El DS Blendio reacciona a tiempo

El DS Blendio reacciona a tiempo
R. Ruiz

Los cántabros empatan ante el Bada Huesca a falta de diez segundos para el final y salvan los muebles en un choque con muchos altibajos

RAFA GONZÁLEZ

El DS Blendio y el Bada Huesca empataron a 32 en un partido con muchos altibajos para los santanderinos, que perdían por seis al descanso, ganaban por tres a falta de ocho minutos y finalmente firmaron un empate que hizo justicia a los méritos de los dos equipos. Torriko anotó el gol de la igualada a falta de diez segundos para el final y salvó a su equipo de la derrota.

El Blendio no cedió ante un rival que en la primera media hora fue mejor y trató de culminar una remontada de las que hacen afición. Una afición que vibró en las gradas e incluso se puso en pie en varias ocasiones. Lo cierto es que los cántabros pudieron ganar el partido, pero la defensa en la primera media hora dio muchas facilidades. Al equipo le costó entrar en el choque y lo pagaron muy caro, aunque después reaccionaron a tiempo y merecieron el empate. Capítulo a parte merecen los colegiados. Mal en líneas generales. En la primera media hora se olvidaron de ponerse el pinganillo que sí utilizaron durante el segundo tiempo de juego.

El partido comenzó con un ritmo muy intenso por parte de los dos equipos con la habitual defensa 6-0 por parte del Blendio y con tres cambios defensa ataque. Lon, Silva y Vallés fueron los encargados de jugar de cara al gol, mientras que en la defensa de la portería de Samuel salían Muñiz, Darko y Nikolai. Por parte oscense se planteó una defensa mucho más ágil en cambiar de planteamientos, comenzaron con un 6-0, pero salieron hasta los nueve y diez metros cuando su oponente directo tenía el balón, e incluso en algunas acciones se transformaba en una 3-2-1.

Los visitantes lo tenían claro. Buscaban la debilidad de los santanderinos en el momento de los cambios defensa ataque y cogían desordenados a los defensores locales. Los primeros diez minutos de partido resultaron muy igualados y con buenas soluciones en el juego posicional, pero los contraataques del Huesca ponían en aprietos a los locales que no podían contrarrestar la presión y velocidad rival. El Bada Huesca se puso el partido de cara a partir del minuto once con dos goles de Bonanno y Zungri. Los dos se encontraban cómodos en su juego de ataque ya que por parte de los defensores locales no había oposición y los rivales lanzaban desde siete metros haciendo inútiles los intentos de Samuel por evitar los goles.

Con esta dinámica comenzó a abrirse la diferencia en el marcador para alcanzarse el minuto veintidós con 9-14 momento en el que el banquillo local pidió tiempo muerto para tratar de solucionar las grietas que tenía su sistema defensivo. La medida no dio el resultado apetecido ya que dos nuevos goles visitantes aumentaron la diferencia hasta el 9-15 en el minuto veinticuatro. Se buscó otra solución. Un cambio en la portería. Villamarín por Samuel, pero a pesar de los dos goles postreros de Postigo y Silva la diferencia tras la primera media hora se fue a un preocupante 12-18.

Reacción fulminante

El paso por los vestuarios sirvió de repulsivo a los santanderinos que salieron con nuevos bríos y ganas de demostrar a la afición de que podían levantar la desventaja. Un parcial de 4-0 con goles de Iglesias, Darko, Lon y Silva hizo renacer la credibilidad del equipo local con un 16-18 a los cinco minutos. La reacción se culminó a los ochos minutos con un parcial de 9-2 que ponía a los de Reñones con 21-20 a los diez minutos. Locales estaban pasando por encima del Huesca y todo lo realizado en la primera media hora por los visitantes se había evaporado.

A falta de quince minutos para el final el partido cambió de sino. Las diferencias en el marcador eran mínimas y cualquier error se pagaba caro. Los dos equipos buscaban la victoria con sus mejores recursos. A falta de ocho minutos el parcial era de 29-27. Quedaba tiempo y había que jugar con más cabeza que corazón. El cambio defensivo a 5-1 con el cántabro Mira complicó las cosas y los oscenses recuperaron balones que les daba ventaja. Se pasaba de la euforia a la decepción después de unos minutos de delirio. ElBlendio jugó con siete jugadores a falta de veinticinco segundos, y un gol de Torriko subió el empate a 32 a diez segundos del final.

32 Blendio

Samuel, Muñiz, Nikolai, Torriko (4), Postigo (5), Solá, Darko (3), (siete inicial), Villamarin, Valverde, Lastra (1), Silva (7), Lon (4), Valles (6), Salvarrey, Iglesias (2).

32 Huesca

Anguilas (1), Carmona (7), Pérez (4), Carró (1), Reyes (1), Zungri (1), Bonano (7), (siete inicial) Val, Camas, Radovan (2), Gómez, Mota (4), Mira, Marcelo (3), Malo, Miana (1).