El Blendio sigue con su racha en 2019

Darko ensaya el lanzamiento a la portería de Santana./María Gil Lastra
Darko ensaya el lanzamiento a la portería de Santana. / María Gil Lastra

Los de Reñones vuelven a la competición con una nueva victoria, esta vez ante el Teucro, y encarrilan aún más la permanencia en Asobal

RAFA GONZÁLEZ

El Blendio regresa a la competición como se fue.Pletórico. Enrachado, con la permanencia encarrilada y cada vez más cómodo en la élite del balonmano. Esta vez la víctima de los de Rodrigo Reñones, inexpugnables en La Albericia, fue el Teucro. El 32-27 ilustra un partido que los cántabros controlaron demostrando que no han perdido el pulso por el parón. Los gallegos aguantaron durante 40 minutos los envites locales, pero el último tercio del partido se les hizo eterno. Desfondados, se rindieron a los cántabros, que están ya a tres puntos de la competición europea (eso sí, con un partido más) y, lo que de verdad interesa: con diez de ventaja sobre el descenso.

32 Blendio

Villamarin, Muñiz (1), Valverde, Postigo (1), Da Silva (5), Iglesias (6), Darko (7, 4p), siete inicial, Nikolai, Torriko (7), Lastra, Samuel, Sola (1), Lon (2), Valles (2, 1p), Salvarrey.

27 Teucro

Santana, Poveda (1), Fernández (1), Cutura (7, 3p), Fischer (9), Bela (1), Cangiani (3), siete inicial, García, Moyano, Rial (1), Chaves (1), Andrey, Pereiro (1), Mosquera, Manzanares (2).

Parciales
1-2; 4-5; 7-7; 10-9; 12-12; 15-13; (descanso), 17-16; 22-17; 25-19; 28-22; 30-26; 32-27.
árbitros
Fernández Molina y Murillo Castro. Excluyeron a Cutura.
Incidencias
Pabellón de La Albericia. 16ª jornada de la Liga Asobal. Algo más de 800 espectadores.

El partido comenzó frío, como el ambiente del pabellón en una tarde de perros, y fue el equipo gallego el que comenzó mandando gracias al acierto Fischer, pero las esperanzas visitantes duraron solo un cuarto de hora. Al menos las más fundadas.Desde entonces elSinfín fue progresando hasta asegurarse los dos puntos sin excesivas dificultades gracias también al buen hacer de Salvarrey en la portería y la efectividad de Torriko, con un porcentaje del cien por cien. La victoria deja además en ventaja a los santanderinos en un hipotético empate a puntos con los gallegos tras el empate de la primera vuelta, lo que da más valor al triunfo.

El partido comenzó con idéntico planteamiento en ambos contendientes: una defensa 6-0 y un doble cambio defensa ataque. En los santanderinos, el ya habitual de Vallés y Lon de cara al gol con Muñiz y Valverde en defensa. Los gallegos, con Fernández y Cutura en ataque, relevados por Rial y Pérez en defensa.

Los primeros minutos evidenciaron una distinta intensidad que se reflejó en el marcador, con los locales más conservadores que sus rivales, decididos a meter el miedo en el cuerpo a la defensa local. Para mantener la iniciativa en el marcador el Teucro contaba con Fischer que desde el lateral izquierdo encontró un agujero en el centro de la defensa local y durante los primeros trece minutos se erigió en el mejor brazo del partido.Así fue como superó varias veces a Villamarín ante cierta pasividad de Muñiz y Darko.

Pero en ese minuto 13, Luis Montes sentó a Fischer, autor de seis de los siete goles de su equipo, y el escenario comenzó a cambiar.El Blendio tomó las riendas del choque y dos goles consecutivos de Darko colocaban el 8-7. El dominio cambio de signo y fueron los santanderinos los que cogieron el mando en el choque, si bien los gallegos no se dieron por vencidos y llegaron a falta de dos minutos para el intermedio con empate a 13. Dos errores en su ataque posicional permitieron al equipo de Reñones contraatacar y anotar por medio de Lon y Darko un parcial de 2-0 para irse al vestuario con un 15-13.

Después del paso por los vestuarios el choque mantuvo la misma dinámica que en la recta final del periodo anterior: ligero mando de los santanderinos, aunque con mayor presión visitante al volver a la pista el brasileño Fischer, que de nuevo puso en jaque a la defensa local anotando en los primeros cinco minutos dos nuevos tantos.

Sin embargo, la ventaja local llegaba ya a los cinco goles antes de cumplirse los diez minutos gracias a una concatenación de errores del Teucro y la exclusión de Cutura, que propició la mayor diferencia del partido: siete goles (26-19). Los gallegos cambiaron entonces a una defensa 2-4 con presión sobre Torriko y Vallés y la salida del portero para atacar con siete jugadores. Pero ya era tarde. Seis goles de ventaja a falta de dos minutos y medio eran más que de sobra para los de Reñones, que supieron administrar su ventaja afrontar los últimos segundos dominando en el marcador. La suerte estaba echada: 32-27 y elSinfín que sigue lanzado.