Dieciseisavos | Ida

El Sporting toma ventaja ante un Eibar conservador

Djurdjevic aprovechó su oportunidad y rompió el gafe con el gol para anotar uno de los dos tantos de los asturianos ante los vascos

EFEGIJÓN

Los hombres menos habituales para el técnico del Sporting, Rubén Baraja, han puesto este jueves en ventaja la eliminatoria de dieciseisavos de final de la Copa del Rey con su victoria (2-0) ante un Eibar que llegó a El Molinón a controlar el balón pero se vio superado por el empuje de los locales.

Como estaba previsto, Baraja apostó por lo hombres que menos minutos han disputado hasta el momento, a excepción del delantero Uros Djurdjevic al que le ha vuelto a dar una oportunidad de romper su gafe con el gol, que esta vez sí aprovechó.

Por su parte, el Eibar vino a jugar su partido sabiendo que la eliminatoria se iba a decidir en su campo salvo una catástrofe no esperada, pero se encontró con el primer contratiempo antes del minuto 4 con la lesión del lateral Calavera, un jugador que la pasada temporada defendió la camiseta sportinguista.

2 Sporting

Dani Martín, Geraldes, Juan Rodríguez, Peybernes, Noblejas; Cristian Salvador, Hernán Santana, Traver, Pablo Pérez (Nacho Méndez m, 68), Isma Cerro (Álvaro Jiménez m, 78) y Djurdjevic (Neftalí m, 72)

0 Eibar

Riesgo, Calavera (Arbilla m, 7), Ramis (Paulo m, 34), Bigas, Cucurella, Sergio Álvarez, Diop (Jordán m, 45), Hervías, Cardona, Pere Milla y Charles.

Goles:
1-0: min. 53, Dujrdjevic. 2-0: min. 85, Neftalí.
Árbitro:
Jaime Latre. Mostró tarjeta amarilla a Traver, Arbilla, Pere Milla y Álvaro Jiménez.
Incidencias:
Partido de ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey disputado en el estadio de El Molinón ante 12.902 espectadores.

El Eibar controló el balón en los primeros minutos con un juego tranquilo con el que pretendía tener la posesión y evitar sustos y a la vez tratando de sorprender con algún lanzamiento largo sobre la incorporación de Cucurella. En el centro del campo Diop imponía su presencia, pero poco a poco fue surgiendo la de Pablo Pérez que se hizo dueño de los balones aéreos que, o controlaba, o ponía para alguno de sus compañeros y el Sporting pasó de dominado a dominador.

El primer disparo a puerta lo realizó Hernán Santana en el minuto 27 desde el borde del área, muy flojo y fácil para Riesgo, mientras que los eibarreses se limitaban a centros laterales que eran fáciles para la defensa local.

Superada la media hora el Eibar sufrió otro contratiempo ya que el central Ramis también se lesionó por lo que Mendilibar consumía su segundo cambio, ambos en defensa y los dos obligados. Djurdjevic logró un complicado remate al que respondió Riesgo con una buena parada y el Sporting empezó a creer que se podía hacer con este encuentro porque sobre el césped no se estaba viendo la diferencia de categoría entre los dos equipos.

Peybernes de cabeza en un córner fue el siguiente en probar suerte pero el remate salió alto y antes del descanso el Sporting trenzó la mejor jugada de la primera mitad en un envío de Isma Cerró al que no llegó Pablo Pérez por centímetros pero si Djurdjevic que tocó desde una posición muy difícil y el balón sale fuera.

Fue la última ocasión de una primera parte muy aburrida y en la que el Sporting tuvo más y mejores ocasiones ante un Eibar que no inquietó al joven Dani Martín, que apenas tocó el balón más que cesiones de sus compañeros.

Mendilibar hizo el tercer cambio en el inicio de la segunda parte retirando a Diop y dando entrada a Jordán, lo que le dejaba sin posibilidad de reacción ante cualquier otro contratiempo en los segundos 45 minutos.

La mayor ambición del Sporting tuvo premio cuando se llevaban jugados ocho minutos de la segunda mitad y además el gol fue de Djurdjevic, el primero de toda la temporada. El gol llegó tras un error en el despeje de Cucurella en el que el balón salió bombeado y al centro del área donde Djurdjevic le ganó la acción a Bigas y luego cruzó el balón a media altura lejos del alcance de Riesgo.

El tanto espoleó a los locales que encerraron en su campo al Eibar, que pasó por varios momentos de apuro, lo que agradecieron los aficionados que jalearon a los suyos en busca de un segundo gol que pondría la eliminatoria muy cuesta arriba para los vascos.

Y el segundo llegó en una excelente jugada que inició Álvaro Jiménez al robar un balón que cedió sobre la internada de Nacho Méndez ante una descolocada defensa que permitió a Neftali culminar la jugada solo dentro del área con un disparo raso.

Temas

Eibar

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos