cantera es muy importante y la cuidan a más no poder. Jugar esta temporada en EBA también emociona a los más pequeños. «El futuro del Solares está aquí. Los niños pequeños, que se fijan en los mayores, se dan cuenta de que también se puede ganar en el pueblo y jugar en la Liga EBA. Ellos también ven que no sólo se puede ganar un campeonato de Cantabria, sino que además pueden jugar en categorías superiores», asegura Ángel Abascal. Los de Solares lo tienen claro; apostar por la cantera es lo más relevante para lograr una buena generación.Lo que pretenden es formar una gran familia en todos sus equipos. Aunque sea complicado mantener a los mismos jugadores juntos debido a que muchos, por varios motivos, tienen que marcharse, los de Solares afirman que «cuando vuelven siguen juntos». Ellos se declaran como «una familia, más que un club».

El Solares es un club tradicional, que inculca «normalidad» a sus jugadores. Los cuatro técnicos están de acuerdo de que si hay algo que le hace especial son «las ganas de jugar y el espíritu». Sentirse satisfecho no es consecuencia de lograr victorias, sino de una mejora evidente. Los valores que intentan inculcar a todos sus jugadores son, sobre todo, «compañerismo y respeto al rival. La educación es lo básico en el deporte» argumenta Marcos Ruiz.

«Si luchas puedes perder, si no luchas estas perdido» es el lema de los de Solares. Disfrutar siempre de su deporte favorito con los compañeros es algo que debe de tener un jugador del Solares. «Pasarlo bien, aquí se viene a pasarlo bien. Venir a entrenar por la noche un día de diciembre cayendo chuzos de punta, pero venir feliz», manifestó el presidente.

El objetivo principal del Solares en la próxima Liga EBA es «consolidarse», aunque aseguran que será «un año dificil». De cara al futuro, les gustaría apostar también por sus equipos femeninos. «Nuestro siguiente objetivo será subir a categoria nacional al equipo sénior femenino», afirma el presidente. Según ellos «es cuestión de tiempo» consolidar una buena cantera femenina.

El Solares debutará en la Liga EBA con ilusión y ganas de cumplir sus expectativas. Su equipo estará hecho con la cantera del club y sus directivos tienen claro que «si tuviésemos un presupuesto mayor, haríamos lo mismo; seguir con nuestros jugadores». «Las puertas están abiertas al que quiera venir, pero no se van a buscar jugadores. Competiremos con lo que tenemos», concluye el presidente confiado de que el despertar de una generación evolucionada estará a la altura en su debut en la Liga EBA.

 

Fotos

Vídeos